'A mi papá le negaron la primera eutanasia legal del país': 'Matador'

'A mi papá le negaron la primera eutanasia legal del país': 'Matador'

Al padre del caricaturista no le practicaron el procedimiento pese a que fue al amparo de normas.

notitle
27 de junio 2015 , 05:36 p.m.

Tras meses de preparación personal, de cerrar procesos, de despedirse de familiares y amigos, de lidiar con la incomprensión de algunos y de cumplir paso a paso y con paciencia exigencias médicas, burocráticas y administrativas, Ovidio González Correa, de 79 años, llegó el viernes a la Clínica Oncólogos de Occidente, de Pereira, a cumplir la cita definitiva de su vida.

Sería sometido a la primera eutanasia legal de Colombia, que semanas atrás, y con el apoyo de su familia más cercana, solicitó al amparo de la resolución 1216 del 20 de abril de este año.

La norma fue expedida por el Ministerio de Salud para dar cumplimiento a la orden emitida por la Corte Constitucional mediante la sentencia T-970 del 4 de marzo de este año. En ella quedó establecida la ruta administrativa para quienes pidan este procedimiento en el país.

Ni Ovidio, papá del caricaturista Julio César González ‘Matador’, ni su familia contaban con que 15 minutos antes de llegar a la cita señalada el viernes, los llamaran de la Clínica Oncólogos de Occidente, donde le sería practicado el procedimiento, para cancelarlo.

De acuerdo con ‘Matador’, un médico con influencia en ese centro médico se atravesó. “Nunca ha visto a mi papá, pero alegó que para cumplirle ese derecho él tenía que estar completamente postrado, y que como está puede vivir otro tiempo. Mejor dicho: que mi papá tiene que seguir sufriendo”, dice.

A Ovidio le diagnosticaron hace cinco años un cáncer en la boca, que en ese momento evolucionó bien, tras someterse a un duro tratamiento. Pero a comienzos de este año el tumor reapareció; fue tratado con quimio y radioterapia, pero la enfermedad no cedió.

“Hace dos meses y medio –dice el caricaturista– los especialistas nos dijeron que el caso era terminal, que no había posibilidades de brindarle un tratamiento distinto o de mejoría, y que lo único que podía hacerse por él era darle cuidados paliativos”.

La petición

El papá del caricaturista, que este último define como un hombre de finca, realista y de buen humor, decidió entonces trasladarse a Pereira. “Llegó con la cara destruida, sufría y se quejaba de dolor; un día perdió el conocimiento y hubo que internarlo en la clínica. Y desde allá me convocó, como a su hijo mayor. Me dijo que quería la eutanasia y confesó que se sentía tan mal, que llegó a pensar en botarse desde el quinto piso de la clínica”, dice ‘Matador’.

Tras algunas averiguaciones, ‘Matador’ contactó a un médico que practica estos procedimientos en el país y aceptó cumplir con la petición de Ovidio. “A mi hermano Diego y a mí nos sonaba un poco clandestino, así que consultamos con la abogada Adriana González, quien nos aclaró que ya existía una vía legal para hacerlo”, recuerda. “Ovidio interpuso un derecho de petición –cuenta la abogada–, que él redactó, con plena consciencia. Quiso refrendarlo, por iniciativa propia, en la notaría sexta de Pereira, pero el notario le negó la autenticación, alegando objeción de conciencia. Eso es ilógico. La labor de estos funcionarios es verificar la fe pública y nada más”.

La EPS SOS Comfamiliar Risaralda actuó de modo inmejorable, según la abogada. Explica que esta delegó a Oncólogos de Occidente para atender el caso. La clínica conformó el comité de eutanasia que, de acuerdo con la norma, analizó la situación, dio respuesta dentro de los plazos y se apegó al protocolo.

Al final, y tras recibir cuidados paliativos en su casa, Ovidio se mantuvo en su decisión de recurrir al procedimiento, y dijo: “quiero la eutanasia, porque esto ya no es vida; los dolores son más fuertes y tengo que aprovechar que todavía estoy lúcido y en mis cabales para decidir lo que quiero hacer y cómo quiero terminar mi vida”.
La Clínica hizo las adecuaciones correspondientes y junto con Ovidio fijaron el día: viernes 26 de junio, a las 2:30 p. m.

“Suena sencillo, pero no lo es. Durante semanas nos preparamos, nos dimos apoyo; mi papá fue el más fuerte en ese proceso. Nunca estuvimos tan unidos. No esperábamos que minutos antes de la cita nos dijeran ‘no’, tratándose de un procedimiento legal, al que mi papá tiene derecho. Quedamos en shock”, afirma Matador, a quien le cuesta describir lo desconcertante que resultó cancelar luego el funeral.

Para la abogada González es muy claro que a Ovidio le violaron un derecho constitucional y anunció que interpondrá una acción de tutela este martes: “es absurdo, el sufrimiento de Ovidio se agrava ahora por la incertidumbre de no saber cuánto más tendrá que seguir sufriendo”.

La resolución de muerte digna en Colombia

Las siguientes son respuestas a algunas preguntas que los colombianos se hacen en torno al acceso a la muerte digna en Colombia, a la luz del protocolo emitido por el Ministerio de Salud, en abril.

¿Qué clasifica a una enfermedad como terminal?

Se considera un enfermo terminal todo aquel que es portador de una enfermedad o condición patológica grave, que haya sido diagnosticada en forma precisa por un médico experto, que demuestre un carácter progresivo e irreversible, con pronóstico fatal próximo o en plazo relativamente breve, que no sea susceptible de un tratamiento curativo y de eficacia comprobada, que permita modificar el pronóstico de muerte próxima; o cuando los recursos terapéuticos utilizados con fines curativos han dejado de ser eficaces.

¿Quiénes pueden acceder a este procedimiento?

Los pacientes en fase terminal, es decir, quienes tengan una enfermedad o condición patológica grave, progresiva e irreversible, con riesgo inminente de muerte. Las personas deben ser mayores de edad y manifestar su voluntad de morir con dignidad al médico tratante.

¿Y si el médico tratante hace caso omiso de esa voluntad?

Puede negarse argumentando la objeción de conciencia, en ese caso tiene que remitir el caso para que un especialista en su lugar haga el trámite.

¿De quién depende que se acceda al procedimiento?

De un comité integrado por tres profesionales en el hospital: un médico con la especialidad de la patología que sufre la persona, un abogado y un psiquiatra o psicólogo clínico, que serán designados por los hospitales.

¿En cuánto tiempo se da cumplimiento al deseo de muerte digna?

En un plazo máximo de 10 días calendario, posteriores a la solicitud hecha por el paciente de morir con dignidad, el comité analizará los documentos y le preguntará al paciente si reitera su solicitud. De ser así, aprueba el procedimiento. Entonces, el hospital tiene un plazo de 24 horas para designar un médico no objetor de conciencia para practicar el procedimiento, que se debe realizar en la fecha que el paciente decida o dentro de los siguientes 15 días calendario.

¿La objeción de conciencia puede afectar este proceso?

No, ningún hospital podrá argumentar la objeción de conciencia a la hora de practicar un procedimiento. Este es un derecho personal, no institucional. Por eso, los comités de muerte digna de los hospitales solo podrán estar integrados por profesionales no objetores de conciencia.

Redacción Salud

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.