Santos pide mantener la ofensiva militar y acelerar diálogos de paz

Santos pide mantener la ofensiva militar y acelerar diálogos de paz

Les dijo a las Farc que no pueden hablar de reparar a víctimas si al mismo tiempo las generan.

notitle
26 de junio 2015 , 08:24 p.m.

El presidente Juan Manuel Santos les envió este viernes a las Farc dos mensajes: por un lado, que las Fuerzas Armadas van a mantener la ofensiva militar, pero que si quieren desescalar el conflicto, el Gobierno también podría hacerlo.

Inicialmente desde Cali, donde participó en la presentación de los alcances que tendrá el Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo, en cuanto al Valle del Cauca, dijo que en la medida en que haya “gestos para desescalar, pues el Gobierno estará dispuesto a ver cómo responde”.

En ese sentido, Santos expresó su deseo de que “si ellos quieren desescalar, nosotros desescalamos, pero cada uno a su ritmo”.

Y de todas maneras, el Presidente insistió en la urgencia de acelerar los diálogos en La Habana.

Si bien tanto el Gobierno como las Farc han planteado la necesidad de desescalar el conflicto, desde que la guerrilla decidió levantar el cese unilateral de hostilidades, el pasado 22 de mayo, recrudeció sus ataques terroristas.

Básicamente se han dedicado a afectar la infraestructura en lo que tiene que ver con torres de energía, acueductos y oleoductos. La cifra de afectados por estos ataques llegaría a un millón de personas.

El pasado domingo, en un atentado que Santos calificó de “irracional”, las Farc dinamitaron un tramo del oleoducto Trasandino, que terminó contaminando el río Mira que nutre el acueducto de Tumaco y la mancha de crudo incluso llegó 2 kilómetros adentro del Océano Pacífico.

Este ataque mantiene sin agua a 150.000 habitantes del municipio (ver nota anexa), y al país, como lo dijo el mandatario, sumido en “la más grande tragedia ambiental de su historia”.

Por eso Santos estuvo este viernes en esta población, para conocer de primera mano la situación y para tomar medidas que permitan mitigar el difícil momento de la población nariñense.

Desde allí, el Jefe de Estado les pidió a las Farc actos de coherencia. “No pueden estar hablando de reparar víctimas en La Habana si al mismo tiempo están causando víctimas inocentes en el país, no hay coherencia”, les dijo.

Santos agregó que es “cínico” que esa guerrilla cite la encíclica del papa Francisco donde se habla de la responsabilidad con el medioambiente.

“La guerrilla tiene que entender que esto genera más rechazo y escepticismo a este proceso de paz (…) Hacemos una denuncia internacional porque este ataque causó el peor daño ambiental en el país y eso traspasa fronteras”, agregó.

El Presidente también anunció medidas para afrontar la emergencia que vive Tumaco, entre ellas, el traslado de tanques de agua y planes de empleo para los pescadores.

Igualmente, el Jefe de Estado reiteró el llamado a las Fuerzas Militares de mantener la ofensiva contra la guerrilla.

De la Calle reclama por paradoja de Farc sobre el medio ambiente

Humberto de la Calle, jefe negociador del Gobierno en La Habana, dijo ayer que “no deja de ser paradójico” que mientras las Farc tienen a más de 160.000 habitantes de Tumaco sin agua y han generado contaminación ambiental con el derrame de crudo, den palabras de apoyo a la encíclica del papa Francisco que pide al mundo cuidar el medioambiente.

Esto, luego de que ‘Pastor Alape’ señaló la necesidad de considerar la encíclica como una herramienta que coadyuve a mejorar las condiciones de vida de las grandes mayorías de los pueblos del mundo, y en particular al pueblo colombiano.

De la Calle dijo que las Farc tienen que aplicar un mínimo de coherencia, pues la apelación a la encíclica ‘Alabado seas’ es absolutamente incomprensible. Señaló que la idea de proclamar la defensa del medio ambiente, destruyéndolo, es inaceptable.

“Los colombianos esperan hechos de paz, no ataques insoportables a la población bajo el manto ficticio de la guerra. Si la idea es obtener un cese del fuego este no es el camino”, señaló.

Búsqueda de agua en Tumaco

Desde que las Farc atentó el domingo contra el Oleuducto Trasandino, en Tumaco (Nariño), más de 1.600 habitantes de la zona están sin luz y sin agua. El derrame de 410.000 galones de crudo, que ocasionó el ataque, se expandió por el río y ya llegó al mar. Esto tiene preocupados a los pescadores que no han podido ejercer su labor.

En las casas se cocina una vez al día y a veces un día de por medio con el agua que les regalan de posos cercanos. EL TIEMPO visitó Tumaco, y en el sector de El Morrito conoció las estrategias de los habitantes para saciar su sed. Mercedes Gómez, ama de casa, dice que no tiene mucha información sobre el ataque y que no les han hablado de soluciones.

En esta comunidad se organizan para ir en una canoa hasta las pesqueras, que les quedan a 30 minutos, para recibir el agua que les regalan. “Considero que nadie es culpable de esto, pero pedimos que por lo menos Dios nos mande un aguacerito”, agrega Gómez. Por su parte, Luz Emerita Riasco –de 43 años– dice que su bolsillo se ha visto afectado, ya que la bolsa de agua le cuesta 2.000 pesos y en ocasiones tiene que comprar hasta 5 diarias.

JUANITA RAMOS
Enviada Especial de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.