Ataque terrorista en una playa en Túnez deja 37 muertos

Ataque terrorista en una playa en Túnez deja 37 muertos

En Francia decapitaron a un hombre. Estado Islámico, tras estos y otros ataques en Kuwait y Siria.

26 de junio 2015 , 07:29 a.m.

Al menos 37 personas, incluidos turistas extranjeros, murieron este viernes cuando dos hombres armados penetraron en el recinto de los hoteles Imperial Marhaba, de la cadena española Riu, y el vecino Muradi Palm Marinay, en la ciudad de Susa, en Túnez. Abrieron fuego de forma indiscriminada contra las personas que se encontraban en el sitio.

Este mismo viernes, otros atentados se registraron en Francia y en Kuwait, atribuidos por las autoridades al Estado Islámico. Los hechos, en los que un cuerpo decapitado con inscripciones árabes fue hallado en Francia, un atacante suicida mató a decenas de personas en una mezquita en Kuwait y 145 civiles murieron a manos de militantes de Estado Islámico en Siria, se presentan durante el mes sagrado musulmán de Ramadán. (Lea además: Hallan a hombre decapitado en atentado en sureste de Francia).

El saldo de 37 muertos en Túnez lo comunicó el ministro tunecino de Salud, Said Aidi. El ministro agregó que 36 personas más resultaron heridas, de las cuales "2 ó 3 son turistas y se encuentran en un estado crítico", mientras que "otros 8 necesitan seguimiento médico".

La cadena hotelera española Riu informó que los clientes del hotel son mayoritariamente británicos y centroeuropeos.

"Los huéspedes son mayoritariamante de Reino Unido y de otros países centroeuropeos. Sin embargo, no es posible por el momento confirmar la nacionalidad de las víctimas, así como tampoco la cifra oficial final", informó la compañía en un comunicado.

tunez

EFE

Se sabe que uno de los atacantes es un estudiante de nacionalidad tunecina, que se infiltró armado por la parte posterior del hotel, y abrió fuego contra las personas que se encontraban en la zona de playa, en el peor atentado en la historia reciente del país.

La Policía tunecina confirmó que uno de los terroristas murió durante el tiroteo que siguió al asalto al recinto hotelero y que otro presunto atacante logró huir. Además, otras dos personas han sido detenidas y han pasado a disposición de los investigadores.

En medio del tiroteo, turistas aterrados corrieron en busca de refugio durante el tiroteo y una explosión que se produjeron en el hotel, antes de que la policía lograra abatir al atacante, dijeron testigos y funcionarios de seguridad.

El cuerpo del abatido atacante, armado con un rifle de asalto Kalashnikov, yacía en el área. "Un hombre armado abrió fuego con un Kalashnikov contra turistas y tunecinos en la playa del hotel", dijo un trabajador del hotel en el lugar.

"Era sólo un atacante. Era un joven vestido con bermudas como si fuera un turista", agregó.

El atacante sacó un arma que tenía escondida dentro de una sombrilla que llevaba y abrió fuego sobre la playa y la piscina, además de detonar un explosivo, dijeron testigos.

Una fuente de seguridad dijo que otra bomba fue hallada en su cuerpo. Túnez, que ha sido alabado como modelo de transición democrática desde la llamada "primavera árabe" de 2011, es uno de los países más laicos del mundo árabe. Sus playas y clubes nocturnos en el mar Mediterráneo son populares entre los visitantes europeos.

Nadie reivindicó el atentado de forma inmediata. Pero yihadistas islámicos han atacado lugares turísticos del norte de África previamente, considerándolos objetivos legítimos porque están abiertos al estilo de vida occidental y tienen tolerancia con el alcohol.

La irlandesa Elizabeth O'Brien, que se aloja en un hotel cercano con sus dos hijos, dijo que cuando empezó el tiroteo se extendió el pánico en la playa. "Pensé que eran fuegos artificiales y cuando vi a la gente corriendo... pensé: ‘Ay Dios mío, es un tiroteo!'", dijo a la emisora de radio irlandesa RTE.

tunez

Reuters

"Los camareros y el personal de seguridad de la playa empezaron a decir: 'Corran, corran, corran". Sousse es una de las playas más populares de Túnez y atrae a turistas de Europa y de naciones vecinas del norte de África.

En el momento del ataque, "la ocupación era de un 77% por lo que había 565 clientes en el hotel" Imperial Marhaba, un establecimiento de cinco estrellas, informó el grupo español Riu, que posee decenas de hoteles en América Central, Europa del sur y norte de África.

El año pasado, un kamikaze se hizo explotar en una playa de Susa, sin dejar víctimas. Este atentado se produjo poco más de tres meses después del sangriento ataque contra el museo del Bardo en Túnez, reivindicado por el grupo yihadistas Estado Islámico (EI), y en el que murieron 21 turistas extranjeros, en uno de los episodios más violentos en una década en el país del norte africano. (Lea además: Estado Islámico acepta su responsabilidad por atentados en Kuwait).

Tras el atentado del museo, el sector estratégico del turismo tuvo muy malos resultados en abril, con una caída del 25,7 % en el número de turistas y del 26,3 % en los ingresos respecto al año anterior.

Apoyo internacional a países golpeados no se hizo esperar

Interpol ofreció su apoyo a las autoridades de Francia, Túnez, Kuwait y Somalia tras los atentados de este viernes en esos cuatro países, que han causado decenas de muertos y heridos. Su centro de coordinación y comando (CCC) y la sede de su secretaría general están en contacto con sus respectivas oficinas en esos países para aportar la asistencia necesaria, informó la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) en un comunicado.

"Los ataques de hoy reflejan la verdadera dimensión global de las actuales amenazas terroristas", destacó el secretario general del organismo, Jürgen Stock, que recordó que esa entidad puede servir de "plataforma global" para apoyar los esfuerzos de sus 190 países miembros en la neutralización de esas amenazas.

Por su parte, la Casa Blanca condenó los "odiosos" ataques y expresó la solidaridad de Estados Unidos y su voluntad de "combatir el flagelo del terrorismo". "Nuestros pensamientos y oraciones están con las víctimas de estos ataques atroces, sus seres queridos y las personas en estos tres países", reza un comunicado. "Estamos junto a estas naciones mientras se enfrentan a ataques en su suelo hoy, y hemos estado en contacto (...) con los tres países para proporcionar toda la ayuda necesaria", agrega.

A su turno, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, calificó de "terroristas" y "espantosos" los ataques y exigió que sus responsables sean juzgados. "Los responsables de estos actos de violencia espantosos deben ser rápidamente puestos ante la justicia", según un comunicado divulgado por su portavoz. Ban prometió que estos "ataques abominables" no mermarán la determinación de la comunidad internacional de combatir la violencia sino que, por el contrario, reforzarán su compromiso a derrotar a "quienes se dedican a asesinar, destruir y aniquilar la cultura y el desarrollo humano".


El presidente francés François Hollande y su homólogo tunecino Beji Caïd Essebsi "expresaron su solidaridad frente al terrorismo y su intención de proseguir e intensificar su cooperación en la lucha contra esta lacra", durante una conversación telefónica el viernes, informó la presidencia francesa.

"La barbarie tendrá siempre enfrente a la unión de los demócratas", escribió por su parte el jefe del ejecutivo español, Mariano Rajoy, en su cuenta Twitter.

Ante la cercanía geográfica de Francia y Túnez y la proximidad del aniversario de la proclamación del califato por EI, el 29 de junio, España decidió elevar su nivel de alerta terrorista de nivel medio a alto, informó el ministro del Interior al término de una reunión convocada de urgencia en Madrid.

Madrid expresó también su condena por el atentado contra la mezquita kuwaití Imán Sadig. "El gobierno reitera su solidaridad con Kuwait y con todas las naciones que se enfrentan al terrorismo inhumano" de EI, afirmó en un comunicado, esperando "que todos los autores de este atentado responderán por su crimen ante la justicia".

Los atentados conmocionaron a los dirigentes europeos reunidos en Bruselas para una cumbre centrada en la crisis financiera de Grecia. "Nuestros corazones están con todas las víctimas de estos horribles atentados terroristas", afirmó el primer ministro británico, David Cameron, antes de anunciar una reunión de crisis de su gobierno al respecto. "Debemos combatir (...) esta perversión ideológica por todos los medios", agregó.

Estos ataques "ponen en evidencia los desafíos (...) a los que debemos enfrentarnos", declaró por su parte la canciller alemana Angela Merkel. "Nuestros pensamientos están con los allegados de las víctimas y esperamos que los heridos puedan recuperarse lo antes posible", afirmó.

AFP, EFE Y REUTERS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.