Una aventura salvaje en el mágico Amazonas

Una aventura salvaje en el mágico Amazonas

Desde la ciudad de Leticia se explora lo mejor de la Amazonia de Colombia, Perú y Brasil.

24 de junio 2015 , 03:53 p.m.

Viajar al Amazonas es como ir a otro mundo. No hay nada en el planeta que se compare a la exuberante selva del Amazonas, el pulmón del mundo.

Colombia tiene una extensa porción del majestuoso Amazonas, más exactamente 109.655 kilómetros cuadrados. Y allí, enclavada, está la ciudad de Leticia, capital del departamento que lleva el mismo nombre del río más extenso y caudaloso del mundo.

Cambiar de país en el Amazonas es muy fácil. Basta con salir a caminar por Leticia en dirección al oriente hasta cruzar la calle sexta. A partir de este punto, el viajero se encuentra en territorio brasileño: en la ciudad de Tabatinga.

Es la población más al extremo occidental que tiene Brasil sobre el río Solimões, el mismo Amazonas, que nace en la cordillera de los Andes, en el nevado Mismi de Arequipa (Perú), y desemboca en el océano Atlántico.

Tabatinga es un vibrante puerto comercial donde se puede encontrar todo tipo de productos brasileños: desde la artesanal fariña o farola –especie de harina que se obtiene de la yuca brava–, licores como la cachaza, chocolates, pescados y las famosas sandalias Azaleia.

Estos son seis planes imperdibles en el Amazonas, partiendo desde Leticia y pasando de país en país como quien cambia de acera.

Desconexión en Marashá

En la reserva forestal de Marashá, territorio peruano, la armonía entre el ser humano y la selva es total e incluso obligatoria: no hay señal de celular ni televisión ni radio. Solo selva, tucanes, guacamayas, garzas, peces, babillas, e increíblemente, pocos insectos. Es una especie de oasis en el desierto verde. Lagos negros de aguas tranquilas que albergan serpientes, pirañas y reptiles; ceibas altísimas y centenarias por donde los micos se balancean moviéndose en manadas.

Allí se pueden practicar deportes extremos como canopying, por un cable de 250 metros que comunica una ceiba de 450 años y 35 metros de altura, con una de 25 metros.

Los viajeros ascienden a los árboles a través de cuerdas para luego lanzarse en un 'canopy', en la selva.

Las flores de la noche

En la ciudad colombiana de Leticia florece la victoria regia, un espectáculo natural único del Amazonas. Cada planta es un círculo perfecto y flotante de verde intenso, coronado en el centro por una bella flor blanca o rosada.

Es el lirio más grande de agua –puede medir hasta un metro de diámetro– y es propio de las aguas poco profundas de esta región.

Su flor se abre únicamente en las noches y emana un aroma dulce; así se conserva hasta la mañana del día siguiente, cuando se cierra para esperar el arrullo de la noche y volver a florecer.

Estas flores, exóticas y únicas en esta zona del país, se pueden apreciar en una especie de lago que se encuentra en el parque Santander o parque de los Loros, adonde cada atardecer llegan miles de pericos para pernoctar; el sonido que producen se escucha a kilómetros de distancia.

Este espectáculo de la naturaleza se puede disfrutar sobre las 6 de la tarde, mientras se deleita un delicioso y escarchado jugo de copoazú. Es uno de los atractivos casi obligados en Leticia.

Muy cerca de allí, al cruzar la calle, está la catedral de Nuestra Señora de la Paz, levantada en octubre del 2000. Es un templo de arquitectura moderna e icónica, con un diseño vanguardista que guarda simetría en toda su estructura.

En la capital del Amazonas también vale la pena visitar el balneario Arbeláez, un sitio con piscinas, entre el kilómetro 7 y 8 de la vía hacia Tarapacá. La música y la comida típica han convertido a este lugar en un atractivo muy visitado.

La isla de los Micos

El paseo a la isla de los Micos, en territorio colombiano, es obligatorio. Se llega navegando por el río. Saliendo desde Leticia son 35 kilómetros en lancha rápida, chalupa o canoa, como lo siguen haciendo los pueblos indígenas Yaguas, que habitan la región.

En la Isla de los Micos, los monos frailes juegan con los turistas, se trepan en ellos y hasta juegan en su cabeza.

Los guías entregan bananos a los turistas. Basta con extender la mano hacia un arbusto, ofreciendo el bocado, para que cientos de monos frailes (o maiceros) desciendan y rodeen a los visitantes. Hay algunos tan confianzudos que se trepan encima de los turistas, se paran en su cabeza y juegan con sus cámaras. Se estima que este santuario es el hogar de unos 2.500 primates. En la entrada se pueden encontrar artesanías indígenas a bajo costo, elaboradas con cortezas vegetales, con figuras emblemáticas como los delfines rosados –o toninas–, flores de loto, guacamayas o micos.

Adrenalina en Omagua

En la reserva forestal Omagua –también territorio colombiano–, a 10 kilómetros de Leticia, por la vía que conduce hacia la población de Tarapacá, los visitantes encuentran el canopy más alto de la región, con puente colgante incluido.

Allí la vida selvática y la emoción aguardan por los turistas. El recorrido total del puente colgante es de 400 metros a 35 metros de altura, y se alcanza una velocidad que oscila entre 45 y 60 kilómetros. Todo es una combinación de sensaciones y experiencias que inician con el vértigo que puede producir la escalada a un árbol de 35 metros de altura hasta llegar a la primera plataforma; luego se atraviesa un puente colgante hasta el canopy. A esta altura, la naturaleza exuberante está a sus pies: plantas, árboles y fauna se aprecian en sus esplendor durante los casi 40 segundos que tarda el vuelo.

Dormir en un árbol

En la reserva forestal Tanimboca, a pocos kilómetros de Omagua, el turista se puede alojar en cómodas cabañas instaladas a 12 metros de altura, a las que se asciende por medio de una escalera luego de caminar durante 20 minutos, selva adentro.

Cada cabaña está rodeada por la jungla; cuenta con agua, camas, una lámpara que se recarga con la luz solar, baño, ducha, lavamanos y sanitario; sus ventanales son mallas que permiten apreciar la selva en su inmensa dimensión. El alojamiento incluye una caminata nocturna en la que se observan aves, serpientes, ranas y micos.

El contacto con la selva amazónica es permanente, pues allí también se ofrecen servicios de canopy, expediciones, senderismo, kayak y pesca.

Si está considerando unas vacaciones en comunión con la naturaleza, piense en el Amazonas.

Muchos viajan al Amazonas persiguiendo atardeceres. Si el clima lo permite, se pueden ver puestas de sol como esta.

Placer para el paladar

Al ser un lugar único en el mundo, el Amazonas también tiene una gastronomía única. Solo la selva da frutos como el extremadamente dulce y meloso copoazú, y el ácido pero exquisito arazá, con los cuales los amazonenses preparan jugos, postres, salsas y helados.

Pescado como el pirarucú, gigantesco, muy grande para ser de río; invertebrado y por lo tanto con una carne suave y deliciosa que se acompaña de fariña, un alimento versátil que es una especie de harina que se obtiene de la yuca brava. Platos típicos del llamado Trapecio Amazónico.

Entre el interminable inventario de especies que se pueden contemplar en el Amazonas está el imponente jaguar.

Si usted va…

Vuelos: La aerolínea LAN ofrece un vuelo directo diario en la ruta Bogotá–Leticia–Bogotá. www.lan.com

Tours: La agencia de viajes Aury Tours ofrece viajes desde Bogotá. Incluyen tiquetes, alojamiento, alimentación y excursiones; cuatro días, tres noches desde $ 1’200.000. Tel.: 313 329-5067. www.facebook.com/aury.tours

Hotel Anaconda: Este hotel en Leticia ofrece tarifas desde los 149.000 pesos por noche, por persona, en acomodación múltiple. Incluye desayuno y seguro hotelero. www.hotelanaconda.com.co

Malokamazonas: Otro acogedor hotel es el Malokamazonas, en Leticia; son nueve cómodas habitaciones tipo maloca, rodeadas de naturaleza. El precio por noche va desde los 170.000 pesos. www.hotelmalokamazonas.es.tl

Tanimboca: La reserva forestal Tanimboca ofrece tarifas desde los 20.000 pesos la noche, por persona, en hamaca con mosquitero. También cuenta con casas o cabañas, desde los 60.000 pesos.
www.tanimboca.org

ANDREA RICO MENDOZA
Enviada especial de EL TIEMPO
*Viaje por invitación de la agencia de viajes Aurytours y la aerolínea LAN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.