Secciones
Síguenos en:
Hablando de pajas

Hablando de pajas

Entre nuestra clase gobernante y entre los políticos se ha perdido todo sentido de vergüenza.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
22 de junio 2015 , 08:31 p. m.

¡O témpora, o mores!, que en traducción deliberadamente libre significa: “¡Lo que hay que ver, Dios mío!”. Hace un tiempo la prensa, con grandes titulares, hablaba de la corrupción en América Latina y resaltaba la reinante en cuatro países: Guatemala, Brasil, Panamá y México. Leyendo el informe, yo no sabía si reír, llorar, mesarme la barba (que no tengo) o arrancarme los cabellos como “la Virgen en su agonía”.

La figura ético-literaria que define esta situación se llama simplemente fariseísmo, que es sinónimo de hipocresía. En palabras de Jesús de Galilea: “Es mirar la paja en el ojo ajeno y no querer ver la viga en el propio”.

Después de esta introducción entro en materia. ¿Cómo se puede hablar de la terrible corrupción de las naciones latinoamericanas sin nombrar a Colombia? Si bien el informe fue elaborado desde España, el periodista colombiano que lo transmitió debió siquiera nombrar a nuestro país, haciendo las debidas aclaraciones. Y en cambio, a pesar de que dice que Chile es uno de los Estados menos corruptos de América, sí destaca los negocios del hijo de la Presidenta. Ojalá la nuestra se limitara solo a los presuntos (¡'presunto'!, maldita palabra) negocios del hijo o de los hijos de algún gobernante o alto funcionario del Estado. Aquí ya nos acostumbramos a que cada semana aparece un gran negociado, o robo o estafa de los dineros de los esquilmados contribuyentes colombianos. Somos campeones mundiales en salto largo de corrupción y nadie parece arrebatarnos por estos pagos este título vergonzoso, que hemos conquistado con grandes dosis de malicia, picardía, sinvergüencería y falta de ética y decencia.

Una de las cosas que más me impactan es la pasmosa tranquilidad con la que implicados en robos y truculencias niegan toda culpabilidad. Al final todo se termina descubriendo, y demostrando que los mentirosos sí son culpables. Y los descarados ni se ponen colorados. Entre nosotros, o sea en nuestra clase gobernante y entre los políticos, se ha perdido todo sentido de vergüenza. Esta virtud, lo he dicho varias veces, debería ser la primera de los hombres públicos y ha sido reemplazada, desgraciadamente, por el cinismo y la desfachatez. Me gusta la frase de Fortebraccio: “Nuestros hombres de gobierno no solo no saben gobernar, sino que ni siquiera saben avergonzarse de ello”.

La corrupción no es solo robar y robar en cantidades astronómicas, como han hecho y hacen los contratistas, los alcaldes que sabemos, los senadores y gobernadores y alcaldes que también sabemos, etcétera. Hay otras formas de esta, igualmente detestables e incluso peores. Por ejemplo, la de la justicia. Este sí es el caso de recordar el Evangelio: “Si la sal pierde el sabor, ¿con qué se la salará?”. Un amigo me decía que se quedaría con la guerrilla, pero no con la corrupción de la justicia, y cree él que esta es la principal tragedia del país. Hubo un tiempo, “dichosa edad y dichosos tiempos aquellos”, en que cuando todo estaba ya podrido lo único incorruptible era la justicia. Yo también creía en la majestad y grandeza de la justicia. Pero hoy, en los recintos de las altas cortes y en los juzgados municipales hay “cierto olor a podrido”, del que se salvan algunos jueces admirables. Y no solo la corrupción por influencias y dineros, sino por lo errático de las sentencias: condenas fuertes a delitos menores y ridículas condenas (¿amañadas?) a los grandes ladrones y estafadores del Estado y defraudadores de la confianza de los ciudadanos. Ni el Chapulín Colorado nos puede salvar, porque ya se murió.


* * * *

Alguien que no debió morirse nunca, y menos ahora, cuando tanto lo necesitamos, es Otto Morales Benítez. Fue y seguirá siendo gloria imperecedera de una patria lastimada y necesitada de honestidad, cultura y alegría. Nunca te olvidaremos, Otto.

Andrés Hurtado García

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.