Ya no florecen las amapolas en Buesaco, Nariño

Ya no florecen las amapolas en Buesaco, Nariño

No ha sido fácil, pero en algunas veredas de la zona, las siembras son solo un mal recuerdo.

notitle
20 de junio 2015 , 09:02 p.m.

En Rosal del Monte, un corregimiento del municipio nariñense de Buesaco, Marco Tulio Suárez, un campesino que solía sembrar amapola en su parcela, ahora está dedicado a sacarle provecho a la fibra del fique. Como él, son cientos de labriegos, quienes viven entre tupidas montañas, los que ahora prefieren dejar en el pasado los 15 años que se dedicaron a cultivar amapola.

“Nosotros hemos cambiado los cultivos ilícitos por los lícitos, eso nos ha cambiado la vida”, dijo Suárez, quien preside la Asociación de Fiqueros de Buesaco y quien reconoció que el cambio no ha sido fácil de asimilar porque con la transformación de la fibra del fique en artesanías las ganancias no son las esperadas.
“Vender cuatro bolsos en el mes no compensa para lograr el bienestar de la familia”, dijo el presidente la Asociación de Fiqueros.

Pero los campesinos no pierden la esperanza de que la gobernación de Nariño y las alcaldías de Buesaco y Pasto apoyen las 78 familias que hacen parte de la Asociación. Confían en que les abran nuevos canales de comercialización a través de las nuevas tecnologías.

A comienzos de la presente década se estimaba que había 1.700 hectáreas de amapola dispersas en nueve municipios de Nariño.

José Fredy Ruiz, quien vive en la vereda Medina Espejo, del mismo corregimiento, hace parte del programa Nuevas Familias Guardabosques. Él ha apostado por el café.

El año pasado obtuvo el reconocimiento al mejor café de Nariño. Ya lo exportan por intermedio de Coffee Company de Londres y otras dos firmas de los Estados Unidos.

Pero no se conformó con la producción del grano, este café especial también lo utiliza en la preparación de tortas, galletas y pan.

“Nosotros vimos que no era rentable cosecharlo, secarlo y hasta luego. Con valor agregado pensamos que podíamos obtener un mayor beneficio”, comenta el pequeño caficultor, que en septiembre pasado, con otros 17 pequeños empresarios fundó la Corporación de Turismo Inti Coffee.

A corto plazo planean adquirir una tostadora.

En la vereda San Miguel vive Jairo Andrés Nupán. Este joven campesino recordó que los cultivos ilícitos llegaron a la zona en 1998 y 10 años después comenzó la erradicación manual de la amapola, a cambio de un incentivo económico y de impulsar un ahorro programado que permitiera cristalizar proyectos productivos.

En el 2009, en la vereda constituyeron la Asociación Agropecuaria de Productores y Comercializadores de Especies Menores.

Hoy, con el apoyo del programa Nuevas Familias Guardabosques, sacan 180 cuyes mensuales y la meta es producir el doble con el montaje de galpones más tecnificados y contar con un moderno asadero.

“Los cultivos ilícitos dan plata, pero también problemas. Aquí llegó gente a trabajar de otras partes, pero eran agresivos y estaban armados”, según autoridades. Los desarrollos alternativos frente a los cultivos ilícitos se implementaron en un comienzo en Tumaco, ahora están en 22 municipios nariñenses.

En Tumaco han atendido 9.000 familias y en las localidades de la Cordillera Occidental unas 8.000.

“Para nadie es un secreto que Nariño tiene el deshonroso primer puesto en cultivos ilícitos”, dijo Héctor Bastidas, coordinador de la Unidad Administrativa para la Consolidación Territorial en Nariño, pero, al mismo tiempo, destaca que un 80 por ciento de las familias dedicadas a los cultivos ilícitos ya los dejaron. 

Demasiada ‘Flor maldita’

Se cree que en Buesaco, distante 45 minutos de Pasto, se llegaron a sembrar hasta 50 hectáreas de la llamada ‘Flor maldita’.

La cifra es considerada alta, si se tiene en cuenta que los lotes que se dedicaban al cultivo ilícito podían tener una extensión entre los 1.000 y los 2.000 metros por cada productor.

Los campesinos nariñenses recordaban que les llegaron a pagar hasta 700.000 pesos por un kilo de amapola en bruto.
El kilo de fique que cultivan hoy se comercializa en 1.778 pesos.

PASTO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.