Así vive Luis Alfonso Hoyos, oculto en Miami

Así vive Luis Alfonso Hoyos, oculto en Miami

Exasesor espiritual de campaña de Zuluaga tramita su asilo. Busca probar que no cometió espionaje.

notitle
20 de junio 2015 , 05:56 p.m.

Luis Alfonso Hoyos, el exasesor espiritual de la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga, no va a asistir, por ahora, a ninguna de las audiencias dentro del proceso que se le sigue en Colombia como el presunto autor intelectual del espionaje a los negociadores de paz del Gobierno en La Habana, a través del hacker Andrés Sepúlveda.

Así se lo confirmaron a EL TIEMPO allegados al político caldense, ante la insistencia de la Fiscalía de citarlo a imputación de cargos. Y admitieron que Hoyos, de 51 años, ya buscó asesoría de un abogado americano para pedirle al gobierno Obama que le dé estatus de asilado político. (Lea: Óscar Iván Zuluaga promueve firmatón a favor de Luis Alfonso Hoyos)

Ese proceso también cobijaría a su esposa, Claudia, y a sus dos hijos, que, según movimientos migratorios, llegaron a Miami el 22 de diciembre del 2014, dos días después de que Hoyos aterrizó en esa ciudad.

No obstante, aseguran que le responderá a la justicia, si se acepta que atienda las diligencias vía Skype. Pero, por ahora, la decisión de permanecer en Miami está tomada. Sus hijos ya ingresaron a un colegio oficial, Hoyos alquiló un apartamento y recibe apoyo económico de varios amigos.

Él donó su sueldo a la campaña y ahora su único ingreso es la renta de su apartamento en Bogotá y los conceptos jurídicos que su esposa elabora. Por qué no podemos darle una mano”, dijo un extrabajador de la campaña de Zuluaga.

Apoyo y asilo

Además de dinero, le envían libros –está leyendo El imperio eres tú–, comida colombiana y datos públicos del expediente en el que lo procesan por espionaje, cohecho, acceso abusivo a un sistema informático, acceso a software malicioso, violación de datos y concierto para delinquir.

El argumento para pedir asilo es igual al de otros uribistas que han seguido esa ruta: supuesta falta de garantías procesales y persecución de la Fiscalía. (Lea: Llegó la hora cero para Luis Alfonso Hoyos)

Así lo ha dicho en las audiencias su abogado, Pedro Aguilar, quien acaba de lograr que Hoyos no sea procesado como persona ausente. De hecho, entuteló para acceder a la información en la que se fundamenta la imputación de cargos.

“El 26 de mayo, cuando Luis Alfonso supo que el director del CTI lo acusó ante los medios de ser el cerebro del espionaje del supuesto hacker, nos dijo que era una monstruosidad, que ya lo habían condenado. Él no es el delincuente que quieren hacer ver y está muy afectado. Monitorea redes 24 horas para saber qué se dice sobre su caso y permanece aislado por instrucción del abogado en Miami”, dice un amigo que cree que es inocente.

El exalcalde Enrique Peñalosa, quien trabajó con Hoyos en un programa de desmarginalización de barrios de Bogotá, accedió hablar de él: “No entro a discutir su caso legal actual, ni si es injusto. Pero sí me parece una persona íntegra y patriota”.

Y en similar sentido se pronunció el congresista uribista Hugo González.

EL TIEMPO le envió a Hoyos un cuestionario para conocer su postura. Pero, por ahora, su estrategia es el silencio. Pero le apunta a desmontar tres episodios clave que lo enredan. El más grave señala que, a través del hacker, habría entregado 8 millones de pesos a dos agentes del Estado a cambio de información sobre las Farc.

En ese punto insistirá en que la campaña no hizo pagos en efectivo, como se demostró ante el Fondo Nacional de Financiación de Campañas y en que los desembolsos fueron mediante cheques y transferencias.

También dice tener una explicación del pago a Sepúlveda, por 230 millones de pesos, por un contrato que no aparece. Exfuncionarios de la campaña aseguran que fue un contrato verbal, para la “implementación de una estrategia de mercadeo digital”, un objeto legal. Y que prueba de ello es que el pago se definió en el Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Lo que aún falta por aclarar es qué tenía que ver ese objeto social con las denuncias de supuestas presiones de las Farc sobre el electorado, que Hoyos y Sepúlveda fueron a ofrecerle al noticiero RCN. Ese día, el hacker fue presentado como un hombre de inteligencia y la visita al noticiero se menciona en el video en el que aparece Zuluaga en compañía del hacker, y en el que se oye la voz de Hoyos. Al respecto, la defensa de Zuluaga insiste en que el audio del video está alterado.

Por ahora, Hoyos le está apuntado tanto a su defensa como al asilo. Y aunque ese proceso es complejo, sus amigos creen que los funcionarios extranjeros que lo conocieron en el programa presidencial de erradicación de cultivos ilícitos y su paso por la embajada de Colombia ante la OEA serán un activo clave cuando Inmigración verifique sus antecedentes. Además, contrario al caso del exministro Andrés Felipe Arias, que también está en ese proceso, contra Hoyos aún no pesa una condena.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.