Tatuadores dicen que no hay una ley que regule y reivindique su oficio

Tatuadores dicen que no hay una ley que regule y reivindique su oficio

Los oficiantes de la intervención corporal se reúnen hoy en Expotatuaje Medellín

notitle
19 de junio 2015 , 09:45 p.m.

La cultura del tatuaje y las modificaciones corporales lleva poco tiempo siendo parte de la cotidianidad de Medellín, pero ya tiene un gran número de entusiastas.

Expotatuaje, una convención que reúne tatuadores, realizadores de body piercing y otras intervenciones, pasó de recibir 4.000 personas en su primera edición, hace seis años, a 10.000 en la del 2014.

Esta reunión comenzó ayer y estará hasta mañana en Plaza Mayor, con 100 stands de artistas nacionales e internacionales.

Habrá diversas actividades académicas y de entretenimiento, además de la presencia de varios Récord Guinness como la ‘Mujer Vampiro’, abogada y tatuadora mexicana que tiene casi la totalidad de su cuerpo tatuado y Gaby y Víctor Peralta, la pareja más modificada del mundo, logro que obtuvieron al practicarse ambos implantes de silicona, perforaciones, escarificaciones, bifurcación de lengua, y tatuajes en casi toda la superficie de su piel y en el globo ocular.

Según Alejandro Páez, dueño y organizador de Expotatuaje, y de otros festivales y convenciones en el país y América latina, el nivel de los artistas colombianos está a la par del de otros países y son, incluso, “exportados”. Él, que desde hace 23 años es tatuador, ve que “hoy es una industria y es mucho más artístico”.

Uno de los expositores es Fredy Pérez, dueño del estudio Adicción, y que hace 18 años tatúa.

Él recuerda que en los noventa el tatuaje en Medellín era una moda, pues en ese entonces hizo muchos piolines, delfines, tanzanias y rosas, pero ahora es más “una figura representativa en la piel”.

Este cambio –según el artista–, se dio debido a los realities internacionales que mostraban otros usos culturales del tatuaje, más enfocados a lo artístico.

Este oficio, según Santiago Restrepo Gómez, diseñador, fotógrafo y creador del sitio Colombiaink.com.co, puede tener cerca de 150 tatuadores en Medellín, pero estos no están agremiados.

Además, la práctica no tiene reconocimiento particular en la legislación y las categorías de la DIAN y otras entidades, figura dentro del código de “Salones de adelgazamiento, masajes y tatuajes”.

Según Páez, esto se da porque las entidades del Estado no entienden la práctica: a los artistas del cuerpo se les trata de esteticistas y no hay un control específico que les dicte disposiciones de trabajo.

Incluso, en el 2007, un proyecto de Ley, que intentaba incluir estas regulaciones, no fue aprobado por el Congreso.

Pero hoy Alejandro Páez y otros tatuadores están asistiendo a mesas de trabajo para intentar de nuevo que ese proyecto de Ley sea considerado.

LAURA MONTOYA CARVAJAL
Para EL TIEMPO
MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.