Y sí fue gol del reemplazo de Yepes...

Y sí fue gol del reemplazo de Yepes...

La historia de Jeison Murillo, el autor del tanto en el 1-0 sobre Brasil, contada por sus padres.

notitle
18 de junio 2015 , 07:55 p.m.

Un cuadro de 1,50 de alto por 60 de ancho adorna la sala del apartamento de la familia Murillo Cerón en el sur de Cali. Ahí aparece el menor de sus hijos con la tricolor de Colombia mostrando toda su fuerza y habilidad con el balón.

Ahí está de cuerpo entero Jeison Murillo, el autor del gol con el que Colombia venció a Brasil en la Copa América. Qué curioso: lo hizo un defensa central, la misma posición que ocupaba Mario Yepes, el autor del famoso tanto anulado en Fortaleza, en el Mundial. Era gol de Yepes. Y ahora, fue gol de su reemplazo.

Este jueves, los esposos Jamer Murillo y Liliana Cerón no paraban de recibir llamadas de felicitación por su hijo y ese tanto que le devolvió la sonrisa a un país. “Donde quiera que esté y a la hora que sea, siempre llama una o dos horas antes de un partido a pedir la bendición. Esta vez después de la bendición le dije que sabía que él la iba a meter. Eso fue como un pálpito y se dio”, decía emocionado don Jamer.

Jamer, el padre de Jeison Murillo, muestra una de sus camisetas. Al fondo, su foto. (Juan Bautista Díaz / ETCE)

Son seis los hijos del matrimonio: Juliana y Julieth, ambas dedicadas a su hogar. Y los hijos que de una u otra forma le prestan un servicio a la patria: Johan, el mayor, es miembro de la Policía en Cali y Cristian, suboficial del Ejército, actualmente en labores en el oriente del país.Los otros dos son Junior, quien hizo parte de las inferiores del Cali y actualmente reside en México, donde busca probar suerte en el fútbol, y Jeison.

Jeison es el menor de esta familia caleña de nacimiento y equipo. Y pese a que lleva en el exterior más de cuatro años, aún su mamá Liliana no se acostumbra a verlo partir las pocas veces que él tiene oportunidad de visitarlos en Cali.

“Para uno como mamá es duro desprenderse de ellos. Siempre que se va me quedo llorando, pero eso sí lo consiento con la comida que le gusta. Igual hice hace un mes, que pude visitarlo a España. No iba al estadio a verlo con el Granada, me apasiono y estreso, pero le preparaba sudado de pollo y otros platos que le gustan”, dice ella.

Sus padres destacan su humildad y sencillez y eso lo corroboran Esteban Perdomo y Lilian Quintero, del personal del edificio donde viven en un séptimo piso. “Estuvo aquí una noche antes de irse para la concentración para la Copa. Es muy amable, muy tranquilo”, coinciden.

Jamer labora en una empresa de tintas hace 21 años. “Y seguiré haciéndolo hasta que la vida me dé fuerzas”, dice. También jugó futbol, pero solo como amateur, y apoyó desde niños a Jeison y Junior.

Desde el barrio Compartir, en el distrito de Aguablanca, donde residían, todos los días era el viaje hasta la sede del Cali para que entrenaran.

Jeison empezó a los 7 y su inicio fue en la escuela Andrés Sanín, del Cali. Sus primeros toques los hizo de la mano de sus profesores Prudencio Viveros y José Américo Orbes, ya fallecido. A los 9 ya iba a la sede del conjunto azucarero en Pance. “También les inculcaba el estudio y el fútbol era una forma de ‘chantajearlos’: si quiere jugar tiene que estudiar, les decía, y eso funcionaba”, dice Jamer.

Jamer Murillo y Liliana Cerón, padres de Jeison Murillo, autor del gol contra Brasil en la Copa América. (Juan Bautista Díaz / ETCE)

Reconoce que cuando su hijo Jeison, ya adolescente, empezó a mostrar sus destreza en el fútbol, le ayudaba en unas tareas. También agradece que en el colegio Compartir le facilitaran la salida a algunos partidos. Ahora tienen la compensación por todo ese esfuerzo. Su hijo les compró ese apartamento y ahí la familia se reunió para ver el partido contra Brasil. Don Jamer prefirió hacerlo solo en un cuarto. En el minuto 36 del gol fue un solo grito y se fundieron en un abrazo enorme.

“De ese gol nos dijo que lo gozáramos, que era para nosotros y el país. Pues así lo hicimos. Imagínese, con ese rival, Brasil, al que no se le ganaba hace 24 años, cuando él aún no había nacido. Le devolvió la sonrisa a un país”, dice el orgulloso padre.

Expresa que Jeison no está para reemplazar a Mario Yepes, y que si alcanza a hacer un papel tan destacado como él será una gran alegría. “Tiene que hacer su trabajo, la idea es seguir con esfuerzo, humildad y sacrificio”.

Sobre ese gesto de la mano dibujando un corazón estos orgullosos padres dicen que igual era para la familia como para la novia de Jeison, Samantha, con la que lleva una relación de dos años. Actualmente hace estudios superiores en Italia. Ahora podrán estar un poco más cerca. Terminada la Copa Jeison se vinculará al Inter.

IVÁN NOGUERA
Corresponsal de EL TIEMPO
Cali

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.