Pusimos a prueba uno de los drones más pequeños del mundo

Pusimos a prueba uno de los drones más pequeños del mundo

El modelo pesa 11,5 gramos y mide cinco centímetros.

notitle
17 de junio 2015 , 05:36 p.m.

Tuvimos la oportunidad de probar uno de los drones más pequeños del mundo: el Estes Proto X Nano. Lo pueden comprar en la página web protoquad.com y cuesta 30 dólares. Si se le suman impuestos, llega a 40 dólares, es decir unos 90.000 pesos.


Este dron cuenta con cuatro motores, mide cinco centímetros en diagonal y pesa solo 11,5 gramos. En los brazos delanteros dispone de luces LED de color azul y, en los traseros, cuenta con luces de color rojo que facilitan la visualización del pequeño cuadricóptero en condiciones de baja luz.

Equipa una batería de Lipo de 100 miliamperios con autonomía para entre cinco y diez minutos de vuelo, aproximadamente. Se puede cargar en 20 minutos con ayuda de un cable USB que viene en la caja.

El Proto X se maneja con un pequeño control de plástico de 10 cm de largo que requiere un par de baterías AAA. Incluye cuatro hélices de repuesto, dos de color blanco y dos de color negro.

El dron está disponible en seis colores diferentes: negro, blanco, rojo, amarillo, verde y púrpura.

Este cuadricóptero es perfecto para iniciarse en el mundo de los drones. Cabe recordar que controlar uno de estos vehículos aéreos no es tarea fácil y requiere bastante entrenamiento. Esta solución diseñada por la empresa Hobbico ganó el premio a juguete del año en la feria internacional de juguetes de Nuremberg el año pasado.

En cuanto a la experiencia de uso, cabe decir que no es tan sencillo de controlar. Al mando de fábrica parece faltarle sensibilidad y no es raro que estrellemos el juguete contra las paredes en los primeros intentos.

El radiocontrol puede resultar difícil de manipular por su pequeño tamaño. Sobre todo resulta complejo usar los botones para corregir el rumbo del helicóptero.

El control utiliza el protocolo de radio Hubsan. Una posibilidad, para mejorar la experiencia, es adquirir un control de esa marca.

Por fortuna, aunque se ve frágil, es resistente. El punto más débil del conjunto son las aspas. Es común que alguna de ellas salga volando después de un golpe.

Este dron, como cabe esperar, no cuenta con cámara. No está diseñado para volar a grandes alturas ni a mucha distancia. Tampoco viene diseñado para llevar a cabo piruetas excepcionales.

 

ÉDGAR MEDINA
Redacción Tecnósfera

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.