El 'flow' de papá Tostao

El 'flow' de papá Tostao

El vocalista líder de ChocQuibTown habla sobre el legado que quiere dejarle a su hija Saba.

notitle
16 de junio 2015 , 02:24 p.m.

Goyo pone a sonar en la sala del apartamento La vaca lechera, y Saba Yahani, su hija de dos años, se muestra indiferente. Pero aun así canta con timidez ‘ay, qué vaca tan salada, tolón tolón, tolón tolón’. La historia cambia cuando su mamá pone Cuando te veo, el último éxito de la banda chocoana ChocQuibTown –que integran su mamá, Goyo; su papá, Tostao, y su tío Slow.

Arranca la percusión de tambores y Saba canta y baila, mueve los pies con ritmo, aplaude. ‘Mis sentimientos hacia ti son como noche en Luna llena’, vocaliza sin ese balbuceo típico de los bebés de su edad. Sigue cantando mientras toca su guitarra imaginaria, absorta en la melodía, perteneciente al último disco del grupo, El mismo. Saba no hace quedar mal a su mamá cuando esta dice, orgullosa, que la pequeña se sabe todas las canciones que ellos interpretan.

Pero hace 15 minutos, Saba, cuyo nombre hace honor al personaje legendario de Etiopía, daba un concierto de alaridos que arrancó cuando su papá salió del apartamento. “Esta semana ha estado con ‘papitis’ aguda”, la excusa Goyo. Y es que la pequeña Saba es la sombra de su papá, que cuando está en la casa y no debe atender asuntos relacionados con la banda –pues además de cantante y compositor hace las veces de representante–, él se convierte en todo su mundo.

“Cuando estoy en la casa ella se la pasa detrás de mí, de arriba para abajo”, dice con desparpajo este hombre oriundo de Quibdó (Chocó). Lo dice con esa voz gruesa y áspera, pero que cuando habla de su hija se hace dulce.

“A mí es al que le toca lidiarla, porque soy la persona a la que ella más admira y su principal figura de autoridad”, cuenta Tostao, quien agrega que la pequeña no solo es su sombra cuando pueden estar juntos, sino que también es una copia hecha a imagen y semejanza de él, tanto físicamente como en su forma de ser: “Yo le digo a Goyo que todo lo que ella criticaba de mí, terminó sacándolo la niña”.

***

Tostao tiene 34 años y hace dos se casó con Goyo. La paternidad no fue sorpresiva sino buscada, incluso la madre de él le dijo que ya era momento de que tuviera un hijo para “que se ajuicie” y, como siguiendo instrucciones, un par de semanas después su esposa le dijo que estaba embarazada.

Serafina Ortiz –mejor conocida como ‘Muñeca’–, la mamá de Tostao, recuerda que en el momento en que su hijo supo que sería padre, las prioridades en su vida cambiaron al instante. Ella cuenta que, por ejemplo, dejó la fiesta para dedicarles tiempo a los preparativos del nacimiento, que empezó a leer cuanto libro encontraba sobre paternidad, que le compraba desde ropa hasta muñecos cada vez que podía y que cuando viajaba traía regalos para su pequeña que aún no nacía.

Saba es la primera hija de los integrantes de ChocQuibTown Gloria Martínez, Goyo, y Carlos Valencia, Tostao. Foto: Il Retallack

“Papi, la vida es una cuando no tienes hijos y otra cuando los tienes”, afirma en medio de risas Carlos Yahani Valencia (el verdadero nombre de Tostao). Se refiere a que ahora para tomar cualquier decisión debe poner el bienestar de su hija de por medio, y esto incluye interrumpir proyectos como el de montar una discoteca en Bogotá o escoger mejor los viajes y presentaciones, porque le impiden pasar tiempo con Saba.

La llegada de la nueva integrante de la familia Valencia Martínez significó el punto de partida para que Tostao aplicara –o por lo menos lo intentara– los conocimientos que obtuvo con las lecturas sobre bebés que hizo durante su espera. Dentro de ese aprendizaje el que más lo cautivó fue el relacionado con la teoría del sueño.

Por eso, y pese a que toda la familia puso el grito en el cielo, desde la primera noche que la recién nacida llegó a su casa, él decidió que ella tenía que dormir en su cuna, porque eso, según los textos que había revisado, era benéfico para que la pequeña empezara a ganar independencia.

“No fue sino que me fuera unos días a hacer una producción en Santa Marta para que, al regresar, la encontrara durmiendo en mi cuarto”, dice Tostao, quien cree que esta situación responde a una teoría que ha formulado: “Lo que los papás no dejan hacer a sus hijos, los abuelos lo aplauden”, por lo que, al final, tanto libro no sirvió de mucho y la experiencia de la crianza, Tostao ha ido ganándola día a día.

***

Los que conocen a Tostao y a Saba saben que, además de la sangre que les corre por las venas, los une el gusto por la música, gusto que en la niña, a diferencia de su papá, a quien el interés por este arte se le despertó por casualidad cuando a los ocho años vio presentarse en Quibdó a la orquesta La Charanguita (del maestro Luis Carlos Ochoa), empezó a manifestarse a su temprana edad por el contacto diario que tiene con la música.

A Saba, su papá ya le está enseñando a tocar el timbal y ella también demuestra interés por el piano. Los espacios para las ‘clases’ los encuentran en cualquier momento libre en medio de las giras, eventos de promoción y entrevistas que la banda ChocQuibTown debe atender constantemente.

De hecho, el tiempo que tienen para estar juntos padre e hija cada vez se reduce más y eso los ha obligado a ser creativos e ingeniarse diferentes mecanismos para estar en contacto. De estos, las formas preferidas para hablar son por teléfono y aplicaciones que les permiten verse dondequiera que se encuentren.

Según Tostao, esta necesidad de comunicarse a distancia le ha servido a Saba para hablar de manera clara desde que tenía pocos meses y, también, estimular sus habilidades para el canto.

A su corta edad, Saba ya da sus 'baquetazos' en los timbales y se muestra interesada por el piano. Foto: Ill Retajack

“Uno que nota todos los detalles de los hijos, y yo que soy músico, me doy cuenta de que siempre canta afinado. No es que solo le guste, sino que le pega a la nota y entiende el sentido de las palabras. Por ejemplo, yo le digo: ‘canta con sentimiento’, y ella se lleva las manos al pecho y cierra los ojos. Cuando canta Nuquí (que pertenece al álbum El mismo), por alguna razón ella entiende que esa canción es más melancólica que otras”, explica Tostao, y añade que cuando Saba está aburrida les pide a él y a Goyo que canten alguna canción del repertorio de ChocQuibTown.

***

Para Tostao, el mensaje de ChocQuibTown es una postal turística del Pacífico colombiano, de su origen, de las costumbres y comidas de esa zona del país, de su gente. “Pusimos a hablar a la gente de otra parte de Colombia. El medio para emitir nuestro mensaje es la música y queríamos que el receptor fuera Colombia, pero luego nos dimos cuenta de que podía ser el mundo”.

Una de las banderas que ChocQuibTown ha podido mostrar en los casi 30 países que ha visitado es la de la reivindicación de su raza, la de la necesidad de acabar con la discriminación que sufren todos los grupos que históricamente han sido atacados por razones de género, orientación sexual y, en su caso, la raza.

Y Tostao es consciente de su responsabilidad para que su hija, pese a estar creciendo en Bogotá, reconozca su herencia y ayude a pasar ese legado. Pone como ejemplo una situación que vivió el año pasado, según él, por cuenta de la discriminación de un policía que lo detuvo cuando caminaba por las calles en el día del no carro, y que sirvió como inspiración para la canción que da nombre a El mismo.

“Lo que desató mi ira ese día –explica Tostao– fue que el policía me dijera ‘ese es el problema con ustedes’. Y yo me pregunté: ‘¿Con quiénes?, ¿con los hombres, los altos, los negros? ¿Con quiénes? Quiero que mi hija crezca conociendo sus raíces y sabiendo que hay que seguir haciendo esfuerzos para acabar con este tipo de problemas”.

“Cuando digo que quiero hacer de ChocQuibTown un producto de la canasta familiar no hablo de que se venda en todas partes, sino de que todo el mundo hable y repita lo que nosotros decimos en nuestras canciones, y mi hija es un buen comienzo para hacerlo. Quiero que ella sepa que siempre tiene que creer, que puede aspirar a más, como lo he hecho yo y lo hace ChocQuibTown”, finaliza.

NICOLÁS BUSTAMANTE HERNÁNDEZ
nicbus@eltiempo.como
En Twitter: nicolasb23
Fotografía: Il Retallack
Producción: Juanita Ochoa V.
Vestuario: EPK, Adidas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.