'Situación del Centro empeora cada día': comerciantes en Barranquilla

'Situación del Centro empeora cada día': comerciantes en Barranquilla

Invasión al espacio público y los trancones siguen siendo la piedra en el zapato de la Alcaldía.

notitle
16 de junio 2015 , 08:56 a.m.

Si bien los comerciantes del Centro reconocen que en paisajismo e infraestructura esta zona de la ciudad ha tenido grandes avances, coinciden en que en espacio público y movilidad no pasa lo mismo y la situación cada día se torna más caótica.

“Por el Centro no hay por donde moverse”, dice Isnardo Díaz, quien representa a los establecimientos del sector de El Boliche, en la zona de Barranquillita, en la que asegura desde hace muchos años está sumida en el olvido y en donde la falta de autoridad ha permitido que algunas personas utilicen las calles para descargar mercancías en las vías.

Díaz reconoce que muchos de los vendedores estacionarios necesitan trabajar. Por eso, su propuesta no es que los desalojen, sino que el Distrito organice el espacio público.

“La situación aquí es caótica, llegan tractomulas y bajan toneladas de patilla o cebolla a plena luz del día y aquí no pasa nada”, denuncia el comerciante que representa a unos 80 establecimientos.

En esta zona, recuerda Díaz, se encuentra la terminal de buses intermunicipales lo que genera diariamente la entrada y salida de por lo menos 3.000 personas a diario.

Al problema de la invasión de andenes y vías, se suma el del microtrafico, que según los comerciantes de El Boliche se agudizó con la llegada de los indigentes que estaban en la Zona Cachacal, que fue recuperada hace un año por el Distrito y que ahora migraron acá.

“Nos trasladaron la olla de droga”, sostiene Armando, otro comerciante que denuncia como los indigentes se han tomado algunas construcciones deshabitadas para consumir droga.

Pero el problema de invasión del espacio público no es solo en esta zona, asegura Dina Luz Pardo, directora de la Asociación de Comerciantes del Centro (Asocentro), quien asegura que la sobrepoblación de comerciantes informales, carretilleros e invasión de bicitaxis en distintas calles del Centro sigue creciendo y afecta zonas entre las calles 30 y 39 y carreras 40 y 44.

“La situación del Centro cada día empeora más. Los espacios que van recuperando con la reubicación de vendedores estacionarios, ahora está ocupado por otros que se metieron ante la falta de autoridad”, asegura Pardo.

Sobre el tema de la movilidad, Pardo recordó que para este sector hay dispuestos 40 reguladores que deben responder por 127 manzanas.

Calles como la 34 (Paseo de Bolívar) y la 37, las carreras 43 y 44, entre otras, a diario registran trancones generados en gran parte por buses, taxis y motos.

Al Centro de Barranquilla se estima que a día llegan unas 400 mil personas de toda la región a realizar negocios y diligencias en los 2.700 establecimientos.

“Junio es una buena temporada para las compras por el pago de primas y fechas especiales como el día del Padre, pero así no se puede”, dice Pardo.

Los representantes de Asocentro se han sentado en múltiples ocasiones con la Alcaldía para concertar una racionalización de los espacios de los vendedores estacionarios, y nunca han llegado a ningún arreglo.

Plan centro

La ciudad recuperó la plaza de San Nicolás con su iglesia; y en estos momentos construyendo la plaza de San Roque, y están en proyectos las de San José y la del Hospital. Se tienen identificados tres corredores claves para la movilidad de esta zona: la calle 30, las carreras 41 y 43.

Entre las acciones que la secretaria de control urbano y espacio público, Diana Amaya, ha destacado la recuperación edificios patrimoniales como la Casa Vargas para convertirlos en galerías comerciales. Además de la intervención en San Andresito, que fue demolido, y en donde se recuperaron 4.700 metros cuadrados para zonas verdes; y la remodelación de la Intendencia Fluvial, que permitió la construcción de la gran Plaza del Río Grande de la Magdalena, de 1.500 metros cuadrados.

Por los lados de la alcaldesa se trabaja en el plan de acción para comenzar la recuperación del Centro Histórico de Barranquilla.

La iniciativa fue presentada por la firma ARUP, el año pasado, y cuenta con el respaldo de Findeter.

Para la financiación del plan, que tuvo un costo de 255 millones de pesos, Findeter logró el apoyo del Prosperity Fund.

BARRANQUILLA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.