A la casa-museo Grau la ahoga el impuesto predial

A la casa-museo Grau la ahoga el impuesto predial

Por ser bien de interés cultural, tuvo un descuento del 50 por ciento en el predial.

notitle
15 de junio 2015 , 07:13 p.m.

El sueño de los herederos y la fundación del pintor cartagenero Enrique Grau de conservar y promover su legado se convirtió en una pesadilla por el pago del impuesto predial de la casa donde el artista vivió y trabajó en sus últimos veinte años de vida, y que hoy está convertida en museo.

Esa casa, ubicada en la calle 94 n.º 7-48, en el norte de Bogotá, que fue restaurada por el Ministerio de Cultura en el 2007 e inaugurada como Casa Museo en el 2008, ha sido motivo de cruce de cartas durante un año entre la fundación Grau y las entidades del Distrito.

La directora del centro cultural, Mónika Hartmann, cuenta que por ser de interés cultural, siempre tuvieron un descuento del 50 por ciento en el pago del impuesto predial, pero el año pasado este beneficio fue suspendido.

La casa, ubicada en un terreno de 750,1 metros cuadrados, tiene 876,4 metros cuadrados de construcción. En el 2012 estaba avaluada en Catastro en 2.539’381.000 pesos y su impuesto era de 11’789.000 pesos. Solo hasta el 2014, en sus procesos de actualización de avalúos, Catastro incorporó en su base de datos el cambio de uso de la casa de residencial a museo. Y el descuento por ser bien de interés cultural bajó del 50 al 10 por ciento.

Este año, el avalúo casi se duplicó, pues llegó a 4.277’819.000 pesos. Eso implicó que el impuesto subiera a 25’025.000 pesos.

El Museo organiza actividades culturales para recaudar fondos.

Hartmann les solicitó a las secretarías de Planeación y Hacienda y al Departamento de Catastro evaluar su situación y considerar que se trata de un bien de interés cultural al que, de paso, no se le ha hecho ninguna modificación, para que se conserve el descuento del 50 por ciento en el predial.

Las entidades consultadas le respondieron que, efectivamente, la casa conserva su categoría de bien de interés cultural, pero por haber cambiado de uso, de residencial a museo, el descuento del 50 por ciento no le corresponde.

Según el acuerdo del Concejo que regula el tema, la exención sobre el impuesto predial para los inmuebles de interés cultural de la ciudad en uso dotacional privado, comercial, industrial y financiero es solo del 10 por ciento.

“Si estamos obligados a pagar su totalidad (del predial), este monto mina nuestra economía y pone en peligro nuestro funcionamiento como entidad cultural”, dice la directora al recordar que la casa-museo vive a la caza de recursos mediante eventos culturales y ventas menores con productos alusivos a la obra del maestro.

Según Hartmann, los gastos de mantenimiento y de la reducida nómina llegan a los 15 millones de pesos al mes, sin incluir el mantenimiento permanente que hay que hacerle a la casa y a la colección para mantener su estado óptimo.

En la casa-museo se les acabaron las opciones y temen que si se mantienen las normas como están, el impuesto predial los lleve a la quiebra.

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.