En 2018, solo el 8 % de los bachilleres tendrá nivel medio de inglés

En 2018, solo el 8 % de los bachilleres tendrá nivel medio de inglés

Es fundamental que el país hable inglés. La meta es que jóvenes dominen ese idioma para el 2025.

notitle
13 de junio 2015 , 08:09 p.m.

Cuando se sancionó, en el 2013, la Ley 1651 de Bilingüismo, la mejora de las competencias comunicativas de inglés entre los colombianos se convirtió en política nacional.

Pero esa meta aún está lejos de concretarse; de hecho, el mismo programa Colombia Bilingüe, del Ministerio de Educación (MEN), estima que para el 2018 solo el 8 por ciento de los bachilleres tendrá un nivel intermedio B1 en este idioma.

A estas alturas, y de acuerdo con estadísticas oficiales, el 90 por ciento de los estudiantes de secundaria del sector oficial apenas alcanza un nivel básico y un escaso 2 por ciento se ubica en el intermedio.

El pobre desempeño en esta área también toca a los docentes. Según una investigación del Centro de Estudios Económicos Regionales del Banco de la República, en el 2013 solo el 35 por ciento de los profesores del sector público que enseñaban esta asignatura alcanzaban un nivel intermedio B1, pero según el MEN, como resultado del desarrollo de iniciativas como el Programa Nacional de Bilingüismo y Colombia Very Well, estos maestros ya avanzaron al nivel B2. Ninguno, sin embargo, tiene el dominio operativo y eficaz de la lengua C1 o C2, que, según el Marco Común Europeo, se requiere para enseñar inglés.

Por razones como estas el país sigue mostrando un bajo dominio del idioma, como lo evidenció el más reciente Índice de Aptitud en Inglés (EF EPI), que clasificó a 63 naciones, a partir del desempeño de estudiantes de todo el mundo que presentaron sus pruebas en el 2013. En dicho escalafón Colombia ocupó el puesto 42.

Entre 14 naciones de América Latina evaluadas, Colombia ocupa el noveno lugar, por debajo de Perú y Ecuador.

Pese a todo, EF EPI reconoce que Colombia es uno de los países de Latinoamérica que ha tenido mayor crecimiento en el dominio de este idioma, pues pasó de 42,76 puntos obtenidos en el índice entonces a 48,54.

Inglés vs. desarrollo

No es un secreto que el dominio del inglés es vital en áreas como el comercio internacional; de hecho, según datos del Banco Mundial, existe una correlación entre el nivel de este idioma de una nación y su crecimiento económico.

“Los mismos países ricos en petróleo ven ahora la necesitad crucial de diversificar sus economías y para eso deben negociar en inglés”, asegura un informe de la BBC, que agrega que este factor también está vinculado al Producto Interno Bruto per cápita. Es decir que entre mejor sea el inglés de un país, más alto el promedio de ingresos por individuo.

En el caso de Colombia, el aumento de las relaciones económicas, que ha tenido con el mundo y el hecho de que este territorio sea atractivo para las compañías multinacionales, hacen que el dominio de esta lengua se convierta en una condición imperativa.

Un ejemplo de esto lo da el crecimiento sostenible que ha tenido en el país el sector de contac center y BPO, un negocio que aporta a nivel nacional cerca de 180.000 empleos; su herramienta principal es el manejo de este idioma, pues permite aprovechar oportunidades comerciales con países angloparlantes.

Pero los efectos del dominio de este idioma también se ven en la academia, como lo señala Rafael Santos, rector de la Universidad Central.

De acuerdo con Santos, esta universidad cuenta con varios convenios internacionales que les permite a los alumnos estudiar en instituciones de países como Estados Unidos; sin embargo, la mayoría de las oportunidades se pierden, porque los alumnos no tienen un manejo óptimo de esta lengua.

Un problema de aula

Carlos Rico, investigador de la Facultad de Comunicación y Lenguaje de la Universidad Javeriana, y quien participó con la Fundación Compartir en un estudio sobre las prácticas de enseñanza del inglés en el país, cree que uno de los lunares más relevantes del proceso de aprendizaje de este idioma se relaciona con las prácticas obsoletas de los docentes en los salones de clase, que además no son transversales.

En la investigación se encontró, por ejemplo, que los maestros no usan la tecnología para fomentar didácticas de aprendizaje innovadoras, “por el contrario, la instrumentalizan y la utilizan simplemente para remplazar material impreso”, explica Rico.

Al caracterizar las experiencias, este informe mostró que estas dan cuenta de iniciativas y de esfuerzos personales de los docentes para motivar a sus estudiantes a que aprendan inglés, lo cual se traduce en una mejoría en su desempeño y en su nivel de lengua. Desafortunadamente –dice el estudio– los maestros no son muy específicos en cuanto a los niveles de lengua de sus estudiantes antes del desarrollo de sus proyectos ni de los niveles esperados.

Así mismo, se evidenció que en la mayoría de los casos las experiencias corresponden casi exclusivamente a un trabajo de área. Es decir, hay muy poca integración con las demás áreas del conocimiento.

Estrategias del Gobierno Nacional para fomentar la segunda lengua

Si bien es cierto que el panorama del bilingüismo en Colombia no es positivo, el Gobierno Nacional trabaja desde varios frentes para mejorar esta situación.

De acuerdo con Rosa María Cely, gerente del Programa Nacional de Bilingüismo, “el objetivo es que para el 2025 todos los alumnos de básica y media estén en nivel B1, para que les permita estudiar en otros países, mejorar sus aspiraciones laborales y postularse a becas en el extranjero”.

Para alcanzar esta meta, el Ministerio de Educación le apunta a mejorar la calidad de los docentes del sector oficial que dictan el idioma. Por ejemplo, dentro de los planes que se proyectan en el programa Colombia Bilingüe, se busca aumentar uno o dos niveles a estos profesores que vienen con A1 y A2. Para este fin, se creará un sistema de evaluación y certificación para hacer seguimiento del progreso de cada maestro.

Adicionalmente, el Ministerio de Educación está financiando la formación de más de 360 profesores de lenguas en el Centro Colombo Americano para mejorar su nivel. Así mismo, según Cely, para fortalecer esta lengua entre los estudiantes, se construirán 30.000 nuevas aulas, algunas de ellas dotadas con laboratorios de inglés. También se desarrollará un currículo general, para orientar los planes de estudio.

De igual forma, se realizarán dotaciones de material de apoyo, especialmente para los grados de 9.°, 10.° y 11.°; se harán talleres de formación docente y acompañamiento en el aula.

TATIANA LIZARAZO CORREA
Redactora de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.