¿Otro Bush en la Casa Blanca?

¿Otro Bush en la Casa Blanca?

Jeb Bush, del partido Republicano, es el tercero de la dinastía que espera gobernar EE. UU.

notitle
13 de junio 2015 , 06:42 p.m.

Tras meses de espera, John Ellis Bush, más conocido como Jeb Bush, finalmente lanzará su campaña presidencial este lunes en Miami. La meta, tomar el lugar que su padre y su hermano ocuparon en la Oficina Oval de la Casa Blanca.

Aunque pertenezcan a la misma familia, Jeb ha ido desarrollando su propia identidad, no vive en Texas, como ellos, tampoco se casó con una anglosajona, habla perfecto español y profesa otra religión.

Jeb, de 62 años, nació en un pequeño pueblo petrolero al oeste de Texas llamado Midland, cuando tenía 6 años la familia completa se mudó a Houston y, siguiendo los pasos de su papá, y hermano, ingresó interno a la prestigiosa escuela secundaria Phillips Academy en Andover, Massachusetts.

En varias entrevistas, Jeb ha dicho que desde pequeño tuvo gran interés por la cultura latinoamericana, por lo que no dudó ni un momento en escoger a México como el lugar para hacer el trabajo voluntario requerido por su colegio para graduarse.

Y fue así como llegó a León, Guanajuato, para enseñar inglés –tenía 17 años–. A los pocos días conoció a Columba Garnica. Ella tenía un año menos que él y una gran disparidad en estatura: él medía casi dos metros y ella llegaba con dificultad al metro y medio. Además, él provenía de una familia muy importante y rica de Estados Unidos y ella, de una humilde de México. Sin embargo, el amor surgió y él aprendió español para conquistarla.

Ese viaje marcó a Jeb Bush, al punto de que ya no quiso seguir los pasos de su hermano y de su padre y asistir a la prestigiosa universidad de Yale, sino que optó por hacer su carrera en Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Texas. Bush dejó la religión de su familia, episcopal, y se convirtió al catolicismo, rito por el que se casó con Columba tres años después de haberla conocido, en una pequeña capilla de la universidad.

Poco después de graduarse empezó a trabajar en el Texas Commerce Bank y cuando este abrió operación en Venezuela, le dio la responsabilidad de dirigirla. Durante ese periodo su amor por la cultura hispana se reafirmó, su español ya era perfecto y según muchos de sus allegados, sentía la vida como un latinoamericano más.

Al regresar a EE. UU., los Bush Garnica decidieron radicarse en Miami. La familia de Columba vivía en el área y Jeb decidió echar raíces en el sur del estado y dedicarse al desarrollo inmobiliario.

“Él se ha identificado más con la familia de su esposa, que con su propia familia. Jeb es el estadounidense más hispano que conozco”, le dijo a EL TIEMPO una fuente cercana al precandidato.

En 1994 fue candidato a gobernador de la Florida, pero perdió por 64.000 votos. En 1998 volvió a presentarse y fue elegido por cuatro años y reelecto por otros cuatro más, con el 66 por ciento del voto hispano. Su principal bandera fue la educación y en términos generales, es recordado por los floridanos como un buen gobernador.

A pesar de querer conservar un bajo perfil, Jeb y su familia no han estado exentos de varios escándalos. Dos de sus tres hijos han sido arrestados por cargos menores, y Columba tuvo que pagar una multa después que en un aeropuerto no declarara el valor exacto de las compras que había hecho en Europa.

De igual forma, hace poco Jeb tuvo que dar explicaciones por haber puesto en la inscripción como votante del condado Miami Dade, que era hispano, en lugar de anglo. Según sus palabras, fue un error involuntario de su parte.

Y el último traspié, fue el haber dicho en una entrevista que haría lo mismo que su hermano George W. Bush con relación a la guerra de Irak, para después salir a sostener que fue mal interpretado.

Lo cierto es que para muchos republicanos y aún muchos hispanos demócratas de la Florida, Jeb Bush personifica una de las mejores opciones para las próximas elecciones. Según analistas políticos independientes, el llamado ‘Estado del sol’ y sus 29 votos electorales probablemente sean para Bush si este llega a ser el candidato de su partido, porque sería el único republicano capaz de conquistar el fundamental voto hispano.

De igual manera, ha sido el único de los precandidatos republicanos que estaría a favor de una reforma migratoria. Su esposa y la familia de ella son inmigrantes, un ejemplo muy cercano para no tenerlo en cuenta.

Sin embargo, tendrá el reto de lidiar con su apellido y con una muy impopular presidencia de su hermano George W., aunque muchos reconocen que, por su preparación e inteligencia, Jeb ha debido ser presidente primero.

Por lo pronto, él ha esperado su tiempo y mañana, en el Miami Dade College, va a lanzar su precandidatura, con mensaje muy claro a favor de la educación. Solamente el tiempo dirá si los Bush se convertirán en la primera familia estadounidense con tres presidentes en 30 años.

Nueve aspirantes a la candidatura

Entre los republicanos hay nueve aspirantes a llevarse la nominación en las primarias de la colectividad. Ocho hombres y solo una mujer: Carly Fiorina, expresidenta de la multinacional Hewlett Packard. Por el lado de los demócratas están la ex secretaria de Estado Hillary Clinton; el gobernador de Maryland, Martin O’Malley; el senador por Vermont Bernie Sanders; el gobernador de Rhode Island, Lincoln Chafee; el activista Jeff Boss, el exentrenador de fútbol americano colegial Robby Wells y el empresario Willie Wilson.

ANA MARÍA JARAMILLO
Corresponsal de EL TIEMPO
MIAMI

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.