Entre lujos y santería vivía señalado asesino de periodista embarazada

Entre lujos y santería vivía señalado asesino de periodista embarazada

Dijín dice que Yonny Bolívar recurría a pitonisa para evitar que lo ubicaran. Vivía en Barranquilla.

notitle
12 de junio 2015 , 02:15 a.m.

Yonny Eduardo Bolívar, de nacionalidad venezolana y llamado ‘el capitán Bolívar', fue capturado en Barranquilla. Sobre él pesaba una notificación roja de la Interpol por el delito de homicidio.

Las autoridades de Venezuela lo señalan de ser el responsable de la muerte de Adriana Urquiola Pérez, periodista de Venevisión –era interprete de señas del noticiero del mediodía de ese canal de televisión–. En el mismo hecho un ama de casa resultó herida en su brazo derecho.

Urquiola, de 28 años, tenía ocho meses de embarazo el día que fue asesinada por una bala perdida.

La periodista Adriana Urquiola Pérez murió víctima de una bala perdida. La Interpol capturó en la Costa al responsable.

‘El capitán Bolívar’, de 38 años, era buscado por cielo y tierra para que respondiera por el homicidio de la periodista, que ocurrió el 23 de marzo del año pasado.

Desde entonces nadie volvió a saber de su paradero. Según la Interpol este hombre vivía en una lujosa casa de la capital del Atlántico y allí fungía como un próspero empresario que se dedicaba al transporte público. Se movilizaba en vehículos de alta gama. En el sector sus vecinos le decían ‘el patrón’.

Al momento de su captura los policías le hallaron varios documentos de identidad en los que figuraba con diferentes nombres. Esta sería una de sus estrategias para evadir a las autoridades que ya le seguían los pasos.

Las pesquisas determinaron que había huido hacia La Guajira, atravesando la frontera por Paraguachón, mientras portaba una de sus falsas identidades.

Una de las curiosidades que descubrieron los agentes de la interpol era que Bolívar recurría a una pitonisa y a la santería para que a través de conjuros ‘evitara que las autoridades dieran con su paradero’. En su casa tenía un extraño altar en donde se velaban santos.

El apodo de ‘capitán Bolívar’ era porque portaba documentos en los que figuraba como miembro de la Fuerza Aérea de Venezuela.

El detenido es también investigado por el secuestro de un comerciante, razón por la que el 15 de marzo de 2004 fue condenado a 22 años de cárcel. Sin embargo, el 29 de abril de 2005 una juez venezolana le concedió su libertad y la devolución de sus bienes, entre estos una lancha y dos vehículos, que habían sido confiscados por las autoridades. La decisión de esta juez hace parte de la misma indagación.

De ‘pistoloco’

Ese día, siendo las 8:10 de la noche, revela el expediente, este hombre quien conducía una camioneta negra se detuvo frente a una barricada que tenía ubicada un grupo de manifestantes en el sector conocido como los Teques (Estado Miranda).

Bolívar, irritado porque le impedían el paso se bajó con pistola en mano y tras amenazar a los de la protesta empezó a disparar indiscriminadamente. Uno de los proyectiles alcanzó a la joven madre, que fue traslada al Hospital Victorino Santaella (Miranda) pero llegó sin signos vitales.

Testigos aseguraron que las dos mujeres hacía pocos minutos se habían bajado de un bus de servicio público y cuando cruzaban la calle fueron impactadas por la bala perdida.

A los pocos días de ocurridos los hechos Bolívar declaró públicamente que había asesinado a la periodista. No obstante, calificó lo ocurrido como un grave error. Dijo que se había bajado de la camioneta para defenderse de los manifestantes, “la mayoría encapuchados”, que tenían rodeado su vehículo. Que, aseguró ‘el capitán Bolívar’, habían empezado a lanzarle piedras.

Declaró que uno de los disparos que hizo al aire pegó en un poste, rebotó y fue el que hirió a Urquiola Pérez. Además, dijo que no le disparó a la multitud que los tiros los hizo al aire.

Adriana Urquiola, trabajaba como interprete de señas del noticiero del mediodía de Venevisión

Lo que aún no se explican las autoridades es que este hombre portaba una pistola con salvoconducto.

“Si pudiera devolver el tiempo no volvería hacer lo que hice. Me siento mal por la muerte de Adriana Urquiola”, le contó a un medio de su país.

Su declaración de arrepentimiento no se sujetó con la realidad porque Bolívar no afrontó a la justicia, escapó a Colombia, donde este jueves fue capturado.

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.