El túnel de Oriente acortará distancias y respetará el ambiente

El túnel de Oriente acortará distancias y respetará el ambiente

La conexión vial entre el valle de Aburrá y el Oriente antioqueño está cinco por ciento avanzada.

notitle
11 de junio 2015 , 07:12 p.m.

Llegar al aeropuerto José María Córdova (Rionegro), desde Medellín, tardaría 18 minutos. O al menos sería una realidad en el 2018, cuando esté listo el túnel de Oriente, la ambiciosa megaobra de 8,2 kilómetros que hace parte de la conexión vial entre el valle de Aburrá y el Oriente antioqueño y que, tras casi tres años de estar detenida por no contar con las licencias ambientales necesarias, comenzó desde enero las primeras excavaciones.

Rafael Nanclares, secretario de Infraestructura del departamento, aseguró que el Túnel va por buen camino, al utilizar lo último en tecnología y maquinaria y teniendo en cuenta el suelo en el que se trabaja.

“Este túnel es en el que estamos realizando las mejores prácticas que hay en el mundo (…) tenemos un reto muy grande en la ingeniería porque en el departamento, en 10 años, pasaremos de 3 a 80 túneles viales”, explicó Nanclares.

Esta cifra no debe ser alarmante, según el dirigente, pues en el departamento ya se han hecho túneles y saben cómo construirlos. “Tenemos que quitarle el miedo a los túneles. Son necesarios para la conexión vial y mucho más por las condiciones geográficas en las que vivimos. Estamos ‘aplanando’ a Antioquia”.

Y no le falta razón. El ya construido túnel de Occidente, el futuro túnel del Toyo (que será el más largo de Colombia con 9,7 kilómetros) y este nuevo de Oriente, son un claro ejemplo de que Antioquia estará lista para los retos viales que tiene por delante.

Esta obra permitirá un ahorro en distancia, tiempo y dinero. Pues se pasará de 45 a 18 minutos en un viaje de Medellín a Rionegro, lo que equivale al 60 por ciento de disminución.

Asimismo, cada recorrido representará para el usuario, un ahorro de 20.000 pesos, comparado con las rutas actuales.

“No es solo ahorro en combustible, también en el rendimiento del vehículo ya que se pasa de una carretera curveada a una recta”, explicó Nanclares.

La principal característica que tiene el túnel está en su ingreso oriental.

Aparte del vial con calzada bidireccional (Santa Elena I), contará con un túnel paralelo a ese (Santa Elena II) que será apto para evacuación y cuando el tráfico así lo exija, se habilitará para operación vial.

La obra, que está aproximadamente en un cinco por ciento de avance, comenzó excavaciones a comienzos de este año y con 16 metros diarios perforados va acorde al cronograma, según dijo Germán Rueda, gerente de la Concesión.

Tenemos que entregar en 50 meses. Ya la parte más dura está hecha, gracias a los sondeos realizados sabemos que hay algunas fallas geológicas y que la piedra está fracturada, pero no es nada que no se haya anticipado. Esperamos que lo que siga sea más sencillo”, explicó el gerente.

Cabe recordar, que esta obra estuvo paralizada por orden de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) por casi tres años por no contar con algunas de las licencias requeridas. Sin embargo, ahora no solamente atendió los requerimientos exigidos, sino que también quiso fijar nuevos parámetros en materia ambiental y social.

Es por eso, que la obra también contará con 1.400 metros de viaductos con el objetivo ambiental de no afectar las laderas y zonas hídricas de la montaña. Además se han protegido más de 1.200 especies amenazadas en el sector.

“Esta obra tiene que convertirse en un ejemplo de cómo sí se deben construir túneles en Colombia”, dijo el gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo Valderrama, que hizo un recorrido por la construcción.


Viajes más rápidos

El proyecto parte en el intercambio de Baltimore, subiendo por la vía Las Palmas (K4+900). De allí, se hará el ingreso al túnel del Seminario, de 786 metros de longitud.

Una vez se salga de ese túnel, se integrará a una vía a cielo abierto de 4,6 kilómetros, en la que se ubicará una caseta de peaje. Una vez cruzada esa vía, se llegará al túnel de Santa Elena, la obra con mayor magnitud.

Será un tramo relativamente recto que permitirá desarrollar una velocidad de hasta 60 km/h en la primera etapa de operación.

Paralelo a este habrá otro túnel (Santa Elena II) que, principalmente, será de evacuación.

Pero dado el caso de que aumente el tráfico, se adaptaría como túnel vial.

Después de cruzar los 8,2 kilómetros de longitud, se saldrá al valle de Sajonia, sitio en el que confluyen los tráficos provenientes de Medellín, Guarne, Rionegro, en el Oriente antioqueño; el aeropuerto José María Córdova y Santa Elena.

Así, tres de las cuatro vías previas para ingresar al Oriente (Santa Elena, Las Palmas y Envigado, Loma del Escobero), que están constituidas en altas pendientes y curvaturas que dificultan el paso, tendrán una nueva ruta que permitirá un tráfico más fluido.

Dicho tráfico impulsa un crecimiento económico y un desarrollo en infraestructura vial, respetando el medioambiente.

David Alejandro Mercado
Redactor de EL TIEMPO
Medellín

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.