Meluk le cuenta... (Comerse el cuento)

Meluk le cuenta... (Comerse el cuento)

Negar que Colombia ahora está para pelear por ganar el título es una tontería.

notitle
10 de junio 2015 , 10:11 p.m.

Esa ‘wikipedia ambulante de fútbol’ que es Orlando Ascencio, mi compañero y subeditor, escribió este miércoles que a la Selección Colombia no hay que presionarla en esta Copa América que este jueves empieza. Faryd Mondragón, uno de los que hizo parte del equipo del ‘Mundialazo’ de Brasil, coincide y en esta misma página afirma que “A la Selección no hay que meterle más presión”.

¿Argentina jugará sin presión? ¿Brasil juagará sin presión? ¿Chile y Uruguay lo harán? ¡Bah! Los grandes, los candidatos, los favoritos siempre juegan bajo presión, a sabiendas de que están llamados a ganar.

Pero aquí, vieja y mala costumbre construida en amiguismos y enemistades, decir que estamos para todo, es un pecado. ¡Faltaba más! ¡Da un miedo decirlo! ¿Saben por qué? Porque antes, los amigos de los entrenadores bajaban el perfil y las metas para justificar posibles derrotas, para abrirle el paraguas al técnico de turno y congraciarse. Alcahuetes.

Como también había enemigos que esperaban las derrotas para clavar sus colmillos en el pescuezo del equipo y chupar la sangre del cuerpo técnico... Hoy, aún, queda algo de esa mala práctica y hay buitres que exigen el título a la espera de que la Selección se desplome para caer sobre el cadáver y darse un banquete. Que cosa jarta esa. Esa sí es presión indebida.

Pero, la realidad invita a creerse el cuento a, como en la cancioncita, “saber que se puede, querer que se pueda, quitarse los miedos sacarlos afuera y pintarse la cara color esperanza”. ¿Sino es ahora, entonces, cuando?

Colombia solo ha levantado la Copa una vez (2001, de local), fue subcampeón en otra (1975) y reclamó el tercer puesto tres veces (1987, 93 y 95). Un palmarés muy corto. Pero negar que ahora está para pelear es una tontería. Claro: algún día el equipo perderá y ese día, seguro, llegarán a comer del cadáver los vampiros.

Como lo escribí en nuestra revista especial ‘A la Conquista de América’, no será fácil, pero hay razones que invitan al optimismo: el ‘Mundialazo’ que se hizo en Brasil con el quinto puesto y el goleador; cuando el equipo es el cuarto del escalafón de la Fifa y recibe los más altos elogios de los expertos más reconocidos de la crítica en el planeta.

El grueso de jugadores de la Selección está en Europa, el equipo y su fútbol adquirió respeto y estatus mundial, el entrenador ha sido declarado por segundo año consecutivo como el mejor del continente, el escogido como el mejor futbolista de América fue Teo, la revelación sensación de la Liga de España, la más poderosa del planeta, es James; Falcao –a pesar de todo– sigue en la realeza del fútbol y Ospina, Cuadrado y Bacca ya son invitados a las cenas de gala de sacoleva…

¿El equipo es perfecto? ¡Pues claro que no! Y puede que pierda, pero, insisto, ¿sino es ahora, entonces cuándo? No es pecado decirlo. No es presión. Es realidad.

Meluk le cuenta…

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.