El colegio donde la crisis obligó a dar clases en tráileres

El colegio donde la crisis obligó a dar clases en tráileres

En la institución de Barrancabermeja hay 10 salones colapsados por el mal estado de la estructura.

notitle
10 de junio 2015 , 07:42 p.m.

Una curiosa situación se registra en el Colegio Agropecuario La Fortuna, en zona rural de Barrancabermeja, donde 257 estudiantes de primaria y bachillerato reciben clases en tres tráileres que fueron adoptados como salones porque la planta física de la institución está muy deteriorada y amenaza ruina.

La idea de adaptar los contenedores, que usualmente se utilizan para transportar mercancías pesadas, fue planteada por la secretaria de Educación del puerto petrolero, Angélica Suárez Serrano, quien ofreció esa alternativa a los docentes y estudiantes que por varios meses adecuaron pasillos y la cafetería de la institución para cumplir con las jornadas académicas.

“De manera conjunta con el rector y la coordinadora del colegio exploramos varias alternativas y al final la más viable y expedita fue el alquiler de unas aulas que cuentan con aire acondicionado y el espacio suficiente para ubicar allí a los estudiantes de manera provisional”, comentó la funcionaria.

Sin embargo, el presidente del Sindicato de Educadores de Santander (SES), Armando Luna Benavides, calificó la decisión como lamentable “y más tratándose de un colegio agropecuario, pues son muy importantes en el país. Aunque lo que buscan los directivos del colegio es prestar un servicio, lo óptimo es que la Alcaldía construya un plantel adecuado para las prácticas de los estudiantes”.

El mal estado de la estructura tiene colapsados a diez salones y al laboratorio agropecuario que representa un riesgo para la integridad de los niños. Hay grietas profundas, columnas debilitadas y la vetusta edificación no ofrece las garantías necesarias y por esa razón fue sellada.
Los estudiantes reciben clases en los contenedores desde hace un mes, después de que cada ‘aula’ fue adaptada y equipada con tableros inteligentes. La institución alberga un total de 585 alumnos que residen en viviendas aledañas al corregimiento La Fortuna, a 45 minutos de Barrancabermeja.

Cada remolque tiene 12 metros de largo y 3 metros de ancho, cuenta con dos puertas de acceso y dos aires acondicionados. Los salones están organizados en tres filas ocupadas por 30 pupitres y, aunque el rector del colegio, Herman Tapia, reconoce que no son las instalaciones más adecuadas para los estudiantes, insistió que están en un espacio mejor al que tenían antes. “Al menos ahí no hace calor y no están en riesgo”, concluyó el docente.

Espacio limitado

Aunque los profesores de varias materias como pecuario, agrícola y español prefieren dictar la clase sin moverse del tablero, porque el espacio entre las filas es muy estrecho, para el licenciado en español, Jaime Afanador, la adecuación de los cubículos fue un cambio positivo.

“Cuando yo empecé a trabajar me tocaba explicar en cualquier lado, así fuera debajo de un árbol. Además había mucha distracción e interrupción y no había calidad”, manifestó Afanador.

Saira Pérez Hernández, personera estudiantil, recibe clase junto a 17 compañeros más y a pesar de que “a mucha gente se le hace extraño que veamos materias en esos salones, porque sé que es raro, nosotros nos sentimos mucho mejor ahí”.

Entretanto, según la Secretaría de Educación, se están gestionando los recursos para la construcción del nuevo colegio que tendría un valor aproximado de 8.000 millones de pesos y contaría con 16 aulas, laboratorios, un polideportivo, restaurante escolar y área administrativa. Las obras iniciarían en octubre de este año.

Además de los daños en la infraestructura el colegio atraviesa un proceso legal desde porque fue invadido un predio, de 100 hectáreas, donde los estudiantes desarrollaban actividades pecuarias y agrícolas.

El 70% del terreno está ocupado por 400 familias que fueron demandadas por la Alcaldía que busca recuperar la propiedad

SILVIA VIVIANA SANTAMARÍA
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.