Piden que Parques del Río Medellín no olvide plan de movilidad

Piden que Parques del Río Medellín no olvide plan de movilidad

Expertos dicen que la megaobra prioriza al peatón y al ciclista, pero no al transporte público.

notitle
10 de junio 2015 , 10:17 a.m.

La propuesta que nació hace 50 años para construir un corredor multimodal a lo largo del río Medellín con trenes que recorran los 60 kilómetros del valle de Aburrá, desde Caldas hasta Barbosa, aún está en planos.

Sin embargo, Rodrigo Salazar, el experto en movilidad que planteó ese sistema, aseguró que la actual Alcaldía lo estaría “matando” con la megaobra Parques del Río porque no respeta los 18 metros de fajas, a lado y lado del río, que deben guardarse para ese convoy que movería un millón de pasajeros por día.

Lo que contradice el secretario de Movilidad, Ómar Hoyos, al afirmar que por las vías que van a soterrar cabrá perfectamente el sistema en uno de los carriles. A eso se le suma, agregó, que proponen un tren liviano tipo tranvía que cruzará ese corredor de sur a norte.

No obstante eso para Salazar no es suficiente y nada tiene que ver con su propuesta. Explicó que esa zona tendrá una demanda tan alta en el futuro que necesita seis carriles, no uno, y que un tranvía no resistiría porque habrá tramos de 100.000 pasajeros por hora.

“Se necesitan trenes pesados y es descabellado decir que van a meter el ferrocarril por las vías soterradas, vi los diseños y ni siquiera dejaron espacio para estaciones”, sostuvo el experto.

Salazar, que además fue exasesor del plan maestro de Movilidad del Área Metropolitana, detalló que el multimodal incluye un corredor ferroviario con tres niveles de servicios de trenes: el urbano, el semiexpreso y el expreso.

Ese modo de transporte lo tienen grandes ciudades como París, Londres, Tokio, Madrid y Nueva York. La finalidad es cubrir distancias superiores a 50 kilómetros sin muchas paradas. De no hacerse, según Salazar, la movilidad sería inviable.

La razón radica en que el área metropolitana hoy tiene casi 4.000.000 de habitantes, en el 2050 llegaría a los 6.000.000 y la zona del río será el eje central, por donde se transportarían muchas personas.

Salazar explicó que el valle de Aburrá es una metrópolis atípica, estrecha y larga que en el futuro se densificará en las zonas planas. Lo que hará más necesario ese sistema.

Precisamente en el corredor del río no hay ningún modo de transporte masivo que cubra barrios como Conquistadores. Por lo que el experto se pregunta cómo van a llegar las personas a Parques del Río. “No será en bicicleta o a pie, como la alcaldía pretende”, afirmó.

Por ello, advirtió que hay tiempo de repensar el proyecto para corregirlo porque, según él, en el capítulo de movilidad se rajó, pues solo dejó seis metros de fajas, 12 metros menos de lo que se necesita para las seis carrileras que requiere el convoy.

El secretario de Movilidad aseguró que se dejaron fajas de 37 metros de ancho que se podrían usar en el futuro para ese tipo de transporte.

También resaltó que el corredor multimodal, además, propone conectar la zona del río con el Oriente de Antioquia y el Occidente del país, a la vez, dijo que ese proyecto favorece a la ciudad porque mejora la calidad de vida de los usuarios y la infraestructura vial.

Entre tanto, Salazar explicó que Parques del Río, que irá desde Ancón Sur, en Caldas, hasta los talleres del metro, en el municipio de Bello, no puede pensar solo en Medellín sino en los otros nueve municipios.

Por ejemplo, afirmó, no tiene sentido que un pasajero que viaje de Bello a Envigado use transporte urbano porque es una distancia larga que tendrá muchas paradas. El expreso o semiexpreso le ahorrará tiempo y disminuirá la carga del metro, que hoy no da abasto.

En eso coincidió el experto en movilidad de la Universidad Nacional, Víctor Valencia, quien detalló que ese corredor no solo es para viajes del área metropolitana sino para el resto del país.

A lo que se le suma que hay trayectos de largo itinerario y de velocidades altas que atraviesan la ciudad por esa zona, una vía adecuada para vehículos pesados. Por eso Salazar, además, propone una red ferroviaria de alta velocidad que puede reemplazar hasta 10 tractomulas.

Valencia dijo que si el megaproyecto desconoce el trazado del tren sería un error gravísimo. Por ello recomienda que haya un esfuerzo para incorporarlo en Parques del Río “esa megaobra tiene énfasis en el espacio público pero olvidó algo que es quizá más importante, la movilidad”, concluyó.

Expertos de la Universidad Nacional exigen detalles en diseños de la megaobra

Tras dos meses de iniciar las obras de Parques del Río, el proyecto más ambicioso de Medellín no solo por su multimillonaria inversión sino también por la renovación urbana, expertos critican que aún no se conozcan los detalles de ingeniería.

Eso, según Luis Fernando González, arquitecto y director de la Escuela de Hábitat de la Universidad Nacional, podría generar millonarios sobrecostos para la ciudad. “La experiencia ha demostrado que si no hay control ni precisión, los costos se disparan”, agregó.

El arquitecto dijo que sabe que construirán los parques a lado y lado del río con vías soterradas y que el primer tramo se contrató por 161.300 millones de pesos, pero que no conoce los diseños específicos, número de obras ni precios unitarios.

Así quedaría el proyecto de renovación urbana. Expertos critican que los planos y datos que hay son muy generales.

 

Asimismo, explicó que el país ha tenido muchos descuadres en construcción de megaobras que se contratan sin suficientes soportes técnicos.

Precisamente, agregó, por ese tipo de sobrecostos, la Cámara Colombiana de la Construcción cambió el sistema de contratación de las Autopistas de la Prosperidad. “Se paga por obra ejecutada, a partir de un diseño muy específico, no por un proyecto general”, añadió.

Además, aseguró que el calendario de la administración para diseñar Parques del Río se sobrepuso sobre el calendario técnico necesario. “Solo hubo dos meses y medio para hacer los diseños constructivos”.

En ese plazo se entregó el proceso arquitectónico a Latitud Taller de Arquitectura y Ciudad (empresa que se ganó el diseño) y se adjudicó el contrato de construcción a la firma Guinovart, filial de la polémica OHL. “Ese tiempo es muy poco para la precisión que se requiere”, resaltó.

Entre tanto, Jaime Alberto Vásquez, ingeniero civil y habitante de la zona donde se construye el primer tramo, también dijo que no conoce los detalles del proyecto porque no hubo socialización con la ciudadanía.

La información que él tiene la ha reunido por lo que se publica en los medios de comunicación y en la página de internet de Parques del Río.

El ingeniero advirtió que hay muchas dudas sobre las obras y las vías que van a soterrar, que están muy cercanas al río y, que eso, puede cortar el flujo del agua. Lo que provocaría un deterioro no solo en la estructura vial sino también en los edificios cercanos.

Por ello, reclamó los estudios técnicos que deberá tener el megaplan para evitar o mitigar eso y exigió una socialización del proyecto.

Por su parte, el director técnico de Parques del Río, Carlos Macías, aseguró que tienen todos los estudios técnicos y detalles del proyecto. Mostró seis cajas llenas de documentos que según él tiene todos los soportes, estudios y diseños.

Macías indicó que esos mismos documentos y casi 300 planos reposan en un cuarto de datos para que todas las personas que quieran tengan acceso al proyecto.

“El grupo de arquitectos de Latitud y los ingenieros de Desarrollo Integral Medellín, que suman unas 200 personas y funcionarios del Departamento Administrativo de Planeación, trabajaron fuertemente en los parques”, añadió.

También afirmó que el tramo que se construye a un plazo de 11 meses –entre La Macarena y la 33– tiene diseños completos y, que de no ser así, el contratista no estuviese trabajando.

El director puso sobre la mesa los planos de esa fase y explicó que las vías soterradas, que medirán 392 metros de largo, tendrán siete carriles, casi que duplica la vía actual, que tiene capacidad para 112.000 vehículos por día.

En la mitad del camino soterrado habrá un edificio que funcionará como salida de emergencia. El diseño muestra ascensores para que los vehículos evacúen en caso de un incendio o inundación.

Según el cronograma, esa vía, así como los parques que estarán a lado y lado del río funcionarían en 2016.

Todavía no queda claro el total de las obras que tendrá ese primer tramo ni el valor discriminado de cada una, tal como reclama el experto de la Universidad Nacional.

Quedan muchos interrogantes de las vías soterradas

La megaobra de renovación urbana propone soterrar vías a lado y lado del río que medirán 392 metros de largo y tendrá siete carriles.

Sin embargo, los expertos se preguntan cómo se integrarán esos carriles, si continuarán o se reducirán a dos. Si es así crearía un cuello de botella como pasó con el puente de la 4 Sur y con la ampliación de la 80.

Víctor Valencia, experto en movilidad de la Universidad Nacional, dijo que las vías subterráneas son una incógnita.

Todavía no se conoce cómo serán las intercepciones, trazados ni los criterios de diseño. Menos cómo sería la conexión, radios de giro ni los estudios de tránsito que se tuvieron en cuenta.

Al experto le preocupa que los soterrados, que están muy cerca del río, sean afectados por el nivel del afluente. “Los diseños requieren infraestructura de calidad técnica que salvaguarde la vía de posibles filtraciones e inundaciones y, en caso de emergencia, deberá tener una posibilidad de drenaje. No sabemos si eso lo incluye”, agregó.

A Valencia también le preocupan los diseños de movilidad que tiene en cuenta al peatón y al ciclista, pero poco a los vehículos.

“El transporte no solo incluye peatones y bicicletas, debe tener en cuenta todos los modos. Además ese transporte alternativo (peatón y ciclista) lo harán muy bonito pero dónde queda la integración con el resto de las rutas”, cuestionó.

El proyecto propone duplicar los carriles vehiculares, pero todavía quedan muchas dudas sobre la conectividad.

Además al especialista le inquieta que hagan cosas sobre la marcha sin pensarlo adecuadamente. “En Medellín los desvíos se implementan a medida que las cosas no funcionan. Esos no son ajustes, son palos de ciego”, advirtió.

Entre tanto, el secretario de Movilidad Ómar Hoyos, afirmó que los diseños del soterrado muestran que no causará cuellos de botella, garantizan continuidad y conexión.

Agregó que la obra no cortará la movilidad, por el contrario, mejorará la capacidad. El corredor del Río hoy tiene capacidad para 9.000 vehículos por hora, las vías soterradas podrán recibir unos 12.000 carros en ese tiempo.

En cuanto a la movilidad alternativa dijo que hay continuidad y que las personas podrán montar en cicla de sur a norte.

Cuatro preguntas para un proyecto que aún pone a dudar a Medellín

 Daniel Carvalho, Urbanista de Urbam Eafit

La ejecución de la primera fase de Parques del Río ya empezó. La ciudad no colapsó y las críticas han menguado relativamente, sin embargo los ciudadanos siguen mirando con desconfianza la megaobra y los expertos no terminan de ponerse de acuerdo sobre su pertinencia. Todo esto en un año electoral que hace del proyecto un blanco fácil. En medio de este contexto, vale la pena resaltar algunos retos que el proyecto representa para la ciudad, con el fin de mantener un debate de ideas sobre un tema que puede durar un par de décadas.

¿Cómo hacer para que la ciudad crezca alrededor del río?

Más que una obra de espacio público, Parques del Río es un medio para hacer del río un corredor atractivo para la vida urbana. Sin embargo el parque no basta. Hace falta una estrategia potente de renovación urbana que permita aprovechar mejor el suelo a lo largo del afluente y que logre poner el capital privado al servicio de los intereses de la ciudad planeada: densa, diversa socialmente y accesible para todos. Aún no es claro cómo vamos a alcanzar esta meta no cumplida en todos los documentos de planeación territorial que hemos visto pasar.

¿Cómo activar los espacios públicos para garantizar su seguridad y su sostenibilidad?

Un problema común de los espacios públicos de nuestra ciudad es la falta de actividad. Ante la ausencia de apropiación ciudadana los espacios se descuidan y terminan siendo zonas inseguras. Parques del Río requiere pensar desde ya en una nutrida agenda cultural y recreativa que garantice la presencia de los ciudadanos a lo largo del día y de la semana, además de actividades comerciales que contribuyan parcialmente con su sostenibilidad financiera.

¿Cómo se impacta la movilidad de Medellín?

Si bien Parques del Río se promociona también como un proyecto de movilidad, en realidad este aspecto no convence; al menos no en lo que se entiende por movilidad sostenible. La movilidad vehicular se incrementará gracias al aumento del número de carriles proyectado y aún no es claro cómo accederán al nuevo parque los ciudadanos.

Es necesario que el transporte público y los modos no contaminantes sean los medios privilegiados para llegar al parque; sería lamentable que las calles de los barrios aledaños terminen convertidas en parqueaderos. Parques del Río promociona siempre la cantidad de ciclorrutas que contiene; considero que más importantes que estas serán aquellas que nos lleven hasta él.

¿Cómo se hace a la ciudadanía partícipe de un gran proyecto?

Tal vez la mayor deficiencia del megaplan ha estado en su relación con la ciudadanía. Sin un proceso efectivo de concertación y comunicación el proyecto no cala entre los vecinos ni entre los demás contribuyentes. Muchos medellinenses aún no entienden para qué o para quién se hace una inversión tan grande.

Además, desde ya genera temores en sectores de futuras intervenciones, como es el caso del norte de Medellín, donde el Parque del Río supondría la reubicación de miles de habitantes. En ese caso será necesario un enfoque integral y participativo a la hora de planear el proyecto en una zona con un déficit crítico de calidad urbana y una población numerosa.

Finalmente, cabe preguntarse por qué otros proyectos de alto costo como los puentes vehiculares o el Cinturón Verde no han despertado el más mínimo interés en los ciudadanos, los medios de comunicación o los actores políticos. ¿Estamos eligiendo tan solo los debates de moda?

Así será la renovación urbana

Parques del Río será el nuevo ícono de la ciudad, una apuesta urbanística que atraviesa el valle de Aburrá de sur a norte y que convertirá 19,8 kilómetros de vías en espacio público.

En los alrededores del río Medellín, que hoy lucen contaminados, y donde hay fábricas, industrias, talleres y bodegas, habrá toda una renovación urbana.

La megaobra, proyectada a 10 años costará 4,3 billones de pesos y tendrá ocho tramos que dejarán 145 nuevos kilómetros de carril, 328 hectáreas más de espacios públicos, 2.641 nuevos árboles, 32 kilómetros de senderos peatonales y 34 de ciclorrutas. Además, creará un potencial de 22 millones de metros cuadrados para construcciones, en los que habría unas 350.000 viviendas.

En los alrededores del río Medellín, que hoy lucen contaminados, y donde hay fábricas, industrias, talleres y bodegas, habrá toda una renovación urbana que prioriza al peatón y al ciclista.

El director técnico de Parques del Río, Carlos Macías, explicó que a lado y lado del río van a soterrar vías. Eso no representa que se cortará la circulación de vehículos que hoy transitan por la autopista Sur, la vía de acceso y transporte de mercancías. Por el contrario, los 144 kilómetros por carril que existen se duplicarán. “Es un proyecto para reconectar a la ciudad, que históricamente ha estado dividida por el río”, agregó.

Alrededor de los parques hay 17 centros educativos, entre los que están Eafit, las universidades Nacional y de Antioquia, que suman 100.000 estudiantes que podrán movilizarse de sur a norte caminando o en cicla.

Además, los usuarios del metro podrán ver la transformación mientras viajan. Allí hay seis estaciones de este sistema y construirán otras cuatro.

El 8 de abril inició la primera etapa en La Macarena, atraviesa el barrio Conquistadores y termina en la calle 33. En ese tramo, que se calcula estará listo a inicios de 2016, se construyen 322.681 metros cuadrados de espacio público, 392 metros de vías subterráneas, 520 metros en rampas, 1.812 vías a nivel.

Esa etapa costaría 161.300 millones de pesos y estará a cargo del consorcio Guinovart Obras y Servicios Hispania S. A. del grupo OHL, firma que está envuelta en un escándalo por sobrecostos en México.

Ese supuesto fraude de OHL salió a la luz pública por una serie de llamadas entre empleados que se filtraron y que dejaron al descubierto un plan para incrementar las tarifas del Viaducto Bicentenario, una obra para descongestionar el tráfico del D.F.

Según Antonio Vargas, gerente de Parques del Río, el escándalo hasta ahora no tiene ninguna repercusión. “Lo que pasó en México es asunto de la justicia de ese país. El contrato del proyecto de Medellín fue seleccionado en una licitación pública y por ello continúa”, agregó.

DEICY JOHANA PAREJA M.
Redactora de EL TIEMPO
Medellín

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.