Secciones
Síguenos en:
A Maduro no le gustó que avión de la FAC recogiera a Felipe González

A Maduro no le gustó que avión de la FAC recogiera a Felipe González

El embajador colombiano en Caracas se reunió con la canciller venezolana por este hecho.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
09 de junio 2015 , 10:06 p. m.

Caracas. Al gobierno del presidente Nicolás Maduro no le gustó que el exjefe del gobierno español Felipe González abandonara su país en un avión de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC). Por eso convocó al embajador colombiano en Caracas, Ricardo Lozano, para dar explicaciones sobre el hecho, según anunció en su programa 'En contacto con Maduro'. (Lea también: González en Venezuela, dos días para exponer a la 'revolución')

“Yo espero explicaciones claras del Gobierno colombiano sobre esto de prestar el avión presidencial de Colombia a un señor que vino a desconocer las instituciones venezolanas y apoyar a grupos extremistas que han querido derrocarme”, dijo Maduro. (Lea también: Venezuela pide explicación a Colombia por avión para Felipe González)

El mandatario anunció que había dado instrucciones a su canciller, Delcy Rodríguez, para reunirse con el diplomático colombiano.

“En breve sostendré reunión con el embajador de Colombia en Venezuela para que explique apoyo logístico brindado a Felipe González”, rezaba este martes un trino de la cuenta de la Cancillería venezolana.

La Casa de Nariño explicó este martes, a través de un comunicado, que el presidente Juan Manuel Santos autorizó el traslado de González desde el aeropuerto de Maiquetía, de Caracas, en un avión Legacy de la FAC. Luego, el político socialista fue recibido en la Casa de Nariño por Santos y el jefe negociador del proceso de paz con las Farc, Humberto de la Calle, para conversar sobre el proceso y la próxima cumbre Celac-Unión Europea, que comienza este miércoles en Bruselas.

Según fuentes consultadas en Bogotá, son frecuentes los vuelos de la FAC a Venezuela por la logística de los diálogos de paz. Pero es claro que no le gustó a Caracas que uno de esos vuelos fuera usado para el transporte del líder español. Sin embargo, fuentes de la FAC consultadas por EL TIEMPO señalaron que el viaje a Venezuela para recoger a González se tramitó con varias horas de antelación. Según la fuente, las autoridades venezolanas –concretamente el Ministerio de Defensa– fueron informadas desde el primer momento que la nave colombiana iba a traer a Bogotá a González y dieron su autorización para la entrada al territorio venezolano, el aterrizaje y el decolaje. De ahí que haya habido sorpresa por los reclamos de Maduro.

González había llegado el domingo a Venezuela para intentar entrevistarse con los líderes opositores Leopoldo López, Daniel Ceballos y Antonio Ledezma y, además, intentar asesorar a la defensa del primero que tiene programada una audiencia este miércoles en un tribunal. Pero lo único que consiguió fue hablar con el alcalde de Caracas, Ledezma, quien está recluido en su residencia ya que se recupera de una intervención quirúrgica. El Gobierno venezolano no le dio autorización para lo demás. Ya antes la mayoría chavista de la Asamblea Nacional lo había declarado ‘persona non grata’.

Corrió así la misma suerte de los expresidentes colombiano Andrés Pastrana y boliviano Jorge Quiroga, que en días pasados también habían intentado sin éxito obtener permiso de las autoridades venezolanas para una visita humanitaria a los presos políticos.

Más aún, el hecho de que un avión colombiano fuera a recoger a González no era ningún secreto. En declaraciones dadas desde Bruselas varias horas antes del anuncio de llamado a explicaciones, el canciller español, José Manuel García Margallo, dijo que González había abandonado en total normalidad Caracas en un avión facilitado por Santos y que no había ningún tipo de “quiebre” con Madrid.

Ha sido política del gobierno de Maduro ser muy intransigente con todo lo que considere como un apoyo a alguien considerado opositor al gobierno, y en esa clave se puede leer el reclamo a Colombia.

Más allá del detalle del incidente, desde hace algunos días se ha notado una actitud un poco hostil de parte de Maduro hacia Colombia. El jueves se refirió en términos despectivos a la inmigración colombiana hacia su país: estos inmigrantes “se vienen y todo lo que traen es necesidad y pobreza, todos vienen buscando educación, trabajo, salud, y vivienda. Colombia se ha transformado en una exportadora neta de pobreza hacia Venezuela”.

A lo que Santos respondió: “El presidente Maduro dijo que Colombia estaba exportando miseria; yo le diría que eso era en el pasado, que hoy es a la inversa, que nuestro sistema económico está produciendo prosperidad”.

La visita fue corta, pero tuvo resultado

Algunos dirían que la visita del expresidente español a Caracas fue muy rápida, que no luchó lo suficiente para ver a los dirigentes presos y en huelga de hambre Leopoldo López y Daniel Ceballos o tratar de asistir a sus audiencias. Que no se quedó para el portazo en la cara que sí recibieron los expresidentes Andrés Pastrana y Jorge Quiroga, quienes tampoco pudieron ver a los opositores.

Hay que hablar de elementos positivos de la visita, porque el talante respetuoso de González contrastó con la arremetida con que lo recibió el Gobierno y porque puso en manos de las autoridades el objetivo de su visita eludiendo la confrontación que permitiera al Gobierno mantener el discurso de que se trataba de una “visita injerencista”.

“González es un hombre de Estado, que no vino a faltarle el respeto al poder y al serle negado algo tan elemental como la visita a unos presos o ser parte del público en un juicio sí puso en la vitrina la manera como se va llevando a Venezuela a ser una sociedad cada vez más cerrada, con una democracia cada vez más limitada”, dice la analista Argelia Ríos.

Puertas adentro la visita de González logró la reunión de la oposición y su liderazgo, señalado por perjudicar la agenda común con intereses personales. El encuentro con González sirvió para reforzar la estrategia unitaria que coincide con el petitorio de Leopoldo López: exigir elecciones parlamentarias con observación internacional, el fin de la persecución y la liberación de los presos políticos.

Como pasajeros, que también fueron cuatro, viajaron los españoles Felipe González Márquez, María del Mar García Vaquero Vela, Fernando Borrero Pachón, Ricardo Miguez Maroño.

Así es el Legacy 600

El avión Legacy 600, matriculado con el 1215 de la FAC, es un avión relativamente nuevo en la flota nacional. Fue adquirido por 22 millones de dólares en el 2012 y tiene capacidad para transportar 19 pasajeros.

Es utilizado para el traslado de altos mandos y su base es el Comando Aéreo de Transporte Militar (Catam) en Bogotá. La nave hace parte del Grupo Especial de Vuelo número 82. Tiene una cómoda silletería que puede ser acondicionada como una sala de juntas o reuniones.

VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.