'Para evitar terrorismo tocaría poner un soldado cada cinco metros'

'Para evitar terrorismo tocaría poner un soldado cada cinco metros'

El general Pinilla señala que los ataques en Putumayo son "para presionar cese bilateral".

notitle
09 de junio 2015 , 08:44 p.m.

En el Putumayo no acaban de recuperarse de una crisis ambiental, cuando ya enfrentan otra por los mismos motivos: el derrame de crudo transportado por camiones en las vías del departamento. (Lea también: Devastadores efectos de acción de las Farc en ecosistema de Putumayo)

El último atentado pasó en la madrugada del lunes, cuando cinco guerrilleros del frente 48 de las Farc, vestidos de civil y que se movilizaban en motos, llegaron al sector de la vereda La Cabaña, en Puerto Asís, sobre la vía Puerto Vega-Teteyé, donde interceptaron una caravana de 25 tractomulas que transportaban crudo y obligaron a 23 de ellas, todas provenientes de uno de los campos de la compañía Vetra, operadora del consorcio Colombia Energy, a derramar su contenido sobre la vía.

Por los hechos, el crudo ha recorrido entre dos y tres kilómetros, afectando varios cuerpos de agua donde hay producción de peces, como indicó Jesús David Ureña, secretario de Gobierno del Putumayo, tras un sobrevuelo por la zona afectada.

Según Ureña, son 3.120 los barriles derramados, que equivalen a 131.000 galones. Agregó que durante los meses anteriores en Putumayo hubo calma por el cese al fuego, “pero mientras esto ocurrió, al parecer, se fortaleció este grupo que delinque en el departamento”, señaló, haciendo referencia al frente 48 de las Farc. (Lea también: Pasarán años antes de que los ecosistemas afectados se recuperen)

El ataque no es el primero de este tipo, por ejemplo, en julio del año pasado ocurrieron acciones similares. La primera dejó por más de 20 días sin agua a las veredas Maravélez y Guadualito, entre los municipios de Puerto Asís y el Valle del Guamuez; en la segunda, cuatro tractomulas cargadas de petróleo fueron intervenidas por las Farc y obligaron a los conductores a derramar el crudo que transportaban por el tramo que une a Puerto Asís con Orito.

En Putumayo hay siete batallones que conforman la Brigada 27 de selva, adscrita a la sexta división del Ejército, dos de estos son especialistas en el sector energético y vial, y son, precisamente, los encargados de velar por la infraestructura económica del departamento con más de 5.000 hombres.

El comandante de la división, el general Gabriel Pinilla, indicó que este no es un hecho aislado y que tras el rompimiento del cese unilateral de la guerrilla, los ataques a la infraestructura se han recrudecido, pero la mayoría de estos atentados han sido neutralizados por el Ejército. "Es una manera de la guerrilla para presionar un cese bilateral", dijo.

La gran dificultad del Ejército en la zona es la inmensa cantidad de infraestructura a proteger. Son 400 kilómetros de vía por las cuales circulan a diario 150 tractomulas cargadas de crudo; además, por el Putumayo, pasan el Trasandino (OTA), el San Miguel-Orito (OSO), el Mansoyá-Orito (OMO) y el Churuyaco-Orito (OCHO), oleoductos que tienen extensiones que sumadas alcanzan más de 300 kilómetros, y a su cargo también están las torres de energía y 150 pozos activos.

Ante la preocupante situación, el general Pinilla explicó: “Es imposible que físicamente el Ejército con sus efectivos atienda esta cantidad de kilómetros y vías. Hacemos acompañamientos con nuestras unidades motorizadas y blindadas para la seguridad en puntos críticos, hemos sido muy flexibles para anticiparnos a estas acciones terroristas”.

Pinilla es reiterativo en que les es difícil anticiparse a todas las acciones que realizan las Farc. “Es imposible que así se tengan todos los efectivos del Ejército pretender que no se vaya a realizar una acción terrorista, nos tocaría poner un soldado cada cinco metros. Una carga explosiva la puede activar una sola persona, ayer fueron cinco los guerrilleros que obligaron a derramar el crudo, hay momentos en que quedan las tractomulas expuestas ante los bandidos", explicó.

Por su parte, Ureña coincide en que por la inmensa cantidad de infraestructura a proteger se dificulta la protección de todos los tramos. “Si bien es cierto que el Ejército brinda la seguridad a los camiones que sacan el crudo, no es menos cierto que garantizar la seguridad en el departamento y los oleoductos es bastante complicado, es claro que estas acciones obedecen a actores al margen de la ley que cuentan con el factor sorpresa y causan estas situaciones tan graves”.

Por último, y ante el recrudecimiento de los ataques a los oleoductos y derramamiento de crudo, Ureña hizo un llamado para que el Gobierno ponga los ojos en el Putumayo con inversiones que permitan sobrellevar estas situaciones, donde los únicos afectados son las comunidades, indígenas y niños del sector donde ocurrió la acción.

REDACCIÓN NACIÓN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.