Los nombres de la verdad

Los nombres de la verdad

Si la comisión de la verdad no logra construir una memoria para una mayoría, habrá fracasado.

notitle
09 de junio 2015 , 06:55 p.m.

El acuerdo de creación de la comisión para el esclarecimiento de la verdad, la convivencia y la no repetición da margen de maniobra a sus miembros para decidir hasta dónde llegar. ¿Cuánta verdad? Y ¿requiere nombres la verdad?

Necesitamos suficiente verdad para construir un país en paz con base en una narrativa más o menos consensuada, pero no tanta verdad que alimente la sed de venganza. La asignación de responsabilidades a figuras políticas no ayudará en nada a la construcción de paz.

La disputa entre León Valencia y Miguel Gómez da cuenta de la relevancia de los nombres. Varios informes de comisiones de la verdad, como el de El Salvador, han señalado a responsables con nombres y apellidos, la mayoría de las partes armadas. Pocas comisiones, como la de Liberia, se han atrevido a nombrar a miembros de la clase política. No constituye esta una buena receta para Colombia.

La comisión de la verdad para Colombia, a diferencia de muchas otras creadas en el continente, tiene como mandato no solo “contribuir al esclarecimiento de lo ocurrido”, sino también a “promover la convivencia en los territorios”. ¿Se puede promover un ambiente de diálogo, confianza ciudadana en el otro, justicia social, tolerancia y cooperación, tal como lo plantea el comunicado conjunto Gobierno-Farc, en medio del reparto de responsabilidades individuales para los dirigentes políticos?

Unos quieren atribuir responsabilidades a Álvaro Uribe y a las familias Gómez y Valencia, por ejemplo; otros, a los Cepeda y a Piedad Córdoba. Ese parece el camino más expedito para la continuación de la violencia.

Santayana decía que “quienes no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo”. Desde las transiciones en el Cono Sur, la memoria histórica se convirtió en una búsqueda de las sociedades posconflicto que pocos cuestionan. En un texto titulado ‘Contra la memoria’, David Rieff sí lo hizo. “La memoria histórica colectiva nos habría conducido con demasiada frecuencia a la guerra más que a la paz, al rencor más que a la reconciliación y a la venganza más que al perdón”.

Entre toda la verdad y nada de verdad y entre Santayana y Rieff, existe un punto en el cual los comisionados pondrán la estaca de su informe. Un informe de la verdad también representa no una manipulación política, pero sí un compromiso político. La verdad también será pactada no por las fuerzas violentas, pero sí por y entre comisionados, y los márgenes de este pacto de notables estarán dictados por la base documental y testimonial recogida. No se contará todo, pero sí mucho. ¿Necesitamos nombres?

No banalicemos la verdad, tampoco la sacralicemos. No existe una verdad, sino muchas verdades. Los testimonios abundarán para muchos casos y faltarán para otros, unos intentarán imponer una narrativa y otros otra y algunos hasta mentirán, trozos de historia quedarán por fuera por elección y algunos otros por falta de información.

De miles de voces de víctimas y de victimarios, así como de muchos de nosotros, simples testigos de la violencia, surgirá una historia oficial que nos convocará a la mayoría. Siempre habrá un grupo de víctimas que reclamará más verdad; siempre habrá un grupo de partidarios del antiguo régimen que continuarán justificando la violencia de un lado o del otro.

Los disensos forman parte de la vida democrática, pero si la comisión no logra construir una memoria para una mayoría, habrá fracasado. No podrá hacerlo si su informe se asemeja a un saldo de cuentas políticas.

Laura Gil

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.