Meluk le cuenta... (El viejo y los nueve... citos)

Meluk le cuenta... (El viejo y los nueve... citos)

Cali apostó a lo largo del campeonato por darle salida a sus pelados de la cantera, y lo ganó.

notitle
07 de junio 2015 , 09:30 p.m.

Por fin el Cali se quitó el ‘sambenito’ de esa novena estrella. Ayer lo hizo y con honores. Ya pegó en su escudo de gloria el título. Pasaron nueve años y medio para dar de nuevo la vuelta olímpica. Y a su técnico, Fernando ‘Pecoso’ Castro le pasaron 19 años para volver a ser campeón. Es su segunda coronación en una dilatada carrera de más de 30 años de entrenador.

Merecido por él, por su obsesión pasional por el fútbol y su trabajo. Un tipo particular, único en nuestro ecosistema del balón: peleón, gritón, con salidas de tono, con frases geniales, con acciones tan singulares como esa de tirar una camilla al campo; con una lengua sin freno a pesar de que trata de mordérsela...

Pero ante todo, un tipo honesto con él mismo, con sus principios, con su forma de ver y sentir el juego y la vida. Eso es lo determinante. Este domingo, ya campeón, dijo otra máxima: “Y todavía hay gente que dice que no se debe trabajar en doble jornada diaria. En un país en el que el 30 por ciento de la gente se muere de hambre, cómo no vamos a estar felices de tener trabajo y de ir a trabajar dos veces al día”. Genio y figura... ‘Pecoso’ tiene un tomo propio y entero en la biblioteca de la historia de nuestro balompié.

Cali apostó a lo largo del campeonato por darle salida a sus pelados de la cantera, y lo ganó. Quizás no era la meta esperada tan rápida, como lo confesó el propio técnico este domingo en sus primeras reacciones. “Con los directivos dijimos hace sesí meses que íbamos con los de la cantera y si necesitábamos reforzar el equipo para el segundo semestre, pues...”.

Y con un equipo con un promedio de edad de 22,3 años (muy, muy joven), pero con toda la experiencia del Pecoso, este domingo atacó al DIM en el primer tiempo y alargó la ventaja de 1-0 que traía de su triunfo en Palmaseca y se puso arriba 0-1 con un gol de Roa, uno de los ‘pelados’. Fue un equipo que jugó sin esconderse, sin arrugarse, metiendo pierna, de guapo; liderado por el veteranísimo Andrés Pérez, el capitán y la gran figura del partido. Con el 0-1, Medellín entonces se fue con todo en el segundo acto y Cali aguantó y aguantó. Soportó hasta un penalti que falló increíblemente Marín (la falta no existió al verla en repetición) y resistió la presión con el empate de Monsalvo.

Entre tanto ‘sardino’ Cali selló su título con cinco veteranos en el campo: Hernández, Nasuti, Pérez, Cabezas, Giraldo... Pero por sobre todo, con la guía del ‘viejo’ del ‘Pecoso’ Castro que recurrió a toda su sapiencia, a todo lo que ha vivido en más de 40 años entre guayos y camerinos como futbolista y jugador. ¡Entre los nueve-citos, el viejo zorro! ¡Bravo campeones!

Meluk le cuenta…

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.