Un diálogo retador

Un diálogo retador

En un coloquio inusual, políticos examinaron ubicar a Latinoamérica en el entorno internacional.

notitle
05 de junio 2015 , 07:38 p.m.

A las puertas de la cumbre de la Unión Europea y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, vale la pena referirse a un coloquio inusual en el que participaron militares activos, diplomáticos y académicos de Francia y de todos los países latinoamericanos, que –invitados por el Instituto de Altos Estudios de Defensa Nacional y los ministerios de Defensa y de Asuntos Exteriores del país galo– examinaron el complejo entorno internacional para ubicar allí a Latinoamérica.

En Europa se perciben incertidumbre, vulnerabilidad y miedo al presente y al futuro. El Viejo Continente se siente asediado por conflictos propios (crisis económica, polarización, nacionalismo) o por amenazas desde el Sur: redes que trafican con migrantes, fracaso de la Primavera Árabe, avance yihadista; y desde el Este: resurgimiento del nacionalismo y de las ambiciones de la Rusia de Putin, nostálgica de la URSS. Algunas de esas crisis traen efectos del colonialismo o de intervenciones recientes, son locales pero tienen repercusiones globales, saltan en medio del desplazamiento del eje mundial de Occidente a Oriente, y no cuentan con liderazgos que ayuden a construir respuestas adecuadas.

Muchos participantes mostraban que la Unión Europea no está muerta, así no esté en su mejor momento. Superó las guerras intrarregionales y, aunque su integración se ha frenado, la Unión se mantiene y ha empezado a enfrentar lo más difícil de su crisis. Pese a que no sabe qué hacer ante las amenazas, evita reaccionar en forma desproporcionada y se esfuerza por conjugar comprensión y firmeza. Y, a pesar del creciente pragmatismo, sobreviven en ella un cierto humanismo y una conciencia de que no hay democracia sin Estado de derecho y amplia equidad.

No podía quedarse por fuera una mirada a los EE. UU. Su democracia se encuentra paralizada por la polarización, la división sobre los valores fundamentales y la pérdida de confianza en el futuro. También se insinuó el vértigo que suscita la masiva llegada de China a una Latinoamérica que no está preparada ni se alista para ello.

Un conferencista francés tipificó así el contexto global: el miedo predomina en el mundo occidental, europeo y estadounidense, la humillación agita al mundo musulmán y la esperanza va convirtiendo a China en primera potencia. ¿Y dónde se halla América Latina? Para el expositor, aparecía como una cambiante zona gris, que interesa a todos pero no es prioridad para ninguno, y en la que han predominado tres sentimientos: cierta esperanza de que Brasil la ayude a introducirse en el corazón de la historia, una persistente indignación de muchos ante las humillaciones recibidas de los EE. UU. en el pasado, y el miedo general ante el aumento de las desigualdades y la corrupción. El expositor veía en dos obras de García Márquez una expresión de algunos sentimientos regionales: cien años de una soledad autoimpuesta se viven en Venezuela, y el amor a pesar del cólera se experimenta en una Colombia que busca la paz y en una Cuba que se readapta para sobrevivir.

Siendo un evento plural, saltó el debate. Para unos pocos, con la Celac y Unasur América Latina estaría buscando lo que no ha sido capaz de hacer Europa: llevar su integración hasta la defensa y la seguridad. A ese iluso optimismo se respondió con llamados a no sobreestimar el diálogo intergubernamental logrado hasta ahora –tal vez lo único posible entre naciones que siguen caminos políticos divergentes–. Alguno se preguntaba incluso hasta dónde el giro de la región a la izquierda habría sido apenas una mera reacción defensiva ante las humillaciones del pasado y el miedo al futuro, incapaz de crear esperanza. La actuación de la región en la cumbre de Bruselas indicará por dónde anda.

Socorro Ramírez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.