Tras 'salvavidas', peores colegios van camino a ser de los mejores

Tras 'salvavidas', peores colegios van camino a ser de los mejores

El programa Todos a Aprender jalonó notoriamente la calidad de 1.545 planteles oficiales.

notitle
04 de junio 2015 , 10:39 p.m.

Luego de tres años bajo la batuta del programa Todos a Aprender, los 1.545 colegios oficiales del país que mostraban los desempeños generales más bajos del sector, han repuntando en primaria, al punto de igualar e incluso superar los promedios nacionales. (Vea la infografía: Top 8 de los colegios que están por encima del promedio en el ISCE)

Así quedó evidenciado tras el balance hecho por el Ministerio de Educación a esta iniciativa, puesta a andar a mediados del 2012. (Lea: Los cambios que tendrá la educación con los $ 4,5 billones anunciados)

De acuerdo con las mediciones, en las áreas de matemáticas y lenguaje de las pruebas Saber de tercero y quinto de primaria, estos planteles lograron resultados que los ubican en el nivel Muy Superior; además, están por encima del promedio nacional del Índice Sintético de Calidad (calificación que mide, de 1 a 10, los desempeños académico y administrativo, infraestructura y clima institucional de los colegios).

El programa Todos a Aprender se diseñó para mejorar las prácticas de aula de los profesores. La idea es que docentes con excelentes desempeños acompañen a educadores de los colegios con los resultados más bajos, y los ayuden a mejorar sus procesos.

De este modo se han ido generando metodologías innovadoras que han fortalecido tales procesos, particularmente en las áreas de matemáticas y lenguaje. A este trabajo se sumó la entrega de libros y una estrategia de movilización, para garantizar que los niños asistan a clase.

La ministra de Educación, Gina Parody, explicó que el programa se desarrolla de esta manera porque “la magia de la educación ocurre en el salón de clases, cuando el docente está al frente de sus estudiantes”.

Agregó que, de hecho, el programa Ser Pilo Paga (que otorgó becas para pregrado en las mejores universidades del país a jóvenes talentosos de sitios recónditos del país), demostró que los buenos profesores pueden trazar la ruta del éxito académico para sus estudiantes.

Para que el programa sea aplicado con éxito en los planteles que más lo necesitan, es necesario superar barreras que conspiran contra ese propósito, como pobreza, inseguridad alimentaria, deficiente infraestructura y contexto social.

Luis Fernando Herrera, coordinador del programa de Educación Corporación Región, afirma que hay comunidades que deben escoger entre comer o ir a la escuela. “El país podrá romper el círculo de la pobreza cuando cada niño, adolescente y joven pueda tener la seguridad de que estando en cualquier lugar del territorio tendrá educación excelente, en condiciones dignas y que le sirva para hacer algo en su comunidad”, explica Herrera.

Dificultades como estas se viven en la Institución Educativa José de la Vega, de Cartagena. Por falta de aulas los directivos impusieron un ‘pico y placa’ para que los niños reciban clase día de por medio.

Otro ejemplo es el colegio Villas de San Ignacio de Bucaramanga que fue cerrado en mayo del 2012 por grietas en la estructura. Los 1.200 alumnos que recibían clases allí debieron ser reubicados en cuatro colegios y aulas prestadas.

Dos instituciones destacadas

Pese a que los buenos resultados se dan en gran parte del territorio nacional, en La Guajira, Santander, Córdoba, Nariño, Arauca, Putumayo y Popayán se encuentran los establecimientos educativos que más han mejorado.

De acuerdo con Nelson Gauta, rector del colegio Santa Teresita del municipio de Arauca (Arauca), que lleva dos años y medio con este programa, la institución se propuso lograr que ninguno de los alumnos quedara en el nivel insuficiente dentro de las pruebas Saber, y para cumplirlo, un día a la semana se reúnen docentes y tutores del colegio con el fin de planear las clases, revisar las ayudas metodológicas y el manejo del tiempo, lo cual mejora la gestión en el aula.

Por su parte, John Sandoval Rincón, rector del colegio Liceo Alejandro de Humboldt, de Popayán, y quien obtuvo hace unos días el galardón al Mejor Rector de los Premios Compartir al Maestro, puso a andar una serie de estrategias (entre ellas ajustar el currículum académico, edades, conocimientos y dificultades cognitivas) para atender las necesidades de la población vulnerable de su plantel y que garantizan cobertura educativa con calidad.

El directivo señala que mediante el Programa Todos a Aprender 2.0 pudo formar a sus docentes en acompañamiento en el aula, uso de materiales educativos, transformación de prácticas de aula, entre otras estrategias.

Este trabajo se refleja en los resultados académicos. En las pruebas Saber 11 el colegio pasó de nivel Bajo a Alto; el fracaso escolar bajó del 18 por ciento al 12 por ciento; la deserción, del 15 al 9 por ciento y las riñas, de 57 a ocho en el último año.

EDUCACIÓN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.