Marcas propias de marihuana ya se ven en las 'ollas' de Medellín

Marcas propias de marihuana ya se ven en las 'ollas' de Medellín

Consumidores aseguran que ya existen señales para reconocer de dónde proviene la hierba.

notitle
04 de junio 2015 , 07:11 p.m.

En el Parque del Periodista solo fuman la marihuana que allí venden. Es una orden. Cualquiera que llegue con el ‘moño’ a hilarlo en un delgado papelillo recibirá una seria advertencia: “Aquí no ‘pegue’ eso”.

Le pasó a Santiago*. Se sentó en el andén de la angosta calle. Dándole la espalda a la opaca estatua que recuerda a los niños muertos en Villatina. Al frente del Guanabano.

Era viernes. El reloj marcaba las 8:30 p. m. cuando los que dicen mandar el parque ya están ejerciendo su poder.

Rebuscó en su mochila. Tenía la dosis exacta. –Estaría solo unos minutos–, pensó antes. Y antes de que pudiera terminar de arrojar la hierba a sus manos dos hombres se le acercaron.

–¡Eyy!, parcero. No pegue eso acá. Vea estos, son a dos pesos ($2.000)–, le dijo el hombre de chaqueta, pantalón ancho, tenis, gorra de equipo de béisbol, irreconocible, para él, si no lo viese con la misma ropa.

El otro fue más claro: “O se va”. Santiago sacó el dinero y, sin pensarlo, compró dos. “Me ahorraron la ‘pegada’ –ríe, le parece divertido–, pero no está bien que ellos impidan que aquí llegue la gente con su ‘bareto’, y no se lo pueda fumar, siempre”.

Al contemplar los cigarrillos que le pasaron sin mayor disimulo notó un sello azul en uno de los extremos. Se fijó en los otros y todos lo tenían, como una marca que se pretende posicionar en el mercado. Es la única que venden en el lugar. Es de un mismo personaje, según dicen los que allí compran.

Pero no es el único. En otro de los sitios emblemáticos en el tráfico y comercialización de estupefacientes, en el conocido Barrio Antioquia, también hay marcas.

Una de estas es una pequeña palma que pegan en la bolsa hermética en donde dosifican la marihuana. “Vale 4.000 pesos en una parte y 3.000 en otras”, comentó un habitual comprador de cannabis.

Los expendedores de sustancias ilícitas en las calles del Barrio Antioquia son muy fáciles de identificar. Es solo buscar una silla plástica, de color blanco, puesta fuera del andén. Al lado de ella están los jíbaros.

De acuerdo con el comandante de la Sijin de la Policía del Área Metropolitana del valle de Aburrá, coronel Sergio Leonardo Hernández, los llamados ‘jíbaros’ han mutado la forma de “trabajar”.

“Son entre dos y cuatro los que pueden vender una sola papeleta de droga. Uno recibe la plata, el otro la busca, otro se la entrega y el último vigila. Esto lo hacen para evitar su captura”, aseguró.

Las ‘caletas’, o sitios donde los esconden, son aún más curiosos. Hacen huecos en las paredes, los camuflan en chapas de puertas, en los huecos de los andenes, en cualquier sitio donde se pueda camuflar cualquier cantidad.

“Se cuidan mucho de no tener en su poder más de lo que permite la dosis mínima”, añadió el oficial.

Frente a la denuncia de Santiago, dijo no conocer que estas redes de microtráfico no permitan el libre consumo y menos que se estén usando marcas como una estrategia para ganar potenciales clientes, demostrando las virtudes del producto.

Sin embargo, en el occidente de la ciudad, al frente de la plaza de la Villa del Aburrá, los ‘baretos’ también tienen un sello, pero es de color negro.

Ramiro* acostumbra a comprar allí, le parecen buenos: “Son ricos, eso no lo puedo negar –comentó mientras aseguró no saber a quién le compraba–, siempre hay como cuatro, lo que sé es que todos traen el sello”.

En otras zonas de Medellín cambian la estrategia. Usan los Blunt Wrap, una marca de papel de tabaco con distintos sabores: “Lo que hacen es que los cogen para dosificarlos y luego usan el mismo empaque para venderlos”.

En Belén, a la altura del puente de La Bolivariana, la distribución es realizada por algunos habitantes de calle. Esconden el producto en la quebrada La Picacha, pero el costo es mucho mayor. “Vale cuatro pesos el ‘criposo’ (marihuana de clase A)”, aseguró quien la distribuye.

Él se gana 1.000 pesos por cada uno que venda. Es lo que utiliza para comprarse la dosis de ‘bazuco’ que consume al día. Son cinco en total.

“Pues pagan poco, porque el ‘patrón’ los compra como a 1.500. Pero es que yo no guardaría la plata pa’ hacer mi propio negocio”, dijo el hombre que no para de vender.

Así se trafica

A diferencia de años anteriores la dinámica del tráfico de estupefacientes en Medellín se fragmentó. Se formaron pequeñas bandas que tienen su propio negocio de microtráfico.

En el Centro, por ejemplo, las ‘Convivir’ les cobran ‘vacuna’ a los expendedores, mientras en comunas como la 13 y la 8 son los mismos combos delincuenciales que lo controlan.

“El microtráfico es una fuente de financiación para ellos, pero no es la principal. También extorsionan y controlan el delito”, explicó Hernández.

Una de las mayores preocupaciones, y grandes retos para atacarlo, es el uso de menores de edad, pues los delincuentes, incluso, usan niños menores de 10 años para hacer las veces de ‘jíbaros’.

Reveló, pese a eso, que en el 2014 se incautaron 14 toneladas de marihuana en el área metropolitana, cuando en el 2013 la cifra alcanzó las 17,3 toneladas. Por otro lado, en lo corrido del 2015 llevan 3 toneladas.

De cocaína, en 2013, lograron incautarse 762 kilogramos; en 2014, de 949, y en lo corrido del 2015 completaron 44.

Por el lado de las capturas, entre tanto, van en aumento. Entre enero y mayo del 2014 se realizaron 4.379, mientras que este año ya llegaron a las 4.953, un 13,1 por ciento más. “Seguimos trabajando”, concluyó Hernández.

*Nombres cambiados por seguridad.

MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.