'Los accidentes son recuperables, superar traiciones es lo difícil'

'Los accidentes son recuperables, superar traiciones es lo difícil'

Marcos Witt, el mayor exponente de góspel en español, estará en concierto en Bogotá y Medellín.

notitle
03 de junio 2015 , 06:03 p.m.

Ha ganado cinco Premios Grammy Latinos, dos Billboard, tiene cerca de 10 millones de copias vendidas de sus 32 discos y ha escrito 13 'best sellers' sobre música liderazgo y desarrollo personal.

El hombre detrás de esos números es Marcos Witt, uno de los cantantes de góspel en español más reconocidos en el mundo. Si no, el más. Fundó el Grupo CanZion, una plataforma de desarrollo de contenido cristiano en el mundo iberoamericano, con música, cine, educación y liderazgo.

En octubre del 2014 reunió en Buenos Aires a cerca de 85.000 personas en un concierto del que producirá un DVD y que estará a la venta en los próximos meses.

Sacó a la música cristiana del molde de sus ritmos tradicionales y la llevó a la salsa, al pop y hasta al reguetón. Su trabajo más reciente, ‘Sigues siendo Dios’, lanzado a mediados del 2014, explora en los sonidos electrónicos.

Pero no todo ha sido dulce para Witt, nacido en San Antonio (Estados Unidos) y criado en Durango (México). Lo han reconocido como un gran adorador, pero como un mal predicador. Cuestionan su mensaje ligero.

Videos en la web muestran que en sus prédicas habla, en tono cómico, del Chapulín Colorado como un apóstol, y de cómo afirma que les dice a sus hijos que tienen que ser millonarios. De ahí que algunos lo encasillan en las teologías de la prosperidad, grupos que consideran la prosperidad económica y el éxito en los negocios como dones de Dios.

Por sus declaraciones a la prensa, con la que ha tenido enfrentamientos en varios países –entre ellos Colombia- ha llegado a ser calificado ecuménico.

El 22 de septiembre del 2012 sufrió un accidente que le provocó fracturas en ambas piernas. En sus tobillos lleva 21 tornillos y tres placas de titanio. El procedimiento para suministrarle la anestesia terminó por afectarle las cuerdas vocales y lo tuvo al borde de retirarse de por vida de la música. Pasó siete meses sin hablar.

Hoy, a sus 53 años y a punto de cumplir tres décadas de haber grabado su primera producción musical, ya está recuperado y recorre el continente con su música y sus prédicas. Este viernes presentará su álbum ‘Sigues siendo Dios’ en Bogotá y el domingo en Medellín. En diálogo con EL TIEMPO, Witt habló de cómo ‘renació’ tras su accidente, de su música y de sus proyectos futuros.

Tras su accidente, ¿sintió que su carrera en la música terminaba?

Fue una prueba muy grande porque me mandaron callar por siete meses, que fueron una eternidad. Guardar silencio por ese tiempo es bastante para alguien que se dedica a hablar y a cantar. Fueron momentos de bastante frustración, de cuestionamientos, de mirar hacia arriba preguntando ‘¿qué onda?’. Pero durante todo ese tiempo tuve el apoyo tremendo de mi familia, mis amigos y a través de su cariño y sus abrazos sentía el cariño y el abrazo de Dios, nuestro señor.

¿Cuestionó en algún momento por qué le pasó eso a usted, una persona dedicada a adorar a Dios?

No me hice esa pregunta porque todos tenemos momentos difíciles y no por ser yo iba a ser la excepción. Cuando pasamos esos momentos tomados de Dios nuestro señor, nuestra fe va a crecer y así la próxima vez que afrontemos situaciones similares esa fe será mayor.

¿Volver a cantar y a predicar fue como volver a nacer?

Casi literal. No solo por la recuperación de los pies, que era cuestión de tiempo, lo grave fue que en la operación me dañaron las cuerdas vocales porque utilizan un tubo para anestesiar que las afectó. Estar en total silencio, frente a la posibilidad de no volver a cantar, fue lo más difícil. Ese periodo me sirvió para echar fuerte mis raíces, reconfirmar mi fe y darme cuenta de que Dios sigue siendo Dios en las buenas y en las malas. Él está siempre ahí para nosotros, para protegernos, llevarnos y consolarnos a través de cada momento.

¿Ha sido ese el momento más difícil de su vida?

Los accidentes físicos son muy recuperables, porque uno sabe que los huesos van a soldar. Pero los dolores más profundos son los del alma: las traiciones, las personas que te abandonan y que levantan falsos juicios de ti. Esos son mucho más difíciles que superar. No nos queda de otra, tenemos que superar esos malos momentos y salir adelante. Así que volví más fuerte, con mucha paz, fe y ganas.

Ese regreso trajo nuevos ritmos…

A través de toda mi trayectoria siempre he sido una persona muy inquieta. Fui el primero en utilizar ritmos pop, salsa, sonidos muy diferentes que típicamente no se utilizaban en la música que tiene que ver con Dios. Este nuevo sonido atiende el hecho que hace unos cuatro años me volví fanático de la música electrónica, me gusta muchísimo. Es la expresión de quien soy en este momento de mi vida.

Pero el mensaje se mantiene en esta nueva gira…

Los contenidos y mi mensaje de esperanza, consuelo y ánimo para la gente siguen siendo los mismos, pero esta vez con un sonido bastante actualizado. Los conciertos que traigo a Colombia, como siempre, serán divertidos y con ese momento especial donde permitimos que Dios abrace a la gente.

¿Cómo ha recibido la gente esta nueva propuesta?

El sonido es muy renovado y esperaba quizás más resistencia, pero fue exactamente al revés. Desde que salió el disco hace un año llevo tres canciones en primer lugar en América Latina, los conciertos tienen lleno total y la cantidad de invitaciones que tengo para ellos se ha triplicado. El público estaba esperando, tenía sed de esta expresión y me parece muy interesante esa nota.

En sus conciertos es evidente el respaldo de los jóvenes, ¿se están acercando más a Dios?

Me pone muy alegre ver la cantidad de jóvenes que tienen hambre por Dios, por las cosas espirituales, por conocer de la fe. Me parece extraordinario que haya un movimiento juvenil en todo el continente de personas buscando de Dios, porque entre más vayamos tras Él, mejor nos va a ir en la vida.

¿Qué proyectos tiene a corto plazo?

Este año está lleno de conciertos, estoy muy emocionado de meterme de nuevo a los estadios, a los auditorios en América Latina. Está por salir un nuevo DVD de un concierto en Buenos Aires al que asistieron 85.000 personas. También estoy escribiendo un nuevo libro y tengo para un poquito más adelante un programa de televisión en el que estamos trabajando.

¿De qué tratará el libro?

Contiene historias mías de superación, de situaciones difíciles, con el propósito de ayudar a las personas a saber cómo afrontar sus momentos complejos. Cada capítulo contiene una historia de cómo pude superar esto y aquello, y contribuir así a que las personas también lo puedan hacer.

REDACCIÓN VIDA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.