La economía nuestra de cada día

La economía nuestra de cada día

No hay duda de que quien entiende la economía comprende mejor cómo funciona el mundo.

notitle
02 de junio 2015 , 07:29 p.m.

Desde las primeras lecciones que nos daba en el Inem de Kennedy el profesor Álvaro Mutis –nada que ver con el autor de Maqroll– quedé enganchado a los temas de la economía, porque me di cuenta de que es una ciencia transversal a todas las áreas del desarrollo: desde los asuntos domésticos, que no son tan sencillos, hasta las políticas más complejas.

Obviamente, la economía es la base de los planes de empleo o de fomento industrial, agropecuario, educativo o social y es imprescindible en los temas de infraestructura, tal y como les consta al ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, y al vicepresidente Germán Vargas Lleras.

Por otra parte, la historia sería imposible de descifrar sin zambullirse, así sea de manera efímera, en las ricas aguas de la economía. Para nadie es un secreto que muchos conflictos, tanto internacionales como guerras civiles, han tenido un trasfondo económico.

Y ni hablar de los vínculos entre la economía y la política. Los distintos modelos de gobierno que rigen el mundo actual fueron incubados por economistas y desde hace más de dos siglos ‘todos los políticos que en el mundo han sido’ han basado su discurso en las propuestas de economistas como Adam Smith o Paul Krugman, pasando por Marx, Engels, Keynes, Milton Friedman o Joseph Stiglitz. Gracias a todos ellos y a sus postulados es impensable imaginar un modelo político que no esté basado en un modelo económico.

En un terreno más práctico, esa relación endogámica fue sintetizada para la historia por el estratega político James Carville, en 1992. Su célebre frase “es la economía, estúpido” saltó de un letrero en los cuarteles generales de la primera campaña presidencial de Bill Clinton a las portadas de revistas y periódicos, para instalarse definitivamente en los manuales de alta política contemporánea y en las presentaciones y conferencias de los analistas políticos más avezados del mundo.

En Colombia, la influencia de la economía se ha extendido también al periodismo, campo en el cual ha brillado un gran número de directores de medios, reporteros y columnistas, quienes con sus análisis y comentarios nos ayudan a no tragar entero. Hoy por hoy, los puntos de vista de economistas de la talla de Salomón Kalmanovitz, Rudolf Hommes, Eduardo Sarmiento o Guillermo Perry resultan indispensables para ver más completo nuestro agitado panorama informativo.

Aunque de entrada algunos podrían creer que los temas económicos están ligados a la aridez de unas cifras escuetas, lo cierto es que dichas asociaciones resultan erróneas, pues la economía es no solo mucho más importante, sino también mucho más amplia. No hay duda de que quien entiende la economía comprende mejor cómo funciona el mundo.

De hecho, este factor ha sido determinante en el accionar de los grupos armados ilegales del país, así se disfracen de actores políticos. Detrás de todas esas organizaciones de izquierda, de derecha o sin ideología clara, siempre emerge un mal disimulado interés por la propiedad o la repartición de la tierra o la búsqueda de algún otro beneficio material. Es la economía, estúpido.

Así lo entienden los negociadores de las Farc en las conversaciones de La Habana, quienes no pierden de vista este punto y son conscientes de que los acuerdos que se firmen al final del proceso van a tener una incidencia directa sobre el modelo económico, político y social que seguirá el país en un posible escenario de posconflicto. Así el Gobierno no lo quiera o no lo pueda admitir.

* * * *

Colofón: el problema del superministerio de la Presidencia no es el titular, sino el cargo. Mientras el Primer Mandatario no especifique sus atribuciones y sus limitaciones, cualquiera que ocupe ese puesto va a salir chamuscado.

@Vladdo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.