Suramérica, epicentro de jugosos sobornos en escándalo de la Fifa

Suramérica, epicentro de jugosos sobornos en escándalo de la Fifa

El poderoso Nicolás Leoz, primer señalado. Hay evidencia de pagos en Argentina, Venezuela y Brasil.

notitle
27 de mayo 2015 , 10:35 p. m.

El escándalo mundial de corrupción que sacude a la Fifa, que el viernes debería elegir a su presidente para los próximos cuatro años, deja muy mal parado al fútbol de América y podría traerle consecuencias nefastas.

Entre las 14 personas que este miércoles acusó el Departamento de Justicia de Estados Unidos de hacer parte del millonario entramado corrupto hay poderosos dirigentes suramericanos, entre ellos el paraguayo Nicolás Leoz, expresidente de la Confederación Suramericana de Fútbol (Conmebol), con nacionalidad y esposa colombianas.

También aparece su sucesor, el uruguayo Eugenio Figueredo; el presidente de la Federación Venezolana, Rafael Esquivel; el expresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, José María Marín; el presidente de la Federación de Costa Rica, Eduardo Li; el expresidente de la Federación de Fútbol de Nicaragua, Julio Rocha, y el presidente de la Concacaf, Jeffrey Webb.

La Fiscalía de Estados Unidos y el FBI tienen pruebas de que hubo pago de jugosos sobornos en la votación para la sede del Mundial de 2010, que ganó Sudáfrica, y para la reelección, en 2011, de Joseph Blatter como presidente de la Fifa.

También hay evidencia de la exigencia de millonarias sumas para la entrega de la comercialización y derechos de televisión de los torneos de Conmebol.

Se estima que el ilícito supera los 150 millones de dólares. Pero la investigación hasta ahora comienza y amenaza extenderse a Europa, Asia y África.

El rastro en América

La principal pista sobre la participación de la dirigencia americana en el escándalo, que ya deja siete capturas, está relacionada con la venta de derechos.

A partir de 1986, y hasta el 2011, Conmebol otorgó los derechos comerciales de las ediciones de la Copa América a la firma de marketing brasileña Traffic.

Inicialmente, para las ediciones de 1987, 1989 y 1991, esa firma pagó una suma cercana a los 1,7 millones de dólares por los derechos de cada una.

Las transacciones se hicieron entre el presidente de la Conmebol de entonces, Nicolás Leoz, y el dueño de Traffic, José Hawilla.

Pero las reglas del juego cambiaron cuando se sellaron los contratos para las ediciones de la Copa América de 1993, 1995 y 1997.

En el contrato inicial, Traffic se comprometió a pagar 2,2 millones de dólares por los derechos de cada una de esas ediciones. Pero dice que cuando llegó la hora de firmar, Leoz no quiso hacerlo. Hawilla dijo que el curtido dirigente le advirtió que no era justo que Traffic ganara fortunas y él, nada.

Hawilla, quien llegó a un acuerdo con la Fiscalía de EE. UU. y acordó devolver 151 millones de dólares, aseguró que Leoz le pidió una mordida de más de un millón de dólares y advirtió que no firmaría si antes no se le pagaba. Traffic terminó accediendo y le giró los fondos a una cuenta bancaria en Suiza.

El FBI también documentó que, tras la inclusión de México y Estados Unidos en la Copa América de 1993, Conmebol forzó una modificación del contrato y se acordó un incremento del 20 por ciento del valor inicial y una cantidad semejante si estos países eran invitados de nuevo a las ediciones de 1995 y 1997.

El ahora testigo asegura que Leoz siguió exigiendo sobornos cada vez más altos por cada una de las ediciones del torneo y terminó recibiendo más de 10 millones de dólares.

Pero Leoz no habría sido el único. De acuerdo con la Fiscalía de EE. UU., en el 2007 el presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, Rafael Esquivel, le exigió a Traffic un millón de dólares por su apoyo para que se siguiera otorgando los derechos de la Copa América (que ese año se hizo en Venezuela) y otro pagó de 700.000 dólares como compensación por los derechos de mercadeo y televisión.

Los pagos se hicieron a través de José Margulies (más conocido como José Lázaro), un brasileño cercano a Esquivel que era dueño de las empresas Valente Corp, Somerton Ltda., con sede en el Caribe, y que ayudó a directivos de Conmebol a lavar los sobornos recibidos.

También Argentina

Para la Copa América de Argentina, Esquivel volvió a pedir otro millón de dólares, que Traffic le pagó con la esperanza de que este les ayudara a mantener los derechos de los torneos posteriores. Pero la Conmebol decidió declarar “persona no grata” a Hawilla y romper relaciones con Traffic en noviembre del 2011, cuatro meses después del final del torneo.

Hawilla aseguró que, desde 1990, Traffic pagó a la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) millones de dólares para que esta se asegurara de incluir a sus mejores jugadores en cada Copa América. Los negocios se adelantaban con un alto oficial de la Fifa, miembro de AFA y de Conmebol que recibió pagos, cuyo nombre aún no se ha revelado. El directivo trabajaba de cerca con Alejandro Burzaco, presidente de la firma argentina Torneos y Competencias, que es uno de los procesados.

Burzaco, según la Fiscalía, le informó a Traffic que este directivo esperaba más de 10 millones de dólares si querían su respaldo para la Copa América del 2011.

Y el ilícito siguió. Traffic, Burzaco y los hermanos argentinos Hugo y Mariano Jinkis (de la firma Full Play) formaron Datisa, un monstruo del marketing que figura en el expediente.

Datisa realizó un contrato por 317 millones de dólares con Conmebol por los derechos de las Copas América del 2015, 2019, 2023 y de la Copa Centenario, que se jugará en el 2016 en Estados Unidos. Por esta última tuvieron que pagar otros 35 millones para Concacaf.

Datisa, dice la investigación, aceptó pagar 110 millones de dólares a Webb, Figueredo, Esquivel, Marín y Leoz. De ellos, ya se habrían pagado 40 millones. Y también se habla de sobornos relacionados con la Copa América de Chile, que comienza el 11 de junio.

Entre 1990 y el 2014 Traffic también hizo acuerdos ilícitos con la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) por los derechos de la Copa de Brasil.

Ya se ordenó la captura de Leoz, con fines de extradición, pero en la Fifa saben que no será la única de los intocables dirigentes del fútbol suramericano.

DEPORTES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.