El hombre que lleva 15 años sin saber quién es

El hombre que lleva 15 años sin saber quién es

Perdió la posibilidad de hablar y moverse tras accidente. Nadie lo ha identificado desde entonces.

notitle
27 de mayo 2015 , 06:55 p.m.

Con un tubo en el cuello, sin poder hablar, ni caminar, ni comer, ni moverse. Así pasa sus días, desde junio de 1999, un hombre en el hospital Sharp Coronado de San Diego (California, Estados Unidos).

Un accidente automovilístico cruzando la frontera entre México y Estados Unidos le produjo un daño cerebral que le quitó la memoria, la motricidad y la posibilidad de tener una vida normal. Pero sobre todo, le costó su identidad, pues el día del accidente no llevaba ningún documento.

Su corazón sigue latiendo, sin embargo los recuerdos se esfumaron de su mente y después de 15 años, nadie sabe absolutamente nada de él. Por ahora lo llaman 'José' y en el hospital lo identifican con el código ‘sixty-six garage’.

Pero a pesar de los daños en su cuerpo, y aunque pareciera que su existencia se convertiría en un eterno minuto de silencio y soledad, 'José' siempre ha estado acompañado. Paula Lemus una mexicana que lleva 24 años viviendo en Estados Unidos, se transformó en un ángel guardián y en una esperanza para encontrar a su familia.

“En septiembre de 1999 estaba visitando a una persona en el hospital y las enfermeras comentaban sobre su historia. Pedí permiso para verlo y me conmovió tanto encontrarlo en la situación que estaba, en la cama, tan mal, que le pregunté al doctor si podía seguir visitándolo. Ese día lo tomé de la mano y le dije: yo nunca te voy a dejar, voy a estar contigo y voy a luchar junto a ti para encontrar a tu familia”, le contó a EL TIEMPO.

Desde entonces Paula comenzó una búsqueda incansable. Fue ella quien lo bautizó como ‘José’. Cuando aparecieron las redes sociales publicó fotos en varios grupos de desaparecidos y ha hablado en diferentes medios de comunicación en Estados Unidos contando el caso, todo con la esperanza de darle un final feliz a este hombre. Después de 15 años sigue sacando tiempo entre sus actividades como profesora de preescolar para ir a visitarlo dos o tres veces por semana.

“Él me reconoce, cuando llego se pone contento e inmediatamente sonríe, me mira con mucho cariño. Le hablo de Dios y le digo que no pierda la fe. Ya cuando tengo que irme y me despido, él levanta su cabeza y no para de mirarme hasta que me pierdo en la puerta”, dijo.

Los ojos se convirtieron en el principal medio de comunicación entre Paula y ‘José’. Para decir sí, él los cierra una vez y para decir no, lo hace dos veces. “Siempre le digo que lo quiero mucho y cuando le pregunto que si quiere que me vaya cierra los ojos dos veces y trata de tomarme de la mano”, comentó.

Actualmente hay tres familias provenientes de Honduras, Guatemala y Nicaragua que quieren ver a ‘José’. Todas se encuentran realizando los trámites para someterse a una prueba de ADN y así poder verificar si es ese ser querido que perdieron alguna vez en el paso fronterizo; un lugar frente a la muerte a cualquiera que se atreva a cruzarlo.

De hecho, según estimaciones de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), entre 1998 y 2013, un total de 6.029 personas murieron intentando llegar a Estados Unidos. Colibrí Center, una organización de derechos humanos dedicada a prestar asistencia a las personas que han perdido a sus familiares, ha recibido el reporte de 2,000 desaparecidos.

“Muchas personas han venido hasta San Diego para ver si el muchacho es su familiar. Mis amigos y amigos de otros han compartido las fotos y han llegado a varios lugares y al interés de muchos. Todos los días recibo mensajes y llamadas pero hasta el momento ninguna prueba ha salido positiva”, relató Paula.

Según el doctor Gustavo Barrios, médico neurólogo del Hospital de Kennedy de Bogotá, “las posibilidades de recuperación de 'José' son básicamente nulas”, teniendo en cuenta la cantidad de tiempo que lleva con las lesiones cerebrales.

“Los doctores dicen que es una condición que va a tener por siempre. Pero creo mucho en los milagros y ya ha pasado tanto tiempo que yo sé que Dios va a cubrir la vida de él y se va a poner bien”, agregó Paula.

‘José’ aún espera que ese deseo se cumpla mientras permanece en una cama todos los días ansioso por la llegada de su anhelada visita. Ocasionalmente sale a un cuarto especial donde un grupo de voluntarios toca algunos instrumentos musicales. No tiene más alternativa que mirar, escuchar y disfrutar de las melodías. Sus ojos siguen reflejando la esperanza de volver a soñar y sentir de nuevo ese amor incondicional que aparece incluso antes de nacer: el amor hacia la familia.

ANA MARÍA VELÁSQUEZ DURÁN
EL TIEMPO
Durana@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.