Distrito no hará la mitad de las obras viales prometidas

Distrito no hará la mitad de las obras viales prometidas

Congeló 25 de 52. Doce de las que ejecuta solo estarán listas entre el 2016 y el 2017.

notitle
24 de mayo 2015 , 08:29 p.m.

En un evento en el hotel Tequendama, en febrero del 2014, el director del IDU, William Camargo, les anunció a empresarios, gremios, academia y medios que durante la administración de Gustavo Petro se iban a ejecutar 52 obras claves para mejorar la movilidad de Bogotá, que está al borde del colapso.

El Concejo capitalino le acababa de aprobar al Distrito, por cupo de endeudamiento y recaudo de valorización, 3,7 billones de pesos para la vigencia 2014-2016. Por eso se habló de la ejecución de varias megaobras como la troncal de TransMilenio por la avenida Boyacá, dos metrocables y siete corredores viales para desembotellar la salida por el sur y aliviar el tráfico por el norte de la capital. (Lea: ¿Cómo blindar el metro de sobrecostos y corrupción?)

Pero, a siete meses de expirar la administración de Gustavo Petro, el director del IDU admite que los planes se reajustaron y que de los 52 proyectos prometidos, 25 quedaron frenados.

Por la inversión que exigirá el metro, el consejo directivo del IDU decidió aplazar proyectos. Y la pertinencia de otros se debe discutir con el Gobierno”, le explicó Camargo a EL TIEMPO en lo que llamó el ‘balance de la verdad’.

Además, admitió demoras en la ejecución de otros proyectos, pero advirtió que se deben a factores ajenos al IDU o a desarrollos normales de una obra de ingeniería, que “entre la etapa de prefactibilidad, estudios, diseños, licitaciones y ejecución, puede requerir entre 36 y 48 meses”.

Este diario pidió presupuestos, ejecuciones y balances de obras e identificó las que quedaron en el congelador y por qué, y las que registran demoras. De hecho, estableció que 12 obras cruciales se entregarán entre el 2016 y el 2017, cuando Petro ya no pueda cortar la cinta.

En ese paquete está la calle 183, que unirá la autopista Norte con la carrera 7.ª, quedará lista en octubre del 2016, al igual que la avenida Bosa y la terminación de la Ciudad de Cali. Las ampliaciones en la 183 se licitarán en junio y exigen ocho meses de ejecución.

Las suspendidas

Sobre las obras que estarán listas después de la salida de Petro, Camargo dijo que se podrá hablar de demoras solo después de junio del 2016. “Técnicamente, los proyectos de una administración no terminan el 31 de diciembre, sino seis meses después”, señaló.

Las obras que se iban a realizar en las avenidas Chile, Bosa, Primero de Mayo, Ciudad de Cali, San José y Hortúa quedaron en veremos. Se suspendieron bajo el argumento de que, en algunos casos, superaban los costos previstos y, en otros, hay pendientes concertaciones con entidades del orden nacional.

Las obras en la Primero de Mayo (en el sector del 20 de Julio), por ejemplo, estaban presupuestadas en $ .000 millones. Pero, luego de hacer sus estudios y diseños, el costo se elevó a $ 48.000 millones.

También quedaron sin contratar siete troncales de TransMilenio, el cable de San Cristóbal (sur) y la licitación del metro, a la espera de que su financiación se concerte con el Gobierno a través de un Conpes.

El costo de las troncales se estimaba en un billón seiscientos cincuenta y siete millones de pesos y el cable, en 164.000 millones.

La lista de obras en el limbo la completan siete corredores viales, en las avenidas Tintal, Alsacia, José Celestino Mutis y Laureano Gómez.

Se aplazaron para trasladar los recursos a la bolsa del metro. La decisión se tomó luego de que se supo que su valor estimado pasó de $ 6,8 billones a $ 20 billones”, dijo Camargo.

Y también admitió que de los $ 943.000 millones que el IDU recibió, en el 2014, de la millonaria partida asignada por el Concejo, se dejaron de ejecutar $ 268.000 millones.

Las herencias

En su balance, Camargo también aceptó hablar sobre obras que heredó y que registran demoras y mayores valores. Una de ellas es el deprimido de la calle 94 con NQS, que se planeó pagar con una valorización cobrada desde el 2008.

Su costo inicial se estimó en $ 86.000 millones, pero va en $ 165.000 millones por factores que van desde modificación del diseño hasta traslado de redes.

No se puede hablar de sobrecostos cuando una obra duplica su valor, porque en su ejecución se pueden presentar imprevistos”, dijo. Y agregó que hay atrasos por la aparición de un tanque de agua privado en plena vía, que los dueños se niegan a mover, y por una tutela de vecinos que exigen el arreglo de la fachada de su edificio, cuyos daños le endilgan a la obra. “Aunque no somos los responsables, en el caso del tanque hemos tenido que paralizar la obra hasta por 90 días”, dijo Camargo.

Y de paso confirmó que habrá otro cobro de valorización para cubrir $ l05.000 millones de esa obra que se sacaron de otros rubros: “Esa plata hay que devolverla”, advirtió el funcionario, y aseguró que la obra estará lista en febrero del 2016, aunque se decía que sería en cinco meses.

Otra herencia es la ampliación del costado sur de la calle 45 entre las carreras 7.ª y 13, tasada en $ 4.700 millones. Se prorrogó dos veces por temas de redes, manejo de tráfico y construcción de ciclorruta, pero estará lista en un par de meses.

A pesar de las explicaciones del IDU, para la Contraloría Distrital es claro que les faltó planificación y gestión y que la plata que no invirtieron van a tener que devolverla a los bogotanos.

‘Tienen que devolver la plata que no invirtieron’

El contralor distrital, Diego Ardila, advirtió que si antes del 27 de diciembre el IDU no inicia obras en siete proyectos, cuya financiación está prevista con recursos por valorización, los dineros deben ser devueltos a los ciudadanos. “Así quedó en el acuerdo aprobado en el Concejo, en julio del 2013, para medirle la eficiencia y la eficacia a la administración”, dijo Ardila. Pero de los 10 proyectos viales a cargo del IDU que él auditó, solo dos están en obra, y han avanzado un 10 por ciento.

Hay otros tres que están en estudio y diseño. Es difícil que se logren concretar antes de finalizar el año. Peor aún, cinco obras más no tienen ningún tipo de estudio ni diseño”, señaló el contralor. Los dos proyectos que se ejecutan son la avenida La Sirena o calle 153, entre las carreras novena y séptima, y la ampliación de la carrera 24, entre calles 76 y 80. Según él, no es posible destinar los recursos de valorización ni por cupo de endeudamiento a otros proyectos diferentes a los aprobados. Solo el Concejo puede autorizarlo.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.