'Me cuesta escribir sobre perder a los amigos': Joaquín Sabina

'Me cuesta escribir sobre perder a los amigos': Joaquín Sabina

El célebre cantautor español desembarca en Colombia con su gira '500 noches para una crisis'.

notitle
23 de mayo 2015 , 11:14 p.m.

Suponiendo que una vida tan intensa como la del cantautor español Joaquín Sabina no se puede dibujar o pintar con garabatos como él lo hace ahora, lo mejor sería elegir dos cuadros sobre su historia de música y vida bohemia.

En el primero, hecho 15 años atrás, se ve a Sabina exitoso, ganador de premios por su disco 19 días y 500 noches, y una vida frenética, licor y drogas. Se dibuja el comienzo de una relación amorosa. Un accidente cerebrovascular, una depresión, la recuperación. Más discos, escenarios y música.

En el segundo retrato, Sabina, de 66 años, sigue cantando, con ocho discos más encima, pero como él dice, con “una vida más sosegada”, en la que reemplazó el frenesí por la pintura. Una gira en la que recuerda esas canciones y que, en un juego de palabras como le gusta hacer, se titula 500 noches para una crisis en homenaje a ese disco que le trae su “último jalón de vida disparatada y loca”.

Ahí se unen esos dos cuadros. Sobre esa gira que lo trae a Bogotá y Medellín, habló con EL TIEMPO por teléfono mientras estaba en México:

¿Cómo viene sintiendo la gira?

Me cuesta mucho contestar esa pregunta porque yo sé lo que dicen los artistas cuando les preguntan por su última gira y lo que voy a decir parece que es lo que dicen los artistas, pero justo anoche estuve hablando con mis músicos, con los técnicos, con todo el mundo y todos estamos convencidos de que esta es la gira más feliz, más compartida y la de mejor calidad musical y de espectáculo que hemos hecho en nuestra vida: ¡Créeme, por favor!

¿Y qué tiene de particular?

Lo sentimos en el escenario, en el grado de complicidad con el público, en que la elección de las canciones es de nuestro repertorio favorito y que ya está rodada, ya la hemos hecho por Argentina, por Uruguay, Chile y España, así que estamos en un momento de luz ahora mismo.

Es que ‘19 días y quinientas noches’ lleva 15 años sonando…

En realidad lo que hacemos es tomar las canciones y creo que mejorarlas, porque el tiempo también construye canciones y como es el disco que más nos gusta, es un placer poder tocar 8, 9 seguidas de ese disco. Yo no sabría si elegir una, pero por ejemplo, ‘A mis 40 y 10’ que es una cosa muy personal, como un testamento íntimo, me emociona mucho tocarla. (Desde que salgo con la pálida dama / Ando más muerto que vivo, /pero dormir el sueño eterno en su cama /me parece excesivo)

¿Cómo es hoy una noche de crisis para Joaquín Sabina?

Hoy, con mi gente querida, una copa y una buena conversación después de un concierto, si es posible, en un bar más o menos íntimo donde nadie me conozca. Eso es realmente lo que me gusta.

Ha cambiado mucho su vida, ¿cómo es ahora?

Un poco más sosegada, un poco más doméstica, pero sin parar de hacer giras que es lo que mantiene vivo a un tipo que se dedica a este oficio de locos.

Usted ha venido decenas de veces a Colombia, pero ahora hay en curso un proceso de paz…

La primera vez que vine a Colombia era todavía un momento muy duro. Pero yo solo la he visto dar pasos adelante, mejorar todo el tiempo. Sé la increíble potencialidad que tienen los colombianos, por ejemplo en el caso de Medellín, donde vamos a tocar; esa ciudad ha cambiado mucho en 15 años. Yo estoy muy ilusionado con el proceso de paz, espero que nadie lo boicotee, espero que las Farc, los elenos y el Gobierno se pongan de acuerdo de una puñetera vez y que los colombianos tengan de una buena vez lo que se merecen. He tenido grandes amigos colombianos como Gabo y me encanta esa parte tropical, ese país costeño.

Los mejores recuerdos de la vida vienen por la música, ¿cómo son esos que tiene con Gabo?, ¿qué solían cantar juntos?

Nosotros íbamos a un sitio donde había un piano bar y cantábamos. A Gabo le gustaba mucho bailar y cantar, y lo hacía afinadito. Y aquí lo que hacíamos era cantar con los mariachis, luego bailábamos cumbia, pero cantar era siempre con mariachis. Incluso los dos años finales que no estaba muy claro si me conocía o no, la ‘Gaba’ Mercedes lo sacaba y seguíamos yendo al mismo sitio, seguían viniendo los mariachis, yo le cantaba al oído y él, aunque no me conociera, me hacía dúos y era una maravilla.

Entonces la música estaba por encima de la memoria…

Exactamente. Pero el último año ha sido duro para mí, se me han muerto dos amigos, uno es Gabo y el otro Juan Gelman, el magnífico poeta argentino. Con ellos siempre salíamos a cenar y los estoy echando, no se imagina, cuánto de menos.

Joaquín Sabina tiene tiempo de leer, ¿qué lee ahora?

Estoy leyendo una biografía de Samuel Beckett, cosas muy raras. Pero lo que hago en cada país que voy es comprarme libros de los últimos novelistas que se han editado o de política contemporánea para saber lo que está pasando en ese país.

¿Cómo es eso de que ahora se dedica a pintar?

En los últimos 15 años, para poder seguir subiéndome al escenario por las noches, dejé de llevar esa vida loca de no dormir y de acostarme de madrugada, entonces lo que hago ahora, como los conciertos son muy seguidos, es estar mudo, no hablar entre concierto y concierto, con lo cual, cuando me acabo los dos libros que tengo me subo por las paredes y entonces me compro unos cuadernos y me hago garabatos, escribo versos y dibujo: eso me calma.

¿Y cómo es ese ritual de silencio?

Mudez absoluta, total, con lo que me gusta hablar a mí (risas).

Usted es distante del tema tecnológico…

Lejano, no. Analfabeto total, pretecnológico absoluto (risas). No tengo ni teléfono.

¿Pero es su manera de ir en contra de ese ruido en el que estamos todos, que nos tiene ansiosos?

Yo en realidad no solo no tengo nada en contra del progreso, sino que me parece una revolución absoluta, lo que ocurre es que a mí me gusta paladear un buen libro, hablar con los amigos sin que suene el teléfono, ver una buena película, dibujar, escribir canciones y, con ese ruido constante de las redes sociales y el teléfono, es imposible. Uno tiene que elegir en la vida qué es lo que quiere hacer.

¿Se puede vivir hoy prescindiendo de eso?

Se puede, y no se imagina lo bien que se vive. Hay gente a mi alrededor conectada pero no crea que me cuentan, creo que todo lo interesante que hay en la red, lo verdaderamente interesante, acaba saliendo en los periódicos de papel porque los otros ni los huelo.

Usted ha compuesto sobre el amor, la muerte, ¿hay algún tema que sienta que no logra o le cuesta volver canción?

Me cuesta mucho y en eso estoy, escribir sobre lo bueno y lo malo, más malo que bueno, que es envejecer, el deterioro, perder a los amigos, esas cosas que pasan a partir de cierta edad.

¿Le tiene miedo a la vejez?

No le tengo miedo a la vejez, me encuentro totalmente resignado (risas), lo peor es perder amigos cada día.

¿Y cómo lo maneja?

Mal. Yo vivo muy intensamente, pero me digo mal es porque quiero escribir sobre eso y no sé encontrar el tono. No quiero encontrar un tono patético, ni mucho menos, pero tampoco quiero endulzar la realidad.

¿Cómo se imagina su retiro?

Yo no soy de esos cantantes como Serrat y otros amigos que realmente no podrían vivir sin el escenario, que necesitan subirse cada día. Mi vida no es solo subirme al escenario y escribir canciones. Es, aunque parezca pedante, más que escribir canciones. Podría estar perfectamente.

¿Y cómo es esa otra vida suya?

Dibujo, escribo y frecuento a mi gente querida.

¿Siempre está la poesía?

No tengo con ella una relación conyugal, es más de amante prohibida. Ella viene cuando quiere, no cuando quiero yo.

¿Dónde y cuándo?

Bogotá. Sábado 30 de mayo en el Palacio de los Deportes. Informes Tuboleta: Desde $ 156.000 hasta $ 371.000.

Medellín. 1.° de junio en el Teatro Metropolitano. Informes Tuboleta. Desde $ 166.000 hasta $ 350.000.

CATALINA OQUENDO B.
Cultura y Entretenimiento
@cataoquendo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.