El drama de la primera víctima restituida por afectación psicológica

El drama de la primera víctima restituida por afectación psicológica

A Rosalba Castro las Farc le asesinaron a su hermana y su esposo.

notitle
23 de mayo 2015 , 09:00 p.m.

“Mi hermana no es un perro; si toca que me maten como a ella, pues que lo hagan, pero no la voy a dejar ahí tirada”. Con esas palabras recuerda Rosalba Rey Castro, la primera víctima restituida con tierras por compensación psicológica en el país, el día en que se convirtió en desplazada por la violencia y en el que comenzó su tragedia.

Eran casi las 5 de la tarde de un domingo de principios de 1995, en la vereda Alto de Tillavá, en el municipio de Puerto Gaitán (Meta), cuando a la puerta de la casa de Rosalba unos guerrilleros del frente 39 de las Farc golpearon y preguntaron por Matilde, su hermana, para que les vendiera comida del restaurante que tenía a casi 100 metros de esa vivienda.

Matilde, sin sospechar nada, lo único que atinó a decir fue: “Ya vengo”. Se alejó con los guerrilleros hacia el restaurante, el mismo en el que cuatro días antes le vendió comida al Ejército que se había asentado en esa zona.
Después de eso, lo único que se escuchó en la vereda fueron dos rugidos de fusil. Rosalba no tuvo que ir a mirar, porque, como cuenta, el corazón le dijo claramente que su hermana era la víctima de esos tiros.

Consumado el asesinato, supuestamente por ser aliada del Ejército y darle de comer, la idea de los guerrilleros era dejar el cuerpo tirado sobre las piedras al lado de un río, pero Rosalba, entonces, dijo que su hermana “no era un perro”, y la montó en un camión para enterrarla en otra parte, y nunca más volver.

El único que regresó fue su esposo, José Amado Bernal, quien todas las semanas iba a la casa y a la tierra que tenían en Tillavá. Pero lo hizo, sin saberlo, para repetir, tres años después, la misma historia macabra de Matilde. (Lea también: 'Restitución de tierras, primera cuota para el posconflicto')

En 1998, en uno de esos viajes a su vivienda, José fue desaparecido por las Farc y al cabo de dos meses fue reportado muerto. El cuerpo aún sigue sin aparecer. Rosalba continúa buscándolo.

Afectación psicológica

Esa es, a pequeños rasgos, la historia que hay detrás de la primera mujer en el país que en el proceso de restitución de tierras fue compensada, a mediados de este mes, por afectación psicológica. Es decir, no podía volver al predio del que fue desplazada porque los traumas vividos se lo impiden.

Por esta razón el nuevo predio que le fue restituido a Rosalba, de 2.400 metros cuadrados, está ubicado en el municipio de Guamal (Meta).

“Está documentado que existía el riesgo con Rosalba al volverla a llevar al sitio del que salió, de generarles a ella y a su hijo una revictimización psicológica, y enfrentarlos de nuevo a sus temores. Wilmer, su hijo, tiene un cuadro de depresión aguda. Ella también tiene aún unas secuelas de la violencia que vivió”, explicó Diana Herrera, directora territorial del Meta de la Unidad de Restitución de Tierras.

De acuerdo con Giovanni Pérez, director del fondo de la Unidad de Restitución, en este caso el magistrado que falló el caso estableció que hay un riesgo para la integridad personal de la víctima si se regresa a su tierra perdida.

“Desde la misma solicitud la señora manifestó no poder retornar por tener esta afectación emocional. Ocurrido esto, el juez es quien lo prueba y lo valida”, aseguró Pérez.

Las otras ocasiones en las que también se hace compensación son cuando, primero, hay problemas de seguridad; segundo, porque el predio se encuentra en zona de riesgo cuando está al lado de un río o se puede producir algún desprendimiento; tercero, cuando el predio fue entregado a otra víctima, ya que hay terrenos con dos o tres solicitudes de restitución; y, finalmente, porque el terreno se encuentra destruido total o parcialmente.
Entrega y resistencia

Tuvieron que pasar 20 años para que Rosalba empezara a recobrar parte de ese mundo que la violencia le arrebató.
“Gracias a Dios hoy he podido recuperar mi tierra, pero no a mi hermana, ni a mi esposo, que era mi mano derecha”, dijo Rosalba con voz quebrada, en medio del acto ceremonial en el que la Unidad de Restitución le entregó la matrícula inmobiliaria de su nuevo terreno.

Sin embargo, con la entrega de predios el drama de las víctimas no siempre termina. Así lo expresó Ricardo Sabogal, director de la Unidad de Restitución, quien advirtió que han constatado que existe muchas veces resistencia de las comunidades hacia los nuevos propietarios.

“Nos falta solidaridad a los colombianos, y entender al otro. Hemos encontrado comunidades que los acogen con cariño, pero otras no tanto”, manifestó Sabogal.

“Cada vez que llega una víctima a un nuevo terreno hay un proceso de adaptación, porque hay ocasiones, como ocurre acá, en que se presenta oposición de la comunidad por la incertidumbre y falta de comunicación. Muchas personas se preocupan porque creen que llegan reinsertados o que va a venir un grupo numeroso de familias de desplazados”, explicó Ana María Guevara, secretaria de Gobierno de la zona.

Esto mismo expresó Marina Frías, una residente de esa zona rural, quien dijo que lo que más le preocupaba era que dividieran en tantas “tajaditas” el predio que estaban entregando, y que terminaran convirtiendo esa zona “en un barrio”.

“Traer tanta gente afecta no solo los recursos naturales de la zona, sino también la misma seguridad”, afirmó Ana Bernal, otra vecina del sector.

Pero a pesar de tanta adversidad, ya sea por la guerra o por la indiferencia de la gente, Rosalba aseguró que no se iba a rendir. Una vez formalizada la entrega del terreno, le agradeció a Dios por darle valor para “superar” tantas desdichas. Hizo una pausa, miró atentamente los arbolitos de su nueva tierra, y dijo con voz fuerte: “Hoy volví a nacer”.

DAVID FERNANDO MONTES A.
Enviado especial de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.