Secciones
Síguenos en:
En persecución de 'Otoniel', Policía ha invertido $ 2.300 millones

En persecución de 'Otoniel', Policía ha invertido $ 2.300 millones

Desde febrero pasado, 257 personas han sido capturadas. La hermana de 'Gavilán', la última.

notitle

La operación Burbuja, que la Policía diseñó para capturar a los máximos jefes de la banda criminal clan Úsuga, arroja 257 señalados miembros detenidos, entre ellos familiares de las principales cabezas.

La más reciente captura es la de Ángela María Vargas Gutiérrez, alias ‘la Chola’, hermana del buscado y señalado narco Roberto Vargas, alias ‘Gavilán’. La mujer, de 53 años, fue ubicada en zona rural de San Pedro de Urabá, Antioquia, y en su poder fueron halladas decenas de cartas que revelan detalles de la organización.

El general Rodolfo Palomino, director de la Policía, indicó que alias la ‘Chola’ era la encargada de definir quiénes y las rutas por las que las personas podían ir a visitar a los jefes de la banda criminal, entre ellos Dairo Antonio Úsuga David, alias ‘Otoniel’; ‘Gavilán’ y ‘Nicolás’. “Utilizaba correos humanos para llevar a los campamentos alimentos, medicamentos, vestido e informes financieros, a cambio recibía cartas con órdenes precisas sobre el manejo de propiedades, la distribución de los gastos ilícitos y la manutención del círculo familiar”, indicó la Policía.

Agregó que en las cartas incautadas, “aparecen referenciadas estaciones de servicio, locales comerciales de venta de ropa, gigantescas hectáreas de tierra y un negocio de distribución a gran escala de licores”.
Uno de esos pagos ordenados por alias ‘Gavilán’ era una cuota de 500 mil pesos a una profesora de uno de los hijos del señalado narco. “Especifica que ese dinero servirá para disuadir a la docente y facilitar el camino académico del menor”, indicó la Policía.

En las cartas no solo se emitían órdenes de pago para el sostenimiento de la organización, sino de los gastos y lujos de la familia de ‘Gavilán’. “Una de las misivas, firmada por otro hijo o un menor de edad cercano a alias ‘Gavilán’, pide al criminal dinero para comprar una motocicleta que le permita transportar adolescentes de la región, como única forma para conseguir novia o compañera”, dijo la Policía al citar las cartas halladas.

Entre las pertenencias de alias ‘la Chola’ la Policía encontró una camiseta con la foto del extinto narco Juan de Dios Úsuga David, alias ‘Giovanny’, hermano de alias ‘Otoniel’ y quien cayó muerto en una operación de la Policía en el Urabá. La camiseta además tenía el eslogan ‘Aunque la distancia nos impida estar juntos, siempre te recordaremos Juan de Dios Úsuga David’.

En medio de la ofensiva, la Policía ha capturado a la esposa y cuñadas de alias ‘Otoniel’, así como a sus hombres más cercanos.

Pese a eso, los máximos jefes, ‘Otoniel’, ‘Nicolás’ y ‘Gavilán’ han logrado escapar de la persecución de la Policía. Investigadores que desde febrero pasado permanecen en Necoclí cerrando el cerco a la red mafiosa, señalan que comandos especiales han estado en lugares en los que ‘Otoniel’ y ‘Gavilán’ han permanecido días, horas o minutos antes de que lleguen las autoridades, pero han logrado evadirse.

En el caso de ‘Gavilán’, las autoridades tienen información que se encuentra en el Urabá chocoano, especialmente en zona rural de Unguía. Y de ‘Otoniel’, en el Urabá antioqueño, especialmente en zona rural de San Pedro de Urabá.
El general Ricardo Restrepo, director de la Policía Antinarcóticos, señaló la banda criminal tiene adeptos en la población, que informan cada movimiento de la Policía, lo que dificulta las operaciones. En total han lanzado 56 operaciones de asalto, y el costo de la persecución, dijo, hasta ahora es de 2.300 millones de pesos.

Indicó que la estrategia lanzada ha permitido golpear las finanzas de la red mafiosa: la incautación de 9 toneladas de cocaína, el bloqueo del pago a sus hombres y el cerco en zonas en las que se movían con tranquilidad.
Investigadores señalan que, por ejemplo, el clan Úsuga no podido pagar las mensuales a pobladores a cambio de que entreguen información de la presencia de la Policía, y de colaborar en su huida.

Una de esas estrategias de la red es pagar a familias con mercados, útiles escolares y hasta con brigadas de salud. Y a las jovencitas, que son reclutadas para ser explotadas sexualmente, les pagan primero con dinero en efectivo, motos deportivas y ayudas para la familia.

“Otro factor que ha dificultado las operaciones es que los cabecillas constantemente están en movimiento. No pasan más de dos noches en un mismo sitio, y han instalado casas en madera en fincas con las que han armado un corredor de fuga”, dice uno de los investigadores en la operación.

La Policía ha dicho que mantendrá la operación sostenida en el Urabá hasta que se logre la captura de los principales jefes de la red narcotraficante.

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.