Con motivo de 'Si yo fuera alcalde, si yo fuera responsable...'

Con motivo de 'Si yo fuera alcalde, si yo fuera responsable...'

"Los recursos de la Nación son insuficientes y además compiten con otros proyectos de inversión".

11 de mayo 2015 , 10:19 p.m.

El Proyecto Metro genera entendibles expectativas en los bogotanos. Hasta ahora se ha hecho énfasis en los beneficios del proyecto, y no se han abordado importantes inquietudes sobre el valor de la obra, su financiación y el esfuerzo tributario que deberán hacer los bogotanos. El costo de la primera línea se estima en $ 15 billones, pero el monto probablemente será mayor por tres razones: 1. Imprevistos y sobrecostos que son usuales en este tipo de obras, en particular en trazados subterráneos; 2. No se han contemplado costos financieros; 3. El peso se ha devaluado cerca del 30 por ciento luego de terminados los estudios.

La Nación no ha definido todavía sus aportes para el proyecto. El compromiso vigente por cerca de $ 6,5 billones (documento Conpes 3677/2010) corresponde a una “bolsa de recursos”, que también podrían financiar otras obras importantes de TransMilenio, cables aéreos y el Sistema Troncal de Cercanías.

Los recursos de la Nación, entonces, no solo son insuficientes sino que compiten con otros proyectos de inversión.
La difícil situación fiscal por la caída de los precios del petróleo y los requerimientos futuros para el posconflicto no permiten ser muy optimistas en cuanto a la capacidad adicional del Gobierno Nacional.

La alcaldía, por su parte, no ha sido suficientemente explícita sobre la forma en que financiará la parte que le corresponde: 8,5 billones. Con inversiones para el metro por $ 2,4 billones y una mayor deuda por $ 2,8 billones este año, los indicadores de endeudamiento de la ciudad estarán acercándose a los límites legales.

Además, según datos oficiales, el nivel de inversión de la ciudad de 2015 (6,1 % del PIB) deberá reducirse a 3, 9 % en 2016 y a niveles de 3,6 % posteriormente para que el endeudamiento sea sostenible.

Ante este escenario, el Plan de Desarrollo Nacional establece algunas fuentes de financiación para el metro: contribuciones por estacionamiento, tasas por congestión, valorización y cobros por edificabilidad, todas posteriores y sin claridad sobre la cantidad recursos que podrán pagar usuarios y contribuyentes por estos conceptos.
Hasta ahora las autoridades nacionales y locales han hecho énfasis en los potenciales beneficios del metro pero poco han dicho sobre las inversiones que se tendrán que sacrificar para darle espacio fiscal, y sobre las cargas tributarias directas e indirectas que recaerán sobre los bogotanos.

Un sano debate y la decisión correspondiente requieren de mayor claridad sobre estos aspectos, en particular sobre lo que no vamos a tener por tener una primera línea de metro.

ADRIANA CÓRDOBA
VEEDORA DISTRITAL

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.