Secciones
Síguenos en:
Editorial: Desminado, primer desafío conjunto

Editorial: Desminado, primer desafío conjunto

Porque se librará a comunidades de una pesadilla, este plan es un hito fundamental de los diálogos.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
11 de mayo 2015 , 07:26 p. m.

Aunque no se trata de un acuerdo sobre uno de los puntos de la agenda, el anuncio de que el Gobierno y las Farc ya tienen lista una hoja de ruta para un plan piloto de desminado humanitario marca otro hito en el desarrollo de las negociaciones con esta organización. Y lo es en dos sentidos.

El primero tiene que ver con el hecho de que comenzar a liberar de explosivos sitios minados por las Farc es una acción concreta en el propósito de disminuir el sufrimiento de la gente por causa del conflicto armado. Por supuesto que el ideal sería que esta cobijara a todo el país, pero cualquier kilómetro cuadrado que se libere de esta amenaza hay que celebrarlo, pues implica que más de un colombiano se librará de este agobio y esta grave amenaza, que tanto daño han causado.

Colombia tiene casi 12.000 víctimas de minas antipersonales desde 1990, entre heridos y muertos, y esta es una de las tragedias más silenciosas que vive el campo colombiano. Son 650 los municipios con alguna contaminación por culpa de estos artefactos. El desminado, en efecto, comenzará en los dos departamentos que tienen el mayor número de víctimas: Antioquia y Meta, que concentran cerca del 40 por ciento de quienes han padecido esta tragedia.

Desde luego que el hecho de que esto ocurra en medio del conflicto trae dilemas, como que no se pueden retirar minas de sitios donde las Farc comparten o se disputan territorios con el Eln y las bandas criminales, como Tarazá (Antioquia), donde también hay minas de esta guerrilla y del ‘clan Úsuga’, llamado antes la banda criminal de ‘los Urabeños’.

Sin embargo, a partir de esta medida de desescalamiento humanitario se podrán retirar aquellas puestas por las Farc donde solo ellas tienen presencia. De aquí a diciembre, en Antioquia y Meta; y a mediano plazo, en 20 municipios de 10 departamentos donde solo está el grupo armado.

El segundo aspecto clave de este paso es el trabajo conjunto que tendrá lugar entre militares y guerrilleros. Este es un acontecimiento histórico, pues será la primera prueba de la confianza que las dos partes pueden lograr para avanzar hacia la paz. Hasta ahora, la labor de retirar estos explosivos ha sido una tarea del Estado, que ha contado con el valioso apoyo de entidades como la OEA y que ha registrado logros importantes como los alcanzados por el programa que lideró la Vicepresidencia en los dos cuatrienios anteriores. Sin información alguna, solo con la que se intuye a partir de los accidentes con minas, ha liberado de estas a cuatro municipios del país desde el 2010, con muchísimas dificultades.

El que militares y subversivos de las Farc activos caminen juntos en zonas de combate para ir a identificar puntos minados requiere que, de lado y lado, confíen en la transparencia del otro, seguros de que ambos van solo a cumplir una tarea humanitaria, independientemente de lo que sientan en su condición de enemigos.

A estas alturas de los diálogos, cobra especial importancia esta prueba del respeto que militares y guerrilleros pueden alcanzar al compartir un objetivo. Algo fundamental, sobre todo con miras a uno de los puntos más sensibles de la negociación de La Habana: la concentración de tropas y el cese bilateral del fuego. Dos puntos que son nada menos que el comienzo del fin del conflicto y cuya viabilidad es necesario demostrar.


EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.