'Siempre me gustó la música más que la actuación' Greeicy Rendón

'Siempre me gustó la música más que la actuación' Greeicy Rendón

Esta caleña, de 22 años, se perfila como una de nuestras grandes figuras de la televisión.

notitle
11 de mayo 2015 , 06:03 p.m.

Qué mejor escenario para enmarcar la espectacular belleza de la actriz Greeicy Rendón que la majestuosa Playa del Carmen, en México, que se engalanó aún más con la caleña. Su rostro es uno de los más perfectos de la pantalla, y sin temor a equivocarnos podríamos decir que el más bello. Greeicy nos recuerda los maravillosos años de María Cecilia Botero, con sus rasgos perfectos y angelicales. Su belleza es camaleónica, pues esa mujer con cara de ‘niña buena’, que tiene a más de uno pegado al televisor para verla todas las noches por el Canal Caracol en Tiro de gracia al lado de Róbinson Díaz, puede convertirse rápidamente en una ‘bomba sexi’ gracias al cuerpo de curvas perfectas que tienen las de su tierra, pero que también son producto de la disciplina del ejercicio. ( En imágenes: Greeicy Rendón, la actriz con la cara y el cuerpo más envidiados del momento)

Desde niña siempre estuvo metida en cuanto acto cultural hicieran en su colegio Santa María de Pance: “Siempre me gustó la música más que la actuación. En el colegio participé en obras de teatro, y aunque me gustaba, no pensaba que este sería mi destino. Mi inclinación siempre fue por el canto”.

Lo paradójico del asunto es que mientras Greeicy soñaba con ser una gran cantante y como carrera había escogido la biología marina, por esas cosas del destino fue precisamente el canto el que le sirvió para iniciar su prometedora carrera como actriz.

Comenzó su formación musical desde los cinco años con estudios de piano, flauta, guitarra y canto. Esto hizo que su familia la incentivara para que en el 2006 participara en Factor XS. Pese a sus dudas e inseguridades propias de una niña de 13 años que llegaba a Bogotá, se presentó, pero no pasó. Al siguiente año volvió a presentarse y pasó varias audiciones hasta llegar a las galas. Fue ahí donde su vida dio un giro de 180 grados, pues saliendo de una de esas audiciones, a la pequeña Greeicy, acompañada de su mamá, le ofrecieron un casting para una serie infantil llamada Cuando salga el sol. La bella caleña se quedó con uno de los personajes principales, la hija de la protagonista, y desde ahí ha sido imparable su corta pero fructífera carrera: “A raíz del programa empezaron a llamarme a castings, me enamoré de la actuación y hoy en día digo que soy actriz, no cantante”.

Hizo pequeños papeles en 'Correo de inocentes', '¿Dónde está Elisa?', 'La Pola' y luego su primer protagónico fue en 'Chica Vampiro', un seriado de Nickelodeon, donde tuvo que competir con actrices con más experiencia que ella: “Esta serie juvenil fue muy exitosa, más que todo a nivel internacional. Con ese proyecto viajé a Italia, hicimos gira en ocho ciudades. Fue una excelente experiencia. Además porque el personaje me permitía no solo actuar sin también cantar y bailar”.

Su primer protagónico no fue un éxito en Colombia, pero en Italia, por ejemplo, Greeicy se convirtió en una estrella juvenil, y así la trataron durante su gira; por eso a la caleña poco le importó si aquí se volvía famosa o no. Lo importante era que había logrado que directores y jefes de casting la miraran con admiración.

Y así fue, pues no solo se encuentra protagonizando al lado de uno de los mejores actores del país, como lo es Róbinson Díaz, en Tiro de gracia, sino que además está trabajando en la versión criolla de Revenge: “Tiro de gracia ya la grabé. Trabajar con Róbinson Díaz fue una experiencia increíble, maravillosa. Cada proyecto que hago es como una escuela para mí; siempre trato de robarme lo mejor de cada quien. Hice Esmeraldas, que ya está al aire; son tres generaciones, los 50, los 70 y los 90, y yo estoy en la época de los 90 con un personaje muy bonito. Ahorita estoy grabando para la serie Revenge, la adaptación colombiana. Mi personaje se llama Gabriela, que es la hija de Victoria, la antagonista de la serie. Es muy chévere, muy divertida, loca y rebelde”.

A diferencia de muchas jovencitas que solo sueñan con ser famosas y aparecer en las páginas de las revistas así sea a punta de escándalos, Greeicy no ha necesitado exponerse a la prensa para darse a conocer; todo lo contrario. Aunque su nombre todavía no es muy familiar, pese a que vemos su cara todas las noches, poco a poco va ganando reconocimiento, y esto se lo atribuye a su entrega: “Siempre que hago un casting me mentalizo que voy a dar lo mejor de mí. Siempre trato de dejar huella en cada persona para que me tengan en cuenta, aunque no me gane el papel. Creo que eso es lo que ha hecho que vuelvan a llamarme”.

A su corta edad, la caleña es muy aterrizada y sabe que todavía tiene mucho qué recorrer y, por qué no, muchas novelas por protagonizar. Sin embargo, así como es consciente de que su carrera ahora está ‘disparada’, sabe que en este medio nada está escrito, nada es seguro: “Vengo de una familia muy berraca y luchadora. Mis papás siempre me han enseñado que debo tener los pies sobre la tierra, porque en este medio unas veces estás arriba, pero otras no lo sabes. Entonces no hay por qué creerse más que nadie. He hecho dos protagónicos y no me creo nada; todos somos iguales. Siento que uno siempre debe tener un plan B, porque esto es como una montaña rusa y hay mucha gente involucrada en este medio. Por eso estoy pensando en sacar mi marca de ropa interior muy pronto... pero me encantaría siempre hacer televisión. Me gustaría trabajar en televisión por fuera, en Miami, por ejemplo. Aquí me he sentido bien, con todos los directores que he trabajado me he entendido, han sido maravillosos y de cada uno he aprendido algo. Estoy muy agradecida con Dios por todo lo que estoy viviendo, por ejemplo siempre quise trabajar con Róbinson Díaz y se me cumplió... Espero trabajar con Andrés Parra”.

El amor

“Estamos felices y enamorados”

El amor es tan importante en la vida de esta joven que hasta lo tatuó en su piel: “Tengo tres tatuajes. El primero que me hice dice “mantén los pies sobre la tierra”. Me lo hice porque uno siempre tiene que saber de dónde viene. El tatuaje lo dice clarísimo. El que tengo en la cadera me lo hice con mi novio y dice “hoy soñaré nuestra canción”; más que el significado de la frase completa, es el significado de cada palabra. El ‘hoy’ es el presente; ‘soñar nuestra’ significa que somos un equipo, y ‘canción’ porque a los dos nos gusta la música. Y el que tengo arriba de la barriga... en principio quería hacerme el ojo de un elefante con unas alas, pero quedó más como un diseño. En realidad no tiene ningún significado valioso. Me encantan los tatuajes, pero por mi trabajo me toca parar”.

Y asegura que aunque la relación con su novio, el cantante de música urbana Mike Bahía, llegara a su fin, no se quitaría el tatuaje: “No me arrepentiría porque me gusta y además es un bonito recuerdo”, dice la actriz, quien lleva más de dos años de noviazgo con el artista: “Él es de Cali también, pero nos conocimos en Bogotá. Fui a escuchar música a un lugar con una amiga que cumplía años, y él estaba allí. Mi amiga lo conocía y nos presentó, pero yo fui la que le caí. Ya llevamos dos años y medio, felices y enamorados. Lo que más me gustó fue que no me echó los perros. Para mí, un hombre que me echa los perros me hace pensar que es así con todas”. Y, por supuesto, Greeicy ya fue la inspiración de una canción: “El segundo sencillo fue para mí; se llama Buscándote... encontré la fuente de la felicidad”.

A ambos les gusta la música, y aunque ella por ahora se decidió por la actuación, “hemos hablado de hacer una canción los dos”, asegura.

La belleza

¡Un cuerpo de infarto!

Más de una trinará de la envidia cuando se enteren de que Greeicy, a la hora de pecar, lo hace con toda y sin remordimientos: come empanadas, chorizos y harinas. Su cuerpo escultural es producto de mucho ejercicio, no se considera obsesiva con la alimentación, pero a la hora de una sesión fotográfica sí se cuida en lo que come: “Más que dieta, me gusta mucho hacer ejercicio. No me privo de nada, me encantan las harinas y las grasas, y de hecho las como, pero no en exceso. Trato de tener una dieta balanceada y de hacer ejercicio todos los días. Eso es lo que creo que ha mantenido la forma de mi cuerpo. Hago ejercicio en las mañanas, desayuno muy bien, reposo más o menos una hora y me voy al gimnasio. Tengo mi entrenador personal que me pone a trabajar funcional, o a veces me pone a hacer máquinas. Todos los días tomo un jugo en ayunas de pepino, porque eso te hace eliminar líquidos; cuando como huevos no me como la yema, solo las claras; en los almuerzos sí como arroz y mucha harina, porque me encantan los carbohidratos. Y en la noche, solo como una proteína, pollo o pescado”.

POR: GLORIA FRANCO
FOTOGRAFÍA: JUAN MANUEL VARGAS
PRODUCCIÓN: PAULA SANMIGUEL

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.