Diariamente una persona desperdicia un tercio de la comida que sirve

Diariamente una persona desperdicia un tercio de la comida que sirve

Durante toda la semana HUELLA SOCIAL le dará consejos para evitar ser parte del problema.

notitle
11 de mayo 2015 , 11:29 a.m.

El dato entregado oficialmente por la FAO es contundente: 1,3 mil millones de toneladas de comida se desperdician anualmente en el mundo.

Aunque se sabe, por este y otros estudios, que la principal causa de pérdida de alimentos se da a través de la cadena de suministro, por la mala manipulación de los alimentos, el daño en el transporte o la selección de los puntos de venta solo de aquellos que considera óptimos, se pudo identificar que un alto porcentaje se malgasta en la propia casa.

La investigación determinó que el desecho per cápita de alimento por consumidores en Europa y Norteamérica es de 95 a 115 kilos por año, mientras esta situación en África subsahariana y en el sur y sureste de Asia es de 6 a 11 kilos.

Las cifras prendieron el debate internacional y volvieron a señalar a los países industrializados que malgastan comida, mientras las imágenes del hambre en el mundo siguen mostrando su drama en países subdesarrollados.

De hecho, el último informe sobre ‘Desperdicio de alimentos en época de crisis’ dice que en América Latina y el Caribe 52 millones de personas pasan hambre, y cerca de 9 millones de niños padecen desnutrición crónica.

Pero más allá de las cifras mundiales, lo que llama la atención es la responsabilidad que le cabe a cada individuo ante el desperdicio de comida. Estados Unidos, por ejemplo, es el país del mundo que más bota alimentos. De acuerdo con un estudio de la Universidad de Arizona, entre el 45 y el 50 por ciento de todos los alimentos cosechados se pierden anualmente antes de ser consumidos.

La paradoja, según el mismo reporte, es que esta comida podría servir para cubrir todas las necesidades de las personas desnutridas de ese país, en el cual, 4,6 millones de hogares no tienen garantizado un plato de comida.

Responsabilidad ciudadana

Pero ante el panorama mundial, la misma FAO afirma que la gente compra mucho más de lo que realmente consume, y señala que una gran cantidad del desperdicio de comida es el resultado de la falta de conciencia de los consumidores.

Por un lado, en el proceso de preparación de alimentos caseros se dejan a un lado muchas partes en perfecto estado. Por ejemplo, dice el informe, un 14 por ciento de los productos comprados en Estados Unidos terminan en la basura sin haber sido abiertos, y lo mismo pasa con el 20 por ciento en Brasil.

El desperdicio de comida ha generado todo tipo de movimientos, desde quienes no lo toleran y decidieron liderar grupos que reciclan desechos para alimentarse y alimentar a otros, conocido como los ‘freegans’, de los cuales hay en varias partes del

mundo, hasta el G9, liderado por Jamie y conformado por otros ocho grandes cocineros de talla internacional, que elevaron un decálogo de principios sobre la responsabilidad social frente a la alimentación y su papel como líderes de este tema a través de sus restaurantes, recetas y famosos programas de televisión.

En Colombia no se conoce la magnitud del desperdicio de comida. Tampoco se sabe cuánto se pierde en el proceso de cosecha o en el de producción de alimentos industrializados.

El padre Daniel Saldarriaga, director del Banco de Alimentos de la Arquidiocésis de Bogotá, lo explica de esta manera: “Más cerca de lo que uno piensa hay alguien pasando hambre. Por eso, dice, debemos comprar solo lo que vamos a consumir y servir solo lo que vamos a comer”.

En otras palabras, la cadena de la responsabilidad frente a la comida empieza en casa, cuando se enseña a los niños a servir solo lo que realmente se van a comer; a no comprar más de lo que va a consumir y a servir en cada plato lo que cada estómago puede recibir.

El problema del hambre lo seguirán asumiendo las agencias internacionales y los gobiernos locales; mientras tanto, la receta es simple: botar comida es un asunto de conciencia.

CLAUDIA CERÓN
HUELLA SOCIAL

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.