'Petro se volvió experto en crear problemas donde no los había'

'Petro se volvió experto en crear problemas donde no los había'

Carlos Vicente de Roux dijo que no tiene tacha del pasado ni el presente para ser alcalde.

notitle
10 de mayo 2015 , 09:39 p.m.

El candidato oficial del partido Alianza Verde para la alcaldía de Bogotá, Carlos Vicente de Roux, declaró que es un izquierdista atípico y que aspira al segundo puesto más importante del país porque tiene experiencia gerencial y, sobre todo, le pueden escarbar el pasado y el presente donde no tiene “tacha alguna”.

Usted es ahora cabeza visible de Alianza Verde, lo que no es fácil, cuando ha tenido al frente reconocidas figuras políticas que se abrieron del partido. ¿Qué va a hacer, cuando se están jugando unas elecciones tan complejas?

No será fácil, desde luego. Alianza Verde puso su divisa en unas figuras que tenían mucha trayectoria en el pasado. Tengo que reconocerlo. Pero soy un candidato que tiene una imagen muy favorable en el segmento de población que lo conoce.

¿Y cuál lo conoce?

Según diversas encuestas, está entre un 18 por ciento y 25 por ciento. Entre quienes me conocen tienen una imagen muy favorable. Y lo desfavorable es muy pequeño. Eso también significa que tengo un amplio mundo por ganar. El desafío para el partido y para mí es hacerme conocer y hacer conocer las propuestas de Alianza Verde.

¿Ve posible una coalición entre su partido y Peñalosa?

El partido frente a las coaliciones deja una posibilidad abierta. No se cierra a la banda. Pero se escogió un candidato por encuesta y se va a empujar esta candidatura, porque no se trata solamente de la alcaldía, sino también para las candidaturas al Concejo, a las Juntas Administradoras Locales (JAL). Personalmente me gustaría ir hasta el final, hasta el 25 de octubre.

Ante la eventualidad de una coalición, ¿con quién descarta de plano alianzas?

Sería muy difícil hacer una coalición con fuerzas políticas que estén en contra del proceso de paz de La Habana y de un adecuado posconflicto.

Pardo y Peñalosa respaldan la paz…

Si llegara a presentarse una situación en la que el partido diga a mitad de año que vamos a hacer una coalición, buscaría convertirme en el candidato de esa coalición. Tengo mi cabeza puesta en salir adelante con la fórmula de Alianza Verde victoriosa…

¿En esa coalición no cabrían candidatos del petrismo?

Cada día trae su afán.

¿Cuál es el tema que ahora como candidato más le conmueve sobre lo que está pasando con Bogotá?

Los problemas crónicos de Bogotá tienen que ver con la pobreza y equidad. Un amplio porcentaje de la población vive en condiciones económicas estrechas y no puede acceder a unas canastas de bienes y servicios que le permitan llevar una buena vida. Una obra de gobierno debe pensar en como convierte los instrumentos de acción en factor de construcción de equidad e inclusión social. Pero Bogotá también padece problemas críticos, propias de la coyuntura actual, que requieren urgentes acciones. Son básicamente seguridad y movilidad, en ese orden, según la última encuesta de Gallup.

Pero llevamos tres gobiernos de izquierda atendiendo precisamente la pobreza, equidad y vea cómo estamos...

Eso forma parte del drama de la izquierda colombiana. En Bogotá llegó con un ideario de construcción de equidad, muy valioso, pero en muchos casos los gerenció mal porque no tenía experiencia administrativa. A la izquierda por su obsesión con la equidad, se le olvidaron los temas ciudadanos generales, como los hemos vivido en el último gobierno, donde se agudizaron los problemas, porque no se enfrentaron. Y se nos empezó a caer la ciudad a pedazos.

¿Cómo va a convencer a los bogotanos de que usted no será más de lo mismo?

Soy un izquierdista atípico. Tengo de la izquierda la sensibilidad social y soy atípico porque no soy tan ideologizado, radical, sino pragmático y busco la solución a los problemas. Tengo experiencia administrativa, trabajé en altos cargos en el sector privado y soy obsesivo por la buena gerencia, orientada al resultado, a resolver los problemas no a que los creen. Esa es una de las críticas que se le puede hacer a Petro, entre otras, como administración, que es experto en crear problemas donde no los había. Por eso, mi primer compromiso con la ciudadanía será seleccionar un gabinete de excelencia, ser un alcalde con visión acertada de ciudad y liderazgo para convocar a la gente para sacar adelante esa visión. Tengo todos los títulos para decir que puedo marcar una diferencia con los gobiernos de izquierda.

¿Cree que los gobiernos de izquierda en Bogotá redujeron todo al tema de los subsidios y eso le ha hecho daño a la ciudad? Si es así, ¿los revisaría?

Creo que la ciudad, en cuanto pueda hacerlo, debe subsidiar en servicios públicos domiciliarios y en transporte a los hogares más pobres. Pero hay límites. Los subsidios se pueden volver un problema en cuanto no sean sostenibles. En el transporte en Bogotá se nos pudo ir la mano, como el de la hora valle. Este subsidio se creó para que se desplazara la gente de la hora pico a la hora valle y se logró con un 5 por ciento de los usuarios. Terminó volviéndose un subsidio general. Yo uso el Transmilenio en la hora valle, como muchos bogotanos. Este subsidio debe desmontarse y reconvertirse en un subsidio focalizado específicamente para los sectores más pobres del Sisbén. Igual debería hacerse con el otro subsidio que es el de la tarifa técnica. O sea, el costo real que tiene por mover un pasajero, y que está por encima de la tarifa actual. Este subsidio se volvió para todo tipo de pasajero y esto puede abrir un tremendo hueco financiero para el Distrito.

El metro se está volviendo la bandera de la campaña. ¿Ud. es parte del grupo que apoya el metro sin mirar cuánto pagamos por él después?

El metro se necesita y el país lo puede financiar. Primero, el diseño del metro que va del Portal Las Américas a la 127 admite la reducción de costos. Lo dijo el IDU en el panel de la Cámara de Comercio de Bogotá sobre el tema. Está la reducción de impuestos propuesta por el candidato Rafael Pardo... La otra posibilidad es hacerlo por fases hasta la 72, aunque tiene unos problemas, porque quienes más pueden pagar valorizaciones y aportar por venta de derechos de edificabilidad cerca de la línea del metro es en el sector norte. Hacienda negó que eso sea así.

¿Hay otras alternativas?

Bogotá debería tener un estatuto de excepción en materia de posibilidad de endeudamiento para acometer obras de infraestructura que vayan a tener un comprobado incremento en el PIB de la ciudad. Claro que el endeudamiento debe ser de manera controlada y sobre la base de establecer las proyecciones del impacto que determinadas obras de infraestructura van a tener en la productividad de la ciudad

En seguridad, ¿cuál sería su prioridad?

Es tan grave el problema que se necesita utilizar toda la energía institucional para darle una solución. Hay que crear la Secretaría de Seguridad y cambiar la relación entre el Distrito y la Policía.

Ese ha sido el problema actual en la ciudad…

Eso es grave. Por fortuna en este país las policías son nacionales, pero la Policía Nacional sigue otra lógica. Por ejemplo, la lógica de los ascensos en el mando, de los retiros. Hablo con los alcaldes locales y me dicen, concejal en mi localidad he tenido en tres años cuatro comandantes de estación. ¿Cuántos comandantes hemos tenido en la Policía Metropolitana? ¿Qué liderazgo puede construir un comandante de la Mebog cuando la lógica es otra para los problemas de la ciudad? Eso debe cambiar. Se necesita más pie de fuerza. Ojalá no solo más policías en la calle. Más cuerpos oficiales y suboficiales. Otro punto importante es la Fiscalía. Así como se le paga a la Policía y al Ejército habría que hacer lo mismo con los fiscales para que atiendan el delito del hurto callejero, que está afectando más a la ciudadanía. También se debería avanzar más en la bancarización, para no manejar efectivo en la calle.

¿Está de acuerdo con los colegios en concesión?

Mantendría los colegios en las condiciones que los planteó el gobierno de Petro cuando se vencieron los contratos. Allí donde el Distrito no pueda brindar educación de calidad similar, ahí los mantendría.

Plan de choque para el TM

En movilidad, ¿a qué le pondría la lupa?

A TransMilenio, donde haría un plan de choque para recuperarlo y sacarlo adelante.

Una idea para rescatarlo, ¿cuál sería?

Hay que ampliar la flota, arreglar las losas para que se recupere la velocidad en la Caracas, poner muchas rutas del SITP que corran en paralelo como las de la 7.ª para desahogar el sistema y no solo cargarlo de pasajeros. Arreglaría totalmente las estaciones para volverlas limpias, funcionales y evitar el fenómeno de los colados. Hay que hacer estaciones más allá de los portales. En cuanto a SITP, es hora de proponer la caducidad de los contratos con empresas como Ecobús y hacer un esquema de salvamento.

‘Preocupa hasta dónde el Polo blindará los recursos’
‘De Petro me gusta unos programas sociales’

¿Su campaña va a criticar ejecutorias de Petro?

No. Aunque tenga un costo político, reconoceré las cosas buenas que ha hecho, como lo son varios programas sociales.

Ahí se parece a Pardo…

Pueda que me diferencie o no, solo me interesa dar las soluciones a los problemas.

¿Qué no le gusta de la candidata Clara López?

La improvisación.

¿Qué no le gusta del Polo?

Ahí se cruzan los cables. Hay identidad programática en construcción de equidad pero lamento que el Polo no haya sido más firme en actuar sobre Samuel Moreno. Me preocupa hasta qué punto el gobierno del Polo blindaría o no los recursos públicos.

¿La ciudad debería pasarle cuenta de cobro a Clara por haber pertenecido al gobierno más corrupto que ha tenido Bogotá?

Me pregunto si el gobierno de Clara dará garantías en la protección de los recursos públicos.

¿Qué piensa de Pardo?

Tengo dudas del conjunto de las fuerzas políticas que le están dando soporte.

‘No tengo tacha alguna’

¿Por qué se puede confiar en usted como candidato?

“Soy consecuente en la defensa de lo público, la lucha por la transparencia y el manejo de los recursos públicos, uso de prácticas políticas sanas y modernas. Pueden escarbar en mi desempeño como político y no encontrarán tacha alguna. Mi ruptura con Petro fue, finalmente, por su familia política, que estaba metida en todos los temas de contratación de Bogotá. Eso se me volvió algo inaceptable”.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.