El parque, nuevo plan de los barranquilleros

El parque, nuevo plan de los barranquilleros

La ciudad se reúne en estos espacios, en que el Distrito invierte 60 mil millones de pesos.

notitle
10 de mayo 2015 , 10:56 a. m.

“Ese era el sitio de reunión de burros (drogadictos), pandilleros y bandidos. Aquí día y noche no era raro ver a jóvenes de otros barrios fumando marihuana”, asegura el viejo Manuel Tapia, señalando la esquina de la calle 24 con carrera 18, donde se encuentra el parque del barrio Las Nieves, en el suroriente de Barranquilla.

Durante años, la desidia y abandono se encargó del parque, construido a mediados del siglo pasado.

“Era como la plaza del pueblo: aquí todo el mundo llegaba”, recuerda con algo de nostalgia Tapia, quien lleva 60 años, de sus 77 años de vida, residiendo frente al lugar.

En los últimos 20 años, el parque fue tomado por las pandillas, drogadictos, alcohólicos y atracadores, quienes dañaron el poco mobiliario existente y el alumbrado público para convertir el lugar en una zona oscura y el punto negro del barrio. El estado de abandono también era aprovechado por parejas para tener sexo en las bancas y árboles.

“Era un foco de delincuencia, lugar oscuro y solitario apto para las actividades delictivas”, sostiene el alcalde menor de la localidad de suroriente, Pedro Cepeda.

La historia de este parque es similar a la cualquiera de los 183 de la ciudad, que durante años han permanecido abandonados, pero que la historia les comenzó a cambiar gracias al programa ‘Todos al Parque’.

Este programa, del Distrito de Barranquilla, pretende devolver a los barranquilleros 421 mil metros cuadrados de zonas para la recreación y el sano esparcimiento en estos cuatro años.

El caso de Las Nieves

Es el caso del parque de Las Nieves, que desde el pasado 30 de septiembre es otro gracias a la intervención del Distrito, que por intermedio del Fondo de Restauración, Obras e Inversiones Hídricas (Foro Hídrico), invirtió 4.287 millones de pesos, con los que logró la recuperación de los 9.597 metros cuadrados del área.

El programa ‘Todos al Parque’ está interviniendo 59 de estos centro de recreación, además de construir el megaparque del Bicentenario, en el suroccidente, que promete recuperar 33 mil metros cuadrados en una inversión de 10 mil millones de pesos.

Para cumplir esta promesa a la ciudad, la alcaldesa Elsa Noguera asignó en un principio 20 mil millones de pesos, pero cuando comenzó a conocer el abandono de estos lugares, triplicó la inversión. Quiere dejarle a Barranquilla parques modernos, seguros y sostenibles.

Hoy, con una inversión que ronda los 60 mil millones de pesos, la capital del Atlántico comenzó a estrenar parques que son modelos en el Caribe colombiano, más eficiente para la comunidad y que le permitieron a la ciudad no solo contar con lugares modernos para la recreación, sino mejorar la seguridad y acabar con verdaderas ‘cuevas’ de delincuentes.

“Muchos de estos parques era tierra de nadie, oficina del microtráfico y hasta zona de tolerancia”, cuenta el director del Foro Hídrico, Gonzalo Baute, entidad encargada del cuidado de los parques.

El año de los parques

La idea de los parques la trajo Noguera cuando vio que la ciudad comenzaba a responder en temas de infraestructura educativa, hospitalaria y vial.

Por eso, decide apuntarle a recuperar los parques teniendo en cuenta el estado de deterioro e inseguridad del lugar. Se escogieron 12 parques por cada una de las cinco localidades de Barranquilla.

“No queríamos parques sencillos, con juegos de papel. Por eso, luego de reunirnos con la comunidad, cambiamos las especificaciones”, explicó la alcaldesa Noguera.

En la primera fase se intervinieron 25 parques, algunos en sectores populares e inseguros como en Las Nieves, Carrizal, Santuario, y otros en más en el norte, como en Villa Santos, Golf o Las Américas.

Casi todas las semanas, Noguera y su equipo de gobierno inauguran parques. Ya comenzó la segunda etapa y se espera que antes de finalizar el año esté completa la lista de los 60.

La intervención en estos parques contemplaron: construcción del sistema de pozo para riego, jardineras, zonas verdes, bancas, mesas de juegos, senderos, rampas, andenes y bordillos, cafetería, pabellón de exposiciones y las plazoletas.

También cuenta con juegos infantiles, gimnasio biosaludable, cancha múltiple, cancha sintética, de sistema de alumbrado público led. Algunos con CAI blindado tipo 5, y casas comunales con Punto Vive Digital.

190 personas al frente

Para mantener la inversión, el Distrito dispone de 190 personas –entre los que se encuentran 70 guardaparques, que responden por la seguridad y mantenimiento; 90 caminantes de espacio público, que no dejan que vendedores ambulantes se estacionen en estos lugares; y 30 funcionarios de la Secretaría de Recreación y Deportes, que organizan torneos y cuidan los escenarios deportivos .

“La idea es empezar a concientizar a la gente del cuidado de estos espacios”,manifiesta la jefe de la oficina de Participación Ciudadana del Distrito, Catalina Ucrós.

Sitios de encuentro

Hoy estos parques son el orgullo de los barrios de Barranquilla, verdaderos lugares de encuentro de los vecinos y amigos, escenarios para la práctica de deportes y la recreación de niños y adultos.

La recuperación de estos parques ha servido para que los delincuentes abandonen la zona, porque hoy son sitios iluminados, con mucha afluencia de público. Algunos pandilleros ayudan con el mantenimiento y cuidado de los mismos.

“Lo que estamos haciendo con ‘Todos al Parque’ es darle a la gente espacios de sana convivencia, dándoles vida a nuestros parques, para que los niños, los jóvenes, los adultos y nuestros abuelitos puedan recrearse en los juegos, en las canchas, en los gimnasios biosaludables, de tal manera que toda la familia se reúna en estos espacios donde estamos recuperando las zonas verdes y ofreciendo entornos más seguros”, afirmó la alcaldesa de la capital del Atlántico, Elsa Noguera.

Es el caso del parque de Las Nieves, en donde desde temprano ya hay gente haciendo algo.

“Nos reunimos tres día a la semana a jugar”, dice Carlos Calderón, de 67 años, quien a las ocho de la mañana ya está tirando la primera ‘mano’ de naipes con sus amigos Rubén Darío Salazar, de 54 años, y William Sánchez, de 38 años.

“No jugamos a plata, solo a rayita”, agrega el hombre, mientras marca con una tiza el número 7, que representan las victorias que a las 10 de la mañana lleva acumuladas.

Mientras ellos juegan, desde la terraza de su casa, Manuel Tapia mira con orgullo como el parque volvió a ser como la plaza del pueblo.

 

Leonardo Herrera Delghams
Corresponsal de EL TIEMPO
Barranquilla.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.