En $ 120 millones iban a vender el libro de Gabo robado en la feria

En $ 120 millones iban a vender el libro de Gabo robado en la feria

Ejemplar hallado por la Policía es de la primera edición de Cien años de soledad. Dueño lo donará.

notitle
08 de mayo 2015 , 05:23 p.m.

El ejemplar de la primera edición de 'Cien años de soledad' que había sido robado el pasado sábado en la Feria del Libro de Bogotá fue encontrado este viernes a las 4:00 de la tarde en el barrio La Perseverancia de Bogotá, según informó el general Rodolfo Palomino, director general de la Policía.

El libro fue encontrado en la zona de ese sector donde se comercializan libros y antigüedades. Según el oficial, cuando los delincuentes se sintieron presionados por los investigadores de la Sijín Bogotá dejaron abandonado el ejemplar en una tienda.

Palomino aseguró que el histórico volumen, que había prestado el coleccionista y librero Álvaro Castillo, iba a ser vendido por una suma superior a los 120 millones de pesos. Y agregó que la investigación no estará cerrada hasta que las autoridades encuentren a los responsables de este delito.

En tanto, el general Humberto Guatibonza, director de la Policía Metropolitana de Bogotá, indicó que el ejemplar estaba en una caja de cartón. De hecho, los investigadores creen que el libro siempre fue mantenido en esa caja.

El alto oficial narró que un grupo especial de investigadores había detectado que el libro había sido ofrecido a “coleccionistas privados” en el exterior, que habían manifestado interés en comprarlo. Las labores de inteligencia arrojaban que las primeras ofertas se habían dado en La Perseverancia; por eso la operación para recuperar el ejemplar se enfocó en ese sector.

Agentes encubiertos recorrieron las calles y se infiltraron en la zona para establecer la ubicación del ejemplar. “El temor era que destruyeran el libro, que lo quemaran o rompieran; o que la página donde está la dedicatoria de puño y letra del nobel Gabriel García Márquez fuera arrancada”, dijo el general Guatibonza.

Eso fue lo primero que revisaron una vez encontraron el ejemplar, que, de acuerdo con las autoridades, no fue afectado.

Ahora, la Policía trabaja en identificar a los autores del robo. Al parecer se trataría de una banda dedicada al hurto de reliquias, las cuales son comercializadas en otros países.

Álvaro Castillo, propietario del ejemplar, dijo a EL TIEMPO que se encontraba en San Librario, su librería en el norte de Bogotá, cuando recibió una llamada de un amigo que había escuchado en la radio la noticia de la aparición del libro. Minutos después, la Policía le confirmó el anuncio.

“Lo único que quiero decir es que esta es una victoria de todos los colombianos. Apareció un libro que, de una u otra forma, se convirtió en una causa común que nos unió a todos. Por eso decidí que el libro lo voy a donar a la Biblioteca Nacional de Colombia, porque ya no me pertenece a mí sino a todos los colombianos”, comentó Castillo, que no se cansaba de repetir su agradecimiento con todos sus compatriotas.

El librero aseguró que a medida que transcurrían los días ya había perdido las esperanzas de que el libro apareciera.

“Lo más interesante es cómo la tristeza por la pérdida de un objeto se fue transformando en otra cosa, y cómo la desgracia de una persona, que es mínima ante todas las desgracias que ocurren a diario en este país, pudo conciliar y concitar el apoyo y la solidaridad de todos los colombianos”, comentó Castillo.

El libro había sido publicado por la Editorial Sudamericana, en 1967, y lleva una dedicatoria del fallecido nobel colombiano Gabriel García Márquez, dirigida a su propietario: “Para Álvaro Castillo, el librovejero, como ayer y como siempre. Su amigo, Gabriel”, le escribió el autor cataquero.

El libro había sido sustraído de una vitrina del pabellón de Macondo, en Corferias, donde se exhibieron, entre otras, primeras ediciones de varias de las obras más reconocidas del autor de 'El coronel no tiene quien le escriba'.

La vitrina de donde sacaron el libro estaba bajo llave y entre los miles de asistentes a la feria fue imposible identificar al responsable del hurto.

Así mismo, se salvó de ser robado un ejemplar de La mala hora, de la misma muestra y también de las primeras ediciones. Los ladrones alcanzaron a quitar la chapa de la vitrina, pero la presencia de la Policía en el lugar, reconstruyendo el robo del sábado, impidió, según algunos testigos, el segundo hurto.

CULTURA Y JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.