El porrazo de Santos en las encuestas

El porrazo de Santos en las encuestas

Encuestas no solo reflejan repudio contra las Farc, también rechazo por la reacción del Gobierno.

notitle
03 de mayo 2015 , 08:51 p.m.

En declaraciones que son más propias de un jefe de redacción que de un Jefe de Estado, el señor Presidente de la República, acosado por las encuestas y los chiflidos, ha decidido, desde los atriles oficiales, indicarles a los periodistas cuáles hechos “son noticia” y cuáles no.

Más allá de lo equivocado que resulta atribuir las culpas de sus infortunios y de los resultados de las encuestas a los medios, en vez de revisar lo que está ocurriendo en su propio gobierno y con sus propios colaboradores, Juan Manuel Santos luce muy confundido en estas horas difíciles.

El porrazo en las encuestas no es solo un reflejo del repudio nacional contra la acción atroz de las Farc. Es un reflejo, también, de rechazo contra la reacción fría, ambigua y tardía del Gobierno tras el hecho brutal que conmovía al país mientras supuestamente regía una tregua y el Presidente había ordenado la suspensión de bombardeos.

Las encuestas, además de la indignación con las Farc, están marcadas por un peligroso y creciente clima de pesimismo económico, producto no solo de la caída del petróleo, sino de una clara erosión de confianza en el equipo de Minhacienda, al que no le cuadran las cuentas, ni los pronósticos, ni la plata para Fecode, ni para los jueces, policías y soldados; y que, como antídoto principal ofrece, de la mano de la coalición de la ‘mermelada’, una nueva reforma tributaria que causa pánico en nuestro agobiado sector productivo.

Y las encuestas reflejan también el malestar por la ineficacia oficial en muchos frentes, por la severa percepción de deterioro en la seguridad, por la corrupción en los poderes públicos, por la volatilidad de la palabra oficial y por todas las promesas incumplidas. Basten dos ejemplos dramáticos:

Primero, después de que Santos, finalmente, aceptó que había que imponer plazos y condiciones en la mesa de diálogo, nada concretó en las semanas siguientes. El tema parece abandonado en medio de las contradicciones de sus propios funcionarios.

Segundo, después del indolente desdén con los derechos prevalentes de los niños en la mesa de Cuba, se promocionó con bombos y platillos un acuerdo para que las Farc dejaran de reclutar menores de 17 años. El propio Ejército ha probado que las Farc siguen haciéndolo, ante el silencio bochornoso del Gobierno.

Y peor aún: esconde la cabeza y no dice una sola sílaba ante las inaceptables declaraciones de ayer de las Farc en las que advierten que los menores no regresarán a sus hogares porque habían sido reclutados de conformidad con “los reglamentos de las Farc en concordancia con las normas internacionales”. ¡Válgame Dios!

En la sola jurisdicción de la Brigada 17, en Urabá, el Ejército reportó 7 recientes reclutamientos de menores de entre 13 y 16 años. Y, según la tabulación de Noticias RCN a partir de estimaciones del ICBF y Mindefensa, cerca de 2.000 menores permanecen en las filas de las Farc. Grave crimen de lesa humanidad. Esa es una emergencia humanitaria que amerita una reacción severa del Gobierno.

No pueden seguir pasando de agache ante las aterradoras evidencias sobre la forma como alias ‘Porcelana’, del frente 49 de las Farc, usó a los niños como escudos humanos para eludir la acción del Ejército en Montañitas (Caquetá), la semana pasada.

“Para horror del ICBF, los menores rescatados tienen el virus del papiloma humano. Los guerrilleros adultos... obligan a las niñas con ese virus a mantener relaciones por atrás y a mantener sexo oral” añade Salud Hernández-Mora en su escalofriante y documentada columna publicada ayer en estas mismas páginas.

Si Santos sigue mudo ante este horror, ¿cómo pretende que las encuestas cambien, que los colombianos recuperen la confianza en el proceso de paz y que los medios se dediquen a aplaudir las proezas, logros y hazañas de su iluminado gobierno?

Juan Lozano

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.