El pesaje, un ritual con mucha historia en el boxeo

El pesaje, un ritual con mucha historia en el boxeo

Esta ceremonia es vital. La de este viernes es singular: por primera vez se cobra entrada.

notitle
30 de abril 2015 , 08:52 p.m.

Es un ritual al que se considera en boxeo el ‘primer asalto’ de cualquier pelea. El pesaje oficial es el último acto en que los protagonistas se ven las caras antes de subirse al cuadrilátero. Y quien lo pasa a satisfacción es como si pegara primero.

El de este viernes en Las Vegas (EE.UU.) es singular por la ‘megapelea’ de este sábado por los títulos mundiales del peso wélter AMB, CMB y OMB, entre el local Floyd Mayweather y el filipino Manny Pacquiao.

Se cobrará, por primera vez en la historia, la entrada: 10 dólares por persona en un escenario con capacidad para 16.000 y cuya recaudación irá a dos fundaciones benéficas escogidas por los peleadores.

Antes manual y ahora electrónica, la báscula de este viernes es manejo de la Comisión Atlética de Nevada, por encima de las mismas entidades mundiales que nombran supervisores. Y queda a disposición de los boxeadores desde primera hora, bajo la mirada de un comisionado, para chequearse previamente el peso, en este caso con límite máximo de 147 libras.

En espacio despejado, a la vista de todos para evitar trampas del pasado –el púgil se apoyaba en un asistente–, primero sube el retador.

Como los dos son campeones, ¿quién subirá primero? Seguramente Pacquiao.

Mayweather hace el papel de monarca en esta pelea, por todas sus exigencias para la realización de la misma. Y como campeón se refleja en las imágenes promocionales: siempre está a la izquierda, a excepción de los afiches en Filipinas, donde lo ubican a la derecha. En el país asiático el honor de la izquierda le corresponde a Pacquiao.

En el pesaje de este viernes en Las Vegas no debe registrarse problemas de peso. Son wélters naturales, tras llegar bien de abajo: a Pacquiao se le conoció en minimosca y a Mayweather, en pluma.

De ayer a hoy

Antes los pesajes se realizaban ocho horas previas al combate, el mismo día. El CMB cambió esa regla hace dos décadas, con el argumento de que los boxeadores llegaban disminuidos a las peleas por el esfuerzo de dar el peso.

Ahí mismo en Las Vegas, la noche antes de perder el título mundial gallo, al colombiano Miguel ‘Happy’ Lora había que pasarle un algodón húmedo por sus labios para calmar la sed: no podía tomar agua debido a que estaba ‘volado’ de peso.

Ahora hay una tendencia de querer regresar a la vieja regla, porque si bien los púgiles marcan dentro de la categoría, al día siguiente, a la hora de la competencia, se ‘disparan’ por la cantidad de líquido y alimentación que ingieren, incluso en el mismo lugar del pesaje (varios colombianos tomaban un termo de caldo al bajar de la romana).

Un ejemplo relacionado con nuestro país también ocurrió en Las Vegas. Minutos antes de perder la pelea del título mundial mosca (112 libras), el colombiano Francisco Tejedor pesó 115 libras, mientras su verdugo estadounidense Danny Romero registró ¡125!

Este viernes en Las Vegas ambos darán el primer golpe. El resto queda para este sábado.

ESTEWIL QUESADA FERNÁNDEZ
Redactor de EL TIEMPO
Barranquilla

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.