Secciones
Síguenos en:
El debate en el Gobierno por el glifosato, más allá del tema de salud

El debate en el Gobierno por el glifosato, más allá del tema de salud

Analizan pros y contras de suspender el uso del herbicida, ya que habría implicaciones políticas.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
29 de abril 2015 , 09:27 p. m.

La suspensión del uso del glifosato como punta de lanza en la estrategia contra la coca ajustó este miércoles su segundo voto en el Consejo Nacional de Estupefacientes.

El fiscal Eduardo Montealegre respaldó la petición del Ministro de Salud para frenar el uso del herbicida y señaló que votará en ese sentido en el Consejo, el próximo 15 de mayo.

“Hay un hecho claro y es que una dependencia de la OMS consideró que cuando se utiliza el glifosato existen riesgos de que los ciudadanos pueden desarrollar cáncer –dijo el Fiscal– (…). Cuando hay que ponderar la vida de los ciudadanos frente a la lucha contra el crimen organizado creo que debemos priorizar la vida de las personas”.

Este miércoles, el ministro de Justicia, Yesid Reyes, explicó que la posición del Minsalud atiende una orden de la Corte Constitucional de hace un año que obliga al Gobierno a “cerciorarse de que (el glifosato) no esté generando daños a la salud”. Ese auto de la Corte, como lo señaló este diario esta semana, impone que si no existe certeza sobre la inocuidad del químico, se debe dar aplicación al principio de precaución y proceder a suspender las aspersiones.

En el Consejo tienen voz y voto, además del Fiscal y los ministros de Justicia y Salud, los jefes de las carteras de Defensa, Relaciones Exteriores, Educación y la Procuraduría. Y, según el artículo 90 de la Ley 30 de 1986, su concepto es obligatorio.

Ya el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, y el procurador Alejandro Ordóñez han sentado posición en contra de suspender el uso del herbicida.

La Casa de Nariño sabe que tomar una decisión de ese calado no es fácil, porque no solo tendría efectos directos sobre la lucha contra las drogas ilegales, sino que también podría impactar de algún modo en aspectos que tocan con la política exterior colombiana.

Estados Unidos ya salió al paso a este debate y advirtió que respaldará la decisión que autónomamente adopte Colombia, pero defendió el uso del herbicida en las aspersiones aéreas sobre cultivos ilícitos.

Pero, y esto lo han expresado en privado algunos funcionarios del círculo más cercano del presidente Juan Manuel Santos, aceptar la suspensión de las fumigaciones con glifosato permite avanzar internamente en lo que el Jefe de Estado ha calificado –tanto en escenarios nacionales como internacionales– como la necesidad de replantear la guerra contra las drogas.

Esto demuestra que más allá de un paso procedimental como dejar el glifosato y usar algún otro químico, hay un debate con amplias implicaciones políticas que no será sencillo de dirimir. Estos son algunos puntos a favor y en contra que analiza el Ejecutivo.

Otro enfoque antidrogas

Si Colombia decide suspender el uso del herbicida, daría un primer paso en el desarrollo interno de un nuevo enfoque en la lucha contra las drogas.

El presidente Santos le ha pedido a la comunidad internacional que abra el debate sobre el fracaso de esta guerra, por lo que –según fuentes oficiales– esto podría comenzar a aplicarlo en territorio nacional. Al dejar las aspersiones aéreas con glifosato, necesariamente tiene que reforzar programas como la erradicación manual. Esto, a su vez, ayudaría a implementar lo que se acordó en Cuba sobre el tema.

Impacto en diálogos de paz

El Gobierno quiere acercarse más a las comunidades golpeadas por el conflicto, por lo que laboratorios como el que comenzó en el Catatumbo –donde suspendió las fumigaciones bajo la premisa de fomentar el cambio de cultivos– se podrían ampliar.

El reto es evitar que pase el efecto contrario y aumenten las hectáreas cultivadas con coca. De hecho, este miércoles, muy temprano, Santos desayunó con los negociadores Humberto de la Calle y Sergio Jaramillo y, por supuesto, el tema estuvo en la agenda, porque la decisión que tome el Consejo de Estupefacientes impactará de alguna forma en la mesa de diálogos de La Habana.

Implicación diplomática

La suspensión del uso del glifosato pondría a explicar a Colombia ante la comunidad internacional las razones por las que adoptó esta decisión –lo cual no es de por sí algo negativo–, ya que Estados Unidos y algunas naciones europeas han instado al Gobierno a usar el herbicida en el combate contra las drogas. Esto explica la prudencia diplomática que ha habido.

Los estudios científicos

El hecho de que Colombia acoja la petición de su Ministerio de Salud valida la tesis de que este herbicida es dañino, como lo sugieren múltiples estudios, pero hace que el país se ponga en una línea que también ha sido refutada por otro sector de la comunidad científica, incluso proveniente del exterior. Así las cosas, la decisión del Gobierno también es un espaldarazo a cualquiera de las dos posturas y eso, claro está, tiene consecuencias.

Académicos apoyan suspender el uso del herbicida

Un grupo de académicos nacionales y extranjeros expresaron este miércoles su total respaldo a la recomendación del Ministerio de Salud de suspender el uso del glifosato en la erradicación de cultivos ilícitos en el país y le pidieron al presidente Juan Manuel Santos acoger ese pedido.

De acuerdo con ellos, dejar de lado la utilización del glifosato es uno de los mayores aportes para que Colombia “diseñe una política antinarcóticos con un paradigma alternativo y superador al de la guerra contra las drogas”.

Sobre este punto, en el pronunciamiento resaltaron que pese a que el país “ha sido el mayor laboratorio mundial en materia de erradicación forzada y con herbicidas”, los resultados en la reducción de los volúmenes de producción, en exportación de cocaína y en el combate de este negocio ilegal han “sido mediocres”.

Los académicos también señalaron que son muchos los estudios y análisis que han demostrado que la fumigación con glifosato de los cultivos ilícitos es “una estrategia equívoca, dañina, costosa y fútil”, que “en nada ha beneficiado” a la sociedad colombiana.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.