Secciones
Síguenos en:
'Nunca vi las manos de Pacquiao': Eliécer Julio

'Nunca vi las manos de Pacquiao': Eliécer Julio

El boxeador nacional recuerda la pelea con el filipino, en EE. UU. Entrevista.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
28 de abril 2015 , 09:16 p. m.

Con alegría desbordante, más de la usual en él, Eliécer Julio prometió a través de la llamada telefónica que nos hizo, la noche del viernes 7 de junio del 2002, que en poco más de 24 horas obtendría el tercer cinturón como campeón mundial de boxeo. “Ese ‘chinito’ no me gana. Mañana le voy a caer a golpes desde que suene la campana”, manifestó el medallista olímpico de Seúl-88 y doble campeón mundial peso gallo desde Memphis (Estados Unidos), donde hacía parte del cartel que tenía como estelar a los pesos pesados Lennox Lewis y Mike Tyson.

Pero a los 14 segundos de la segunda vuelta estaba en la lona, luego de recibir una izquierda. Cayó de nuevo sin lanzar un solo golpe y, una vez levantado, recibió otra andanada que obligó al árbitro Bill Clancy a detener la pelea y decretar ganador por nocaut técnico al campeón mundial supergallo de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), el filipino Manny Pacquiao.

Desde Saint Paul (EE. UU.), donde reside, Eliécer contó a EL TIEMPO detalles de aquella contienda siendo el único colombiano que ha enfrentado a uno de los protagonistas de la megapelea del sábado en Las Vegas entre Pacquiao y Floyd Mayweather.

¿Cómo se gestionó ese combate con Pacquiao?

Prácticamente estaba retirado y regresé para ganar a un ‘gringo’ (Darryl Pinckney), y terminé con la mano izquierda lesionada, cuando me llamó (el promotor mexicano) Ricardo Maldonado a ofrecerme una pelea. Le dije que no, pero me habló de la bolsa y acepté.

¿Cuánto era su paga?

Antes de responderle a Maldonado, le pregunté a mi entrenador y me dijo que no, pero cuando le dije de la atractiva bolsa, de una me manifestó que no había que despreciar esa suma. Eran 95.000 dólares.

¿Llegó lesionado a la pelea?

Sí, no me recuperé.

¿Qué conocía de antemano de Pacquiao?

Nada. No sabía quién era ese muchacho. Vi su pelea con el dominicano (Agapito Sánchez), pero no lo analicé. Luego me dieron el video, pero tenía muchas rayas y no pude verlo bien. Me tenía mucha confianza, porque yo era bueno, y sabía que iba a joderlo.

¿Cuándo es la primera vez que ve a Pacquiao?

Llegué el jueves y fui al gimnasio. De regreso, Tony, un asistente de Maldonado, me lo mostró en el lobby del hotel. Nos saludamos de manera amigable.

¿Y después?

Al día siguiente, en el pesaje, subí primero y me pasé de las 122 libras por 100 gramos. Me quité el interior y di el peso. Luego se subió él y también se pasó 100 gramos. Tenía interior. Yo dije que no había necesidad de quitárselo y acepté su peso oficial. Él me invitó y comimos juntos bananos.

Con la mano lastimada, ¿cuál era el plan de pelea?

Decidí pelear a lo zurdo para lanzar lo menos posible la mano. Era el plan B desde el segundo asalto.

Pero cayó rápido...

En el mismo segundo asalto. Y nunca vi las manos de Pacquiao. Voy a decir algo: no sentí sus golpes. Cuando, de pronto, me veo en el suelo. Entonces pensé: ‘este h.p. pega’. Trato de pararme y no puedo. Me caigo otra vez. No me dio oportunidad de nada.

Hace unos años, usted me dijo que sentía que lo había cogido como un muñeco...

Lo recuerdo y te repito: todavía creo sentir sus golpes.

¿Después de la pelea le dijo algo su esquina?

Ricardo Maldonado se molestó por el final rápido. Y yo le dije que era bueno y pegaba. Me criticó, entonces me ‘marié’ y le dije que a Marco Antonio Barrera (el campeón preferido del mexicano) lo haría llorar. Y después lo hizo llorar con la paliza que le dio.

Esa noche peleó con una publicidad pintada en la espalda. ¿Qué era?

Era la publicidad del Gran Casino, de Las Vegas, que me la pintaron la noche antes. Me iban a pagar 25.000 dólares, pero como la pelea duró poco, solo me dieron 20.000 dólares.

¿Se vio después con Pacquiao?

Claro, después de la pelea salimos juntos, caminando, para el hotel, que quedaba a dos o tres cuadras. Lo felicité y le manifesté que llegaría lejos. Yo le dije a mi entrenador: “Profesor, ese muchacho llegará a ser el mejor boxeador del mundo en todas las categorías”, y él me dijo que lo decía porque me había ganado. “Por eso lo digo. Soy bueno, y me trató como a un boxeador malo”. No me creyeron y el tiempo me dio la razón.

O sea que el sábado, ¿su favorito es Pacquiao?

No, Mayweather. Creo que Pacquiao no lo va a encontrar. Creo que hasta lo puede noquear si Floyd da un paso atrás y se regresa cuando entre Pacquiao.

¿Cómo podría ganar Pacquiao?

Si Mayweather decide intercambiar golpes, porque Pacquiao sí pega. No sabemos si Mayweather aguanta, porque nadie le ha pegado.

¿Usted apostaría por Mayweather?

Estoy apostando con un poco de ‘chinos’ del trabajo (es operario de máquinas de una empresa importadora de frutas). Creo que en total voy a meterle 500 dólares a Mayweather.

¿Verá la pelea?

Claro, ya reservé dos puestos en un bar de aquí que se llama La Cantina. Voy con mi hija Brigitte, que me invitó.

ESTEWIL QUESADA FERNÁNDEZ
Redactor de EL TIEMPO
Barranquilla

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.