Las cuatro razones por las cuales se debe suspender el glifosato

Las cuatro razones por las cuales se debe suspender el glifosato

Análisis del director del Centro de Estudios sobre Seguridad y Drogas de la U. de los Andes.

notitle
28 de abril 2015 , 11:45 a.m.

El ministro Alejandro Gaviria emitió el lunes en la noche un comunicado en el que recomienda “suspender de manera inmediata el uso del glifosato en las operaciones de aspersión aérea para la erradicación de cultivos ilícitos”.

Las razones que esgrimió el Ministro están estrictamente basadas en temas de salud, como le corresponde a su cartera. Sin embargo, las razones para suspender las fumigaciones van mucho más allá del estudio que publicó la Agencia Internacional para Investigación sobre Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), brazo de investigación de la OMS. Estas son las principales razones:

1. Efectividad y costos directos de las aspersiones con glifosato para combatir los cultivos ilícitos

Un trabajo reciente realizado con Pascual Restrepo del MIT y Sandra Rozo de UCLA muestra que por cada hectárea asperjada con glifosato, los cultivos ilícitos se reducen en cerca de 0,035 hectáreas. En otras palabras, para eliminar una hectárea cultivada con coca mediante las aspersiones con glifosato hay que fumigar casi 30 hectáreas. Este mismo trabajo muestra que el costo de eliminar una hectárea de coca utilizando la aspersión con glifosato es de aproximadamente USD$ 72.000, cuando el valor de mercado de la hoja de coca sembrada en una hectárea es de sólo USD$ 400. La baja efectividad de las aspersiones con glifosato ha sido confirmada por otros trabajos académicos que encuentran una muy baja efectividad de las aspersiones con glifosato en reducir los cultivo ilícitos.

2. Efectos sobre la salud

Además del reporte publicado por la IARC-OMS acerca de los efectos del glifosato sobre la incidencia de ciertos tipos de cáncer, en Colombia se han realizado otros estudios que muestran que la exposición al glifosato utilizado en las campañas de aspersión aérea de cultivos ilícitos causa efectos negativos sobre la salud a los pobladores expuestos a este herbicida. Utilizando el universo de consultas médicas en Colombia entre 2003 y 2007 (casi 52 millones de observaciones) y los datos diarios de aspersión a nivel municipal, un estudio realizado con Adriana Camacho y publicado el año pasado por la Universidad de los Andes muestra que existe una asociación causal muy fuerte entre la exposición al glifosato utilizado en las campañas de aspersión de cultivos ilícitos y la probabilidad de sufrir enfermedades dermatológicas y pérdidas no deseadas de embarazos.

3. Efectos sobre el medioambiente

Los primeros trabajos académicos que se hicieron sobre los efectos colaterales de las campañas de aspersión aérea con glifosato estuvieron enfocados en los efectos sobre el medioambiente. Estos estudios encuentran algunos efectos negativos sobre el medioambiente, especialmente cuando el glifosato toca fuentes de agua como ríos y lagos, las contamina y afecta la población de anfibios.

4. Efectos sobre la confianza en las instituciones del Estado

Un trabajo de Miguel García, del Departamento de Ciencia Política de la Universidad de los Andes, muestra que en zonas donde históricamente se han llevado a cabo las campañas de aspersión de cultivos ilícitos, los pobladores reportan tener menos confianza en las instituciones del Estado. En particular, utilizando las encuestas del Barómetro de las Americes-LAPOP, el trabajo de García encuentra que los pobladores de zonas expuestas a campañas de aspersión con glifosato tienden a confiar menos en las instituciones del Estado, y en particular en la Policía Nacional.

En repetidas ocasiones el Presidente Santos ha insistido en la necesidad de construir una política de drogas basada en la evidencia, en donde sean los trabajos académicos y científicos, y no las posturas ideológicas o políticas, los que señalen cuáles políticas de drogas funcionan, cuáles no y a qué costo. Con un grupo amplio de trabajos académicos e independientes que demuestran la inefectividad y los altísimos costos (directos y colaterales) de las aspersiones con glifosato, quizás llegó el momento de que el Presidente tome la decisión de detener las aspersiones con glifosato y comencemos de una vez por todas a construir una política de drogas basada en la evidencia. 

DANIEL MEJÍA
Profesor asociado y director del Centro de Estudios sobre Seguridad y Drogas de la Universidad de los Andes
@DanielMejiaL

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.