Secciones
Síguenos en:
Polémica por cobros en El Dorado sube de tono

Polémica por cobros en El Dorado sube de tono

ANI abrió procesos de incumplimiento contractual a Opaín relacionados con red de combustible.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
25 de abril 2015 , 06:26 p. m.

El pulso que sostiene desde hace varios meses el concesionario Opaín, operador del aeropuerto El Dorado de Bogotá, con las aerolíneas comerciales y empresariales, con los usuarios de los locales de la terminal aérea y con las mismas autoridades sigue al rojo vivo.

Ante la insatisfacción de las aerolíneas y de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), acerca de los detalles de las inversiones realizadas en la nueva red de hidrantes con la que se abastecen los aviones desde el año pasado, la entidad gubernamental le tiene abiertas al concesionario dos acciones por posible incumplimiento contractual.

La primera, según Gilberto Salcedo, director ejecutivo de la Asociación del Transporte Aéreo de Colombia (Atac), es porque Opaín no ha develado, a satisfacción, los costos detallados de esta inversión, cuyo valor inicial informado fue de 60 millones de dólares, cifra que luego se incrementó a 75 millones de dólares.

De acuerdo con el directivo, así Opaín subcontrate esta operación (la ejecuta la firma Servicios de Aviación Allied Colombia S. A. S.), en el fondo está explotando un bien público y lo mínimo que debe hacer es suministrar información verificable sobre los valores del proceso constructivo, la operación y mantenimiento de la red de hidrantes, así como la recuperación de los costos.

Y aunque la ANI recibe el 46 por ciento de los ingresos de El Dorado, la auditoría financiera que le hace seguimiento al contrato de concesión tampoco está a gusto con el nivel de información recibido.

Con la puesta en marcha de la red de hidrantes, el fee u honorarios por el servicio pasó de 5 centavos de dólar a 9,15 centavos de dólar.

Bladimir Castilla Nieto, coordinador de las dos concesiones de El Dorado (la de la terminal y la de la pista), de la Vicepresidencia de Gestión Contractual de la ANI, reconoce las dificultades que se viven con Opaín para que dé información, al punto de que fue necesario fijarle un último plazo, que se vence mañana, 27 abril.

“Es el último plazo y si no, el proceso de imposición de multa está corriendo, pues pasa a la oficina de defensa judicial de la ANI”, señaló. Si bien Opaín ha enviado documentos, en las mesas de trabajo se les ha insistido en que no es suficiente, una vez los contadores comienzan a desglosar cada uno de los rubros.

Cobraron el subsuelo

El segundo proceso de incumplimiento se dio cuando las aerolíneas pusieron el grito en el cielo, ante un alza inusitada en el área sobre la cual se calcula el valor del arrendamiento de los espacios destinados al suministro de combustible.

Según Salcedo, este espacio ‘mágicamente’ se triplicó y pasó de 25.000 metros cuadrados a 75.000 metros cuadrados, situación que fue informada a la ANI.

Al revisar, esta entidad comprobó que el aumento obedeció a que Opaín incluyó, como área susceptible de cobro, el espacio bajo tierra que ocupa la tubería.

Tras la queja y un concepto de la interventoría financiera que señala que el subsuelo no es un área concesionada, el gerente de Opaín, Andrés Ortega Rezk, remitió una comunicación a la ANI, en la que indica que forma unilateral se suspendió el cobro y que se hicieron notas crédito por valores facturados desde agosto del 2014 hastaa enero del 2015.

El problema es que, a hoy, las aerolíneas desconocen los valores que fueron devueltos. Además, Bladimir Castilla, coordinador de las concesiones, señala que “la interventoría financiera está haciendo la averiguación, pero no saben el dinero que van a devolver”. El 1.° de abril, Atac le pidió por escrito a la ANI que exhorte a Opaín a informar los montos por devolver y la fecha en que se hará, pues esto no era claro.

“En todo caso, y no obstante la mencionada devolución (...), la industria área estará atenta a los resultados de la investigación y del proceso de incumplimiento contractual que ha promovido la ANI, y que debe constituir un precedente en este tipo de prácticas”, señala.

El representante de las aerolíneas reconoce que el plan de Opaín para subir el número de pasajeros y los ingresos por tasa aeroportuaria superó las expectativas, pero señala que hay que dejar de lado la visión de ‘administrador inmobiliario’, y cuidar la competitividad, pues por lo menos los combustibles son el 32 por ciento de la estructura de costos de una aerolínea.

‘Cualquier financiero competente sabe si cobramos bien o no’

El gerente de Opaín, Andrés Ortega Rezk, es vehemente al afirmar que el concesionario utilizará todos los recursos legales para defender su posición y que seguirán las acciones para que los arrendatarios que pagan una tarifa baja tengan una acorde con el nivel de El Dorado.

¿La información es suficiente?

La interventoría es bastante complicada, y ahí vamos entregando lo que nos piden. Creemos que con la información que hemos entregado, cualquier financiero competente puede establecer si estamos cobrando bien o no. Que no quieran hacerlo y que le den largas, y que quieran meternos en un problema, es otra cosa.

¿Qué detalles les piden?

Más detalles de los detalles, que son cosas que no pide el contrato. Piden que les discriminen el papel higiénico o las fotocopias. Esto está certificado por Pricewaterhouse. Si nos vemos atropellados por la interventoría o por la ANI, recurriremos a instancias jurídicas y probar que cualquier financiero competente, no sé si ellos no lo son, puede establecer si estamos cobrando bien.

¿Y los comerciantes?

Hay que entender que estos tenedores de espacio están acostumbrados a pagar sumas absolutamente irrisorias por estar en el aeropuerto y a robar a la Nación, con contratos 20 o 30 veces por debajo de lo que debería ser. Hay sitios donde el metro cuadrado se paga a 1.000 pesos, es decir que alguien con 13.000 metros está pagando 13 millones de pesos. ¿Alguien que tenga esta área puede pagar este valor?

La SIC ya revisa el caso

Los aumentos en los cobros no regulados en el aeropuerto El Dorado, por parte de Opaín, ya están en el radar de las autoridades, en busca de determinar un posible caso de abuso de posición dominante.

Aunque la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) no ha iniciado formalmente un proceso, la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) ya ha entregado bastante información al respecto.

Ante la dificultad para analizar estos cobros (los regulados se miran con el contrato), se adoptó una ruta crítica con la SIC, para que establezca el techo y el piso de lo que se pueda cobrar, pues la ANI no interviene en este punto.

El gerente de Opaín, Andrés Ortega, dice que “ojalá la SIC venga y se dé cuenta de que muchas personas están explotando, a costa de la Nación, y a precios irrisorios, estas infraestructuras”.

ÓMAR G. AHUMADA ROJAS
Subeditor Economía y Negocios

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.