Secciones
Síguenos en:
'El impostor'

'El impostor'

Este no es un libro cualquiera, es una temática donde lo moral y la forma se unen hasta el cuello.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
24 de abril 2015 , 06:35 p. m.

Es un libro caótico. Hablo de El impostor, de Javier Cercas. Es visceral, reiterativo. En la página cincuenta, todavía el autor está dudando de si escribir el libro o no. ¿Y quién es el causante de esto? Enric Marco, un anciano catalán que se hizo pasar por víctima de los campos nazis y que vivió del cuento hasta que fue desenmascarado públicamente. La noticia, ocurrida en el 2005, sacudió a la sociedad española; un individuo golpeó la memoria de la colectividad. Cercas se obsesiona por escribir la historia. Una inquietud lo embarga: que termine realizando una apología de tan excéntrico personaje, tal vez un cínico, un valiente, o un actor de tamañas dimensiones; esto lo desestabiliza y lo hace dudar de su pequeña cruzada.

No es un libro cualquiera, es una temática donde lo moral y la forma están unidos hasta el cuello. El escritor sufre el viacrucis de cómo contar la historia. En el proceso, los laberintos psicológicos del escritor se ponen a prueba. En su lucha interior, el género del libro se vuelve un híbrido monumental: una crónica, un reportaje, una biografía, una novela de no ficción, un imperativo ético. ¿Qué es? El impostor literalmente cerca a Javier Cercas. El ser también un escritor de ficciones, un mentiroso sofisticado, lo emparenta con el alma del impostor. Un escritor simula para sobrevivir. Marcos es eso y mucho más. En el fondo, todos somos impostores. Fingimos, realizamos a veces un papel prestado, y actuamos muchas veces de acuerdo con las circunstancias.

Magris escribe un artículo, ‘El mentiroso que dice la verdad’, y Vargas Llosa otro, que titula ‘Espantoso y genial’, sobre el caso Marco, que impactan a Cercas. ¿Está ante un monstruo o ante un hombre normal y corriente? Esto siempre será una lanza oscilante, como un péndulo, en su inconsciente. Uno de los capítulos más significativos es ‘El novelista de sí mismo’, donde describe que Marco nació en un manicomio porque su madre estaba loca. Y si Marco era un loco, ¿en qué consistía su locura? Y de los diagnósticos que se hicieron, Cercas se pliega al de los psiquiatras, que lo consideran “un narcisista de manual... Se caracteriza por la fe ciega y sin motivo en la propia grandeza, por la necesidad compulsiva de admiración y por la falta de empatía”. Raúl, el hijo de Cercas, intuye que Marco es “el puto amo”, pero también puede ser tú, él, yo: el impostor.

Alfonso Carvajal

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.