Secciones
Síguenos en:
Atrocidades y polarización

Atrocidades y polarización

Las reacciones a sus actos deberían confirmar a las Farc la existencia de opinión pública.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
23 de abril 2015 , 08:07 p. m.

La indignación ha sido general. Era de esperarse, sobre todo frente al cruel y bárbaro ataque de las Farc contra el Ejército, cuando parecían afincarse las esperanzas por la paz. Lo que no deja de sorprender es que las atrocidades de las Farc alimenten la polarización, en vez de provocar expresiones de unidad, así fuesen momentáneas.

“En países menos tontos y desunidos, el Establecimiento forma un puño contra sus enemigos”, escribió Héctor Abad Faciolince (El Espectador, 19-4-14). (Por ‘establecimiento’ debe entenderse la dirigencia política nacional y las ramas del poder). Tiene toda la razón.

Más aún, dicha falta de unidad desborda al tal ‘establecimiento’ para cubrir también el debate de opinión. Es un espectáculo deplorable, particularmente patético en la tendencia a convertir a Twitter en el foro principal de la discusión pública.
Ha sido una ocasión oportuna para que el presidente Santos convocara a la recién creada Comisión Asesora de Paz, donde tienen asiento algunos de sus opositores. La falta de convocatoria (hasta donde pueda saberse por lecturas de prensa) es quizás un indicativo de anticipadas disidencias frente a las respuestas del Gobierno.

Sin embargo, no se trata de darle un cheque en blanco al Presidente. Lo mínimo que podría haberse esperado de tal convocatoria es un acto simbólico de rechazo unánime del ataque de las Farc y de solidaridad con las fuerzas del Estado. Paradójicamente, algunas medidas adoptadas por Santos (como reanudar ataques contra las Farc) eran exigencias de sus opositores más duros, que se han negado a participar en la Comisión de Paz.

La necesidad de un frente unido alrededor del Estado para ponerle pronto fin al conflicto y conquistar la paz parecería obvia. Pero no. Aquí vamos en sentido contrario: a mayores avances del proceso de paz, mayor polarización. Que ni siquiera se atenúa en momentos de agresión extrema de las Farc, como se ha visto en estos días.

Pocas voces, aisladas y cansadas, han reiterado dicha necesidad. La respuesta, cuando no de indiferencia, ha solido ser la defensa de la crítica.

Nadie, sin embargo, ha sugerido la supresión de la crítica. “No estoy hablando de unanimidad. Tampoco, de pretermitir el disenso”, escribió Humberto de la Calle, el jefe de la delegación del Gobierno en la Habana (EL TIEMPO, 14-9-14). Ya había aclarado: “Lo que sostengo es que la suerte de un posible acuerdo en La Habana está ligada a que la sociedad colombiana sea capaz de dirimir de manera razonable sus desacuerdos sobre el proceso de paz”.

De la Calle abogó entonces por la discusión civilizada, por la posibilidad de mirar, “desde este lado de la mesa”, (…) “más allá de la coyuntura, examinar y sopesar racionalmente las diversas alternativas. Y, sobre todo, aplicar reglas para sustanciar el disenso”. Las palabras del jefe de la delegación colombiana, expresadas hace seis meses, cobran hoy renovada actualidad.

En el pasado, como lo ha sugerido Gustavo Duncan, las Farc han negado la existencia de la opinión pública –la que consideran apenas como una invención manipulada por el poder (EL TIEMPO, 23-4-2014)–. Están convencidas sí de la existencia del tal ‘establecimiento’, un cuerpo sólido que supuestamente domina como títere a la sociedad colombiana.

Las reacciones frente a sus recientes criminales acciones deberían dejar sin dudas a las Farc sobre la existencia de una opinión pública que les es adversa y que exige una paz pronta. Pero la polarización dentro del mal llamado ‘establecimiento’ puede estarles enviando mensajes equívocos, y quizás les sigue alimentando ilusiones revolucionarias que alejan las posibilidades de la paz.

Eduardo Posada Carbó

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.